.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 3 de abril de 2013

Animal de letras




Llevo varias semanas intrigado. Visitar cualquiera de las estancias de la extensa e inmensa Casa Goya es deambular por el enigma. No hay trabajo suyo que no me subyugue. Cada boceto es un tratado. Cada cuadro terminado una cátedra, no solo de pintura sino de historia y de pensamiento. El dibujo en cuestión que me obsesiona y me desasosiega se titula Animal de letras. Es probable que sea una ironía que hoy llamaríamos surrealista. Se trata de un ser fantástico cuyo rostro se me antoja que es el del mismo pintor. Esa conversión en animal le dota de más autodefensa. ¿Acaso le va a hacer falta para mantener a distancia a alguna alimaña del salvajismo hispano? Porque, ¿qué sugiere la figura pergeñada detrás? ¿Alguien que se mofa de que el animal lea? ¿Alguien que trata de pillarlo en el renuncio de la lectura? ¿Un espía, un chivato, un inquisidor? Es probable que la explicación sea sencilla. ¿No recordáis cuando Buñuel colocó un oso en una escena de El ángel exterminador, en aquella casa de la que no podían salir los burgueses? Un periodista trató de buscar tres pies al animal director cinematográfico, planteándole visiones simbólicas y metafísicas varias a la aparición de aquel oso. A lo que Luis Buñuel respondió: sencillamente es que me apetecía colocar ahí un oso. Puede, pues, que el animal pintor solo haya querido retratarse de esa guisa, aunque conociendo la intencionalidad de Goya pienso que hay más. Porque leer y su extensión de conocer siempre fue algo visto en España con rareza. Ya digo: demasiadas alimañas han acosado desde siglos al hombre. Por eso hemos llegado a donde hemos llegado.     



16 comentarios:

  1. Conociendo mínimamente a Goya y sus grabados, yo diría que es acertado decantarse por la alegórica "alimaña del salvajismo hispano".

    Respecto a Buñuel, cabría preguntarse por qué le apeteció "sencillamente colocar ahí un oso". Pero eso ya es otra historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Goya, el gran pintor del siglo XX (lo digo a propósito) conocía de primera el problema español secular y del siglo XIX que se iniciaba cuando físicamente vivió.

      Buñuel, que era goyesco, era el sarcasmo personificado, así que vaya usted a saber.

      Gracias por estar al loro, Loam.

      Eliminar
  2. A veces me pregunto qué me retiene en esta morada hispana. Y son pocas las voces que me responden. Goya es una. Y suena cálida a pesar de la tragedia secular.

    Pienso como vosotros: es una alegoría. En todo caso, Goya sabía que podíamos pensar eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Enric, pareces yo. Es algo que he sentido siempre, porque creo que somos de los que sentimos el pensamiento, y así nos va. Me pilla muy mayor para partidas y además no me da la gana que el suelo sobre el que me tambaleo sea solo de los patrimonialistas del robo y la corrupción.

      Pensando en Goya: la alegoría está presente en todas y cada uno de sus obras. Solo con lo que trabajó Goya podríamos ilustrar gran parte de nuestra intrahistoria.

      Eliminar
  3. A las buenas noches, estoy rendida, ya leeré la entrada con propiedad, cuando pare, ahora me asomo porque me ha hecho gracia el título, esas eran mis palabras identificativas cuando me preguntaban si era "de letras o de ciencias", habida cuenta que me encantaba la física, no tanto la química, de siempre. Bsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que vuesa merced se haya recuperado y no se haya rendido más que al cansancio habitual de los músculos. Hay otros cansancios que pesan más.

      Eliminar
    2. Qué bien lo sabeis caballero. Cansancio de vivir encorsetada en una identidad y sus circunstancias.

      Eliminar
    3. ¡Corsés fuera! ¿No conoces el movimiento de las female ukranias?

      Eliminar
  4. La magia del arte, para mí, no sólo reside en la recreación de una imagen, idea o mensaje sino en cómo cada interpretación de cada uno que lo contempla hace que se multipliquen los significados. No es importante saber la verdad, cuántas más lecturas mejor. ¿Y si la figura de detrás es el propio Goya contemplando, burlesco, su yo erudito, el que mezclado con sus sueños le provoca monstruos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no? Podría ser. Goya era muy dado a verse en la distancia y si su obra era tan crítica y sagaz es porque él era así. Esa percepción tuya de los significados que se multiplican la he tenido. En mis visita a El Prado, cada vez más distanciadas para mi desgracia, siempre veía los mismos autores prácticamente. Pero siempre veía cosas nuevas, eso que dices: me significaban con un plus, veía lo que no había visto antes...son bestiales.

      Eliminar
  5. Sí, coincido contigo en que podría ser una especie de autorretrato surrealista. Mirándolo bien podría ser un Goya con rasgos felinos (orejas, uñas de pez...); lógicamente representado así para poder huir raudo y veloz de esas alimañas anticultura, antinatura, los Wert de nuestros días mismamente que tanto daño hacen a la sabiduría acumulada durante siglos de evolución...

    Saludos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado esa traslación que haces al tiempo presente. Es lo bueno de un clarividente como Goya, que sigue siendo intérprete y útil para nosotros y, probablemente, para generaciones venideras.

      Me has hecho pensar también en que el surrealismo de Goya (que es expresionismo, impresionismo, incluso abstracto a veces, etc., es decir que tiene muchas maneras de desarrollar su parte pictórica) no es solo de forma o de estilo expresivo, sino de intención y esa intención como late en cada acto lo refleja desde el boceto más insignificante, el apunte pasajero o un gran cuadro como el de la familia de los Borbones. Saludos.

      Eliminar
  6. Tal vez leer nos haga más animales, y parece que suena despectivo pero nada más lejos de mi intención, los animales sienten (más que muchas personas), no son dados a la degeneración, ni a la especulación, ni al daño gratuito. Parece que hemos evolucionado para convertirnos en salvajes sin conciencia, así que los libros despierten nuestro primitivo instinto animal, los principios más básicos. Es posible que Goya en su momento ya imaginase los derroteros por los que iba nuestra sociedad y como las personas nos veríamos atrapadas por el sistema, y ya entonces reivindicaba una vuelta a la sencillez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has leído alguna vez "Rebelión en la granja"? Inténtalo.

      Sobre lo que dices de Goya no me cabe duda. Su capacidad de perspectiva estaba por encima del común de los mortales.

      Eliminar
  7. Aunque conozco más o menos la historia nunca he leído el libro, seguiré tu consejo y ya te contaré. En cuanto a Goya estoy contigo, y no solo el, hay más personajes (en el mejor sentido de la palabra) de otros siglos que ya vaticinaban lo que nos iba a deparar el mundo actual. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, unos cuantos. Yo citaba a Goya porque ha salido. Pero un tal Blanco White veía este país con mucha claridad, o un Cadalso, o Larra (cómo y con qué ojo lo veía) o Don Antonio Machado...etc.

      Eliminar