.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 13 de abril de 2013
















Eres una brizna
                              y el piélago donde caes
tan extenso 
                       y turbio

navegas
            en círculos
atrapado en un vórtice unas veces
mansamente 
                          las menos

¿navegas?

flotas simplemente
                     


6 comentarios:


  1. La brizna, siéndolo, quizás no tenga más remedio que flotar, dejarse ir. Intentar salirse del círculo es algo intrínseco, connatural a su esencia, auqnue no pueda navegar por sí sola.
    Gracias, Fackel, por el buen poema y el pensamiento.
    Un placer.
    Abrazos.

    Ío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu texto es una brizna de comprensión, y me viene muy bien.
      Muchas gracias, Ío.

      Eliminar
  2. Siempre es posible navegar contra corriente, aunque flotemos, seguro que encontramos alguna grieta por donde deslizarnos y ser libres.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La corriente es tan fuerte y la brizna tan insignificante...y sin embargo probablemente tengas razón, y haya un resquicio. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me sumo a la idea de la grieta por donde deslizarnos y ser libres, me parece el principio de una bonita historia. Un abrazo fackel!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy curioso. Los insignificante buscamos la fisura, la pequeña grieta por donde liberarnos, pero anhelamos conquistar los grandes espacios. Una paradoja en la que me has hecho pensar. Un abrazo.

      Eliminar