.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 31 de marzo de 2013


























perdida la extrañeza
                                          solo queda permanecer a flote
evitar irse a pique

las aguas turbias no nos dejan contemplar nuestro propio rostro

tal vez ésa sea la ventaja
de este inclemente naufragio




14 comentarios:

  1. Evitar irse a pique , ya es mucho y no ne si es momento de mirarnos en el espejo...Supongo que nos preocupa más permanecer a flote, y seguramente, nos veríamos cara de susto...
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La turbiedad de las aguas, esa turbiedad donde no se proyecta nuestra imagen falseada puede ser un bien; quién sabe.

      Eliminar
  2. Barca, pañuelo, salvavidas. Más de todo eso y menos hundimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente, aunque no sé si basta para aguantar la turbulencia de la corriente.

      Eliminar
  3. y aún así no perder el extrañamiento, sin el que sería imposible escribir una sola letra.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra capacidad de sorprendernos debe sobrevivir, sí; de lo contrario...

      Eliminar
  4. Es una idea, buena, la cuestión a veces es plantearse si merece la pena. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de cada uno esa opción, MJ. Bss.

      Eliminar
  5. la antorcha es fuego, es luz, es poesía
    salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres magnífico; gracias por tu bondad. Salud siempre.

      Eliminar
  6. Comparto contigo ese sentimiento de mantenerse a flote, más bien a la deriva, y supongo que a muchos más les ocurre lo mismo. Es tu queja poética una realidad despiadada, de agradable lectura pero de mucho trasfondo: el naufragio de un barco en el que parecía que todos teníamos cabida y en el que vemos atónitos el desalojo de muchos, que como si de un lastre se tratase, son arrojados por la borda.
    No quiero oscurecer tu bonito poema, de nosotros depende hacer una cadena que proteja a los que están al borde del precipicio, y eso es lo que cuenta, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, no lo oscureces. Que un poema o algo así pueda suscitar impresiones u opiniones me parece positivo, aunque precisamente de los poemas no se exige tal actitud. Y sin embargo, los poemas, bueno, los que nos llegan y nos afectan, nos causan una especie de comprensión y un goce interiores donde sobran palabras.

      La vida es una navegación donde no sé hasta qué punto sujetamos el timón y mantenemos el rumbo, y no se trata solo de cuestión política, sino en general de conducta y visión personales muchas veces. Si cada uno piensa dentro de sí en cuántas ocasiones ha llevado el control de la nave y cuántas ha quedado a la deriva, ¿qué nos responderíamos?

      Eliminar
  7. Supongo que a veces vamos a la deriva incluso cuando pensamos que tenemos el control, más de una vez me ha sorprendido comprobar que lo que parecía firme era sólo una ilusión, al menos si somos conscientes de nuestra deriva ya es algo.
    Buenas noches Fackel o buenos días (más probable)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que a veces tomamos un rumbo que no es y eso puede acabar en naufragio, ¿o no?

      Buenas noches y quedemos sosegados (para dormir bien)

      Eliminar