.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 5 de abril de 2013

Los mejores






















Dimite un ministro acusado de fraude en su carrera universitaria...

En Portugal.


Aquí, como de costumbre, esta vez tampoco. Aquí, somos, perdón, son los mejores. Es que a los torpes nos cuesta entender el elevado don del aristós que poseen los innombrables. Que se creen excelentes, los mejores, los magníficos, los modelos (póngase a continuación en qué) Aquí, ¿nos estarán reservando su dimisión todos en bloque o por efecto dominó? Mensaje a los torpes: demos gracias si no nos echan.


8 comentarios:

  1. Fackel, te recomiendo un librito que imagino será de tu interés: "Indignación y rebeldía", publicado en Abada. Échale un ojo, hay varios artículos muy buenos, brillantes e incluso impactantes...

    por lo demás, ya se sabe que dimitir es un verbo ruso, como mínimo...

    es obvio que no pertenece a nuestra cultura política, compuesta por caciques, personajillos fascistoides y demás calaña corrupta

    no merecen ni el escupitajo

    salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Stalker. Tomo nota. Lo echaré un ojo, solo uno, porque puesto a perder tamaño órgano quiero al menos quedarme con el otro, por si en el futuro permanece aún un cierto interés y atracción por seguir manteniendo la mirada.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hay que echarlos, por las buenas no se van a ir...,
    .. quizás les dejamos demasiado tiempo y eso es una complicación, están muy bien asentados y organizados, van a dar mucho trabajo, dolor y tristezas.
    un abrazo estepario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no quiera una mayoría -y no solo de urnas- de individuos de este país...me parece que tendremos que aguantarlos para rato.

      Desde la meseta, Tula.

      Eliminar
  3. Como van a dimitir esas garrapatas que nos gobiernan si están exprimiendo al máximo su privilegiada posición, todavía pueden sacar más jugo a la situación y continuaran en su línea. Esa mezcla de arrogancia y prepotencia es en mi opinión la fachada de su verdadera intención: favorecer sus intereses aprovechando la coyuntura, mientras puedan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso, y esto es una extrapolación histórica, es que es agente que ha sido tradicionalmente violenta -me refiero a la derecha en general- cuando ha tenido posibilidades de controlar por la vía pacífica y "democrática" o "republicana" no ha dudado en utilizar todo tipo de resorte para hacerlo. No han demostrado nunca creer en el sistema democrático para ampliar el campo de participación social sino en la medida que ejercen control sobre el mismo. Cuando ese control ha sido cuestionado desde abajo ha entrado en vías conspirativas y de consecuencias fatales, como la historia relata. Así que se aferran, dan giros, tratan de utilizar los otros poderes e instituciones...en fin. La trayectoria de cierta clase en nuestro país aún no tiene caché de responsabilidad y respeto suficiente sobre el sistema democrático. Por más que farden ellos de lo contrario. Pero es nuestro recorrido histórico, hermana. A pencar con él.

      Eliminar
  4. Yo creo que su obsesión por el control no es por principios (carecen de ellos) sino por puro interés, el de mantener sus privilegios. No conciben una sociedad de clases medias y para que los ricos sean más ricos es preciso empobrecer y adoctrinar al resto, que lo disfracen como quieran, ese es su lema.
    Quiero pensar que esta vez la historia no se repetirá, no han podido evitar que los hijos de los trabajadores accediesemos a la Universidad y a todos los conocimientos que estaban a nuestro alcance, y ahora quieren cerrar el grifo pero no les resultará fácil, no necesitamos recurrir a la violencia para reivindicar lo que nos corresponde.
    Y es que no tienen ni idea de lo que pensamos porque no se quieren enterar y viven al margen de la realidad de la calle, ese esa es su debilidad en mi opinión, ojalá no me equivoque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un tipo de barbas del siglo XIX nacido en Tréveris (Prusia en su tiempo) nos escuchara en este diálogo nos diría con voz de ultratumba: es la lucha de clases, imbéciles.

      Eliminar