.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 3 de febrero de 2013

indignata y resistenta



















Indignata

Un presidente de gobierno de Estado que comparece pero no se deja preguntar. Un señor que emite sus particulares sonidos pero no habla. Que dice hablar pero no explica. Que no explica y da a entender así que oculta. Si no se deja siquiera hacer preguntas por los periodistas es que tampoco tiene intención de someterse al lógico procedimiento democrático: responder en el Congreso a los diputados de todo el arco parlamentario. Un presidente que no da la cara y menos el corazón cuestiona el sistema democrático. Y a su vez la maltrecha democracia española, en lo que la queda de dignidad que ya no de dudosa eficacia, le pone en cuestión a él. La actitud del presidente ayer fue de energúmeno. Hay dos maneras de ser de este pelo: agrediendo y coartando. Ayer eligió la segunda, una actitud de nulo civismo democrático. Entonces, ¿cabe ya esperar algo de este presidente que incluso está puesto en duda dentro de su propio partido? Y sobre el que ahonda la sospecha social sobre él y los suyos. En esta situación extrema solo cabe esperar la respuesta cuerda, obligada y en su derecho de la ciudadanía, a través de cuantas manifestaciones públicas puedan activarse.

Resistenta

El periodismo debería haber tenido ayer otra actitud. Debería haber recuperado, si aún es algo, su carácter de cuarto poder: el fiscalizador, el informador, su función originaria que sirviera para desbrozar las malas hierbas que no dejan ni ver el camino ni avanzar por él. ¿Cómo? Simplemente no asistiendo. La prensa, si aún tiene un margen de independencia  - algo también cuestionable cuando se sabe de subvenciones y tratos de favor que les conchaba con los poderes caciquiles-  debería ser más enérgica y eficiente. Si un presidente no se deja hacer preguntas no se va a su rueda de prensa. Que hable el presidente con sus fantasmas. Que se busque sus voceadores. Pero que nadie de los medios le baile el agua. Cuando un presidente no explica es que no desea la verdad. Si no hay verdad el ciudadano es despreciado y tratado como súbdito. En este sentido, el periodismo debería cambiar de táctica. Posicionarse sobre si defiende los intereses públicos. Boicotear aquellas llamadas del poder y de sus gobernantes que no contestan a la exigencia colectiva. Los ciudadanos queremos saber, compartamos o no las razones. Si no se nos va a decir lo que necesitamos saber mejor que el mensajero se quede en casa. Al menos no será cómplice de la miseria política y moral de quienes gobiernan.



(René Magritte, autor del cuadro)



20 comentarios:

  1. Con mis mejores intenciones..,

    el presidente y la prensa son dos elementos importantes en la sociedad. No obstante ambos pertenecen a lo que siempre modificamos por entes de carácter maleable para modelar el control de la parte importante de la sociedad que arrastrará a todo el conjunto hacia donde queramos.

    El ciudadano de la metrópolis sobrepoblada es enemigo de la razón por principios estructurados en una realidad forzada, siempre conjugando un esquema de supervivencia y comodidad que hemos planteado para los colectivos más avanzados en cuanto a rigores de control y generación de la propia cultura.

    Los conceptos básicos de ética, moral y dignidad siempre serán construcciones alegóricas lejos de la naturalidad y de su carácter verdadero y espontáneo. Lo artificial y partidista dominará las conclusiones que un ser humano pueda determinar a pesar de que uno se lo plantée con voluntad, aún a sabiendas de que constituya su propio perjuicio.

    http://arquitecturame.blogspot.com.es/2013/01/el-ogro-domesticado-del-sr-arrogante.html

    Saludos y paciencia, esto terminará pronto..(espero)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las buenas intenciones, no me cabe duda. Si algo tiene el diálogo, que fui aprendiendo en tiempos en que no se dialogaba, era que se hallaba cargado de buenas intenciones. Y no me arrepiento.

      De tu enjundioso comentario me hace pensar y me surge alguna pregunta: ¿La maleabilidad es una propiedad del sistema democrático que se traduce en manipulación y giro opuesto a lo pregonado? El ciudadano, ¿es per natura enemigo de la razón? ¿Lo es por insuficiencia educativa y por límites culturales (entendiendo la cultura política también, naturalmente)? Si la escuela de los hombres es el propio acontecer de sus días, esfuerzos y trabajos, ¿eso hace que los ciudadanos reciban un doble mensaje que no resuelven en su fuero interno? Por una parte, el funcionamiento social acorde con las reglas del mercado, del dinero y de la satisfacción a cualquier precio de sus necesidades y falsas necesidades lleva a los ciudadanos a aceptar corrupción, pisar al vecino y conquistar un bien al precio menos ético. Por otra parte, se toma conciencia de que no se obra bien, muchos ciudadanos se desmarcan de un funcionamiento corrupto e injusto, pero estos no tienen suficiente fuerza o influencia para motivar a que el conjunto social vaya por un camino más equitativo, digamos.

      Probablemente los conceptos de ética, moral y dignidad sean construcciones alegóricas. Como los de libertad, felicidad o justicia. Pero independiente de que en un plano abstracto sean alegorías, ¿no se ha caminado por plasmar ciertas bondades de las mismas en la sociedad? ¿NO ha evolucionado, en los casos que sean y dentro de sus límites, la rectitud, el Derecho, la aplicación de la Justicia, la satisfacción de bienes, el concepto de atención pública de los servicios, hoy tan recortada, apaleada y atacada por los corruptos? Todo es relativo. La corrupción trata siempre de convertir en melé todas las estancias, conceptos y formas de vida sociales para sacar tajada. Ello ¿debe conducirnos a perder el norte y a poner cara de póker permanente porque las alegorías son alegorías, y así hasta que se nos triture?

      En fin, son solo preguntas de alguien que escucha (en este caso a ti) y trata de obtener respuestas (acaso del infinito, aunque no quisiera que solo del infinito) Sí, siempre habrá interpretaciones particulares, partidistas, de castas, tribales, etc. que intenten dominar conclusiones y vidas. La respuesta plural y colectiva pasa el tamiz de las interpretaciones particulares. ¿Pero acaso la sociedad no ha ido fabricando llaves y abriendo territorios que impidan que siempre se imponga un interés unilateral, no pactado?

      Salud y resistencia. ¿Paciencia? Por supuesto, la paciencia es un don. Pero la paciencia no puede ser una mera regla autocoartiva, digamos, que nos lleve a la resignación. Un abrazo.


      Eliminar
    2. Resignación jamás, estimado compañero Fackel. Reinventarse o reciclarse es más coherente ante un panorama que a priori aparece desolador.

      El "bien" y el "mal" son las dos caras que responden a las preguntas que todos nos planteamos.. Descubrir los enigmáticos "porqués" que enmarcan el objetivo con que los fastuosos y poderosos controladores sociales ejecutan, sin vacilar, el deseado mando como mecanismo obsesivo de satisfacción personal, sin ahondar en sus efectos colaterales que a posteriori acabará incidiendo, incluso, sobre ellos mismos.

      Aparentemente, el conocimiento se torna destructivo en cuanto a los principios de la propia evolución humana.

      Aunque estemos, sin duda, ante una época de evidente penumbra gradual y de manifiesto caos premeditado, hay quien piensa que es tan solo un proceso necesario para dar paso a una nueva fase de luz o de resplandor, como observamos en la matemática y en la física donde la teoría del caos observa que una mínima diferencia en las condiciones originales hace que el sistema evolucione de manera totalmente distinta en su conclusión.

      La incursión del efecto del mal conocido dentro de la ecuación que dará como resultado el deseado bien satisfactorio, lo que realmente todos deseamos en el desenlace de este misterio.

      Hay demasiadas mentes brillantes y prodigiosas pululando por el cajón de nuestra atmósfera, es por ello que tengo plena confianza en que resolveremos esta sensación de falta de visión pronto y, entonces, la luz de la bombilla, sea de led o de tungsteno, iluminará certeramente todos los acontecimientos dentro del plano del bien colectivo.

      No hay otro camino.., resistir.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. "Aparentemente, el conocimiento se torna destructivo en cuanto a los principios de la propia evolución humana.", dices. Aparentemente o en una de sus facetas puede serlo. Ni el conocimiento es lineal ni gradual ni los resultados son aplicados siempre al lado positivo de la vida humana. Todo conocimiento que implica desarrollo de investigación, de técnica y de aplicación está dotado de doble faz. Somete y libera. sirve para progresar y para perecer. ¿Por su propia naturaleza? ¿O por la naturaleza de las relaciones sociales que han generado los humanos, dígase lucha de clases, poder controlado o dominio de castas?

      Era una simple interrogación puntualizando, porque comparto tu comentario. Poco puedo añadir, aunque en una charla de café podríamos ampliar gustosamente el tema.

      Salud siempre.

      Eliminar
    4. Sin lugar a dudas, "someternos" para despues "liberarnos" a una existencia cómoda y segura es el mecanismo que perdura en nuestra realidad del conocimiento. Ayuda pensar que el malo tarde o temprano cae y el bueno siempre continúa adelante, aunque a veces sólo sea en la concepción de sus ideas y no en su propia experiencia física.

      La calidad de vida ha mejorado para todos en el planeta, incluso para los indefensos animales, a pesar de todas las maldades que observamos hoy por todas partes.

      Esa charla, que gustosamente aceptaría, creo que se elongaría algo más que un breve café.

      Un abrazo y salud

      Eliminar
    5. Por supuesto, hay ingredientes extraordinariamente interesantes en todos los que habéis comentado aquí. Importante relativizar, ver lo particular y lo general. No ocultar el bosque con los árboles, pero no dejar de saber que los árboles existen y tienen vida propia y configuran el bosque.

      (Vaya rollo he metido)

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Esto del 4º poder ausente, me gusta.
    Me da asco la sociedad en la que vivo. De vivir en un país que me gustaba a hacerlo en uno que me da arcadas. Tal vez siempre fue igual, corrupto, egoísta y nada solidario, pero yo no lo percibía así.
    ¿Crees que ese cuarto poder hará uso de la fuerza que tiene para el bien común?
    Chao,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bara, sospecho que el cuarto poder ha combinado presencias y ausencias, en función de sus intereses. El cuarto poder, siempre me lo he preguntado, ¿se convirtió en cuarto poder para lograr que los ciudadanos estuvieran informados y encontraran un medio de defensa frente a los poderosos convencionales? ¿O bien fue Poder, con mayúsculas, porque sus empresas se convirtieron en parte del sistema, como negocio y como influyentes medios conchabados con otras empresas, instituciones, poderes...?

      A estas alturas no voy de inocente, aunque mis deseos salgan infantilmente a la superficie. Los "media" juegan su papel empresarial y sus vínculos con los demás poderes están ahí. Unos de manera más cutre, partidista, pelotera y soez, al estilo de los peores tiempos de la noche española. Otros, con habilidad, nadando y guardando la ropa, ofreciendo y quitando si las respuestas sociales se disparan.

      Por lo tanto, respondiendo a tu pregunta: en términos absolutos, no creo que al periodismo, a lo mediático, le interese el bien común. Aunque en sus declaraciones éticas de principios y libros de estilo quede tan bien hablar del servicio a la sociedad (¿no lo hacen acaso también los políticos?) su práctica pasa por doblegarse (uy, no se van a jugar la publicidad de empresas e instituciones públicas, que son quienes los mantienen) En términos relativos, hay cuestiones en que pueda defenderse ese bien común. Pero no es igual que esa defensa la ejercite un columnista colaborador que el editorialista, que es la voz oficial del medio.

      Respecto a tu impresión sobre este país...No sé la edad que tendrás, pero yo he tenido siempre la idea de que ha sido parecido en todos los tiempos (en unas cosas mejor, en otras peor) Los que nos consideramos sensibles o apasionados somos los que más sufrimos al respecto. Yo intento relativizar. Ampliar la visión. Cuando los corruptos me hablan de España yo me identifico con otra España, no la suya. Cuando se me ofrece la vergüenza de ciertos políticos, su inacción, su rebajamiento, yo pienso que no todos son iguales y que yo mismo no quiero ser igual. Es decir, hay que soslayar la influencia y la losa que nos quieren dóciles, hundidos, callados y desunidos. Hay que buscar la sociedad constructiva; en esa búsqueda la derecha española se desacredita. Ya que nunca pudo ni quiso ser ilustrada ni culta ni demócrata, miremos solo hacia quienes buscan la luz. Así que levanta el alma, que es tuya y no se vende.

      Chau.

      Eliminar
  3. El otro día en la comparecencia de Cospedal, el periodista de El Pías no pudo preguntar censurado por ella. En ese momento todos los periodistas que allí estaban se tendrían que haber levantado (todos a una).
    Muchos Karl Kraus harían falta
    En fin…

    Un saludo
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo había oído, Irene. Me alegro escuchar de tus palabras esa alternativa. Como ya ha sucedido más veces, como cada vez más los gobernantes van a tratar de cortar preguntas, debe cundir el pensamiento de que si otro periodismo es posible no pasa por soportar la humillación de los que convocan sus ruedas de prensa. Que se queden solo ante micrófonos invisibles.

      Karl Kraus vapuleó como nadie el periodismo que, en la Viena de su tiempo, estaba tan atado, rendido y sometido al chantaje de la negra burguesía austriaca. Conformémonos hoy día con gente menos potente pero más denunciante y en su pequeño plano más auténtica. Por la red cunden cada vez más web de información alternativa.

      Te paso un par de las últimas y locales, pero no menos necesaris:

      http://www.ultimocero.com/

      http://tamtampress.es/

      ¡Gracias!

      Eliminar
  4. Bien dicho. Y lo que dice Irene también está muy bien. Comparto con JJ Mor que esto terminará pronto (reseteando el sistema)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casilda. Tener que decir lo obvio a estas alturas casi me da hasta vergüenza. Particularmente, no soy optimista respecto a que el sistema se resetee. Para ello primero habría que apagarlo. Y siempre fue tan camaleónico...Aparte de que nuestra visión de sucesión radical de los hechos en la historia no creo que haya sido muy correcta, pero bueno, sería un tema largo de discutir.

      Eliminar
  5. nuestra tendencia particular de observar siempre se ha tenido por digamos, evidencia de la verdad, generación de conceptos, ese error, es el que hay que cambiar, el mundo no se puede cambiar. Otra cosa sería si pensamos que cambiando nuestras vidas podremos comunicar al mundo, en el propio mundo, en su relatividad. Me ha encantado mucho el texto y los diálogos tencionados. y también por tener algo de no-terminado tienen “veracidad”.
    Separando a los ciudadanos de la política tan solo les queda una cosa, el ejercicio de sus separaciones en acrobático vivir-social costándonos los ojos el presenciar un fascismo de bajaIntensidad que nos quiere sentenciar desde su escenario titiritesco. Corrupto desde su apropiación de la “enseñanza” obligando al niño, a fortalecer su inteligencia sí, pero desde la repetición. El cataplasma de la masa de los media torna por real lo conveniente sin tener que cambiar a las personas de lugar, y en parte sí …“que somos inocentes por hacer ascender algunos deseos infantiles a la superficie” y en parte; somos culpables por callar o fingir pereza. Posiblemente el periodismo (lo poco que viví) esté mal planteado. Aún a la hora de querer mantener una instantaneaidad de lo cotidiano, lo hace de un modo despótico. Parecen querer decir, -os lanzamos el hueso, ahí tenéis, seguid en vuestros lugares. La veracidad de tu indignata y resistenta me sobrecogen.

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sospecho que el mundo no se cambia por mero voluntarismo. Que es la propia evolución de todos los factores, no solo de la evolución humana, sino de las relaciones entre todas las facetas de la naturaleza y respecto a nuestra propia especie, la que conduce a cambios. Otra cosa sería prospectar sobre el tipo de cambios, el valor que les otorgamos los humanos y el afán depredador que tantas veces manifestamos. Directamente los engreídos humanos no modificamos absolutamente, pero añadimos grandes dosis de modificación, y cada vez más, lo cual conlleva a nuevas relaciones hombre-naturaleza, hombre-hombre, naturaleza sobre sí misma, etc.

      Las relaciones de poder se mantienen desde la antigüedad en la especie nuestra. Cada vez más complejas y sofisticadas. Cada vez exigiendo integración parcial de la ciudadanía en la parte que el poder precisa para perpetuarse y cuando no se acepta por la sociedad a ésta le espera lo de siempre: palo. Pero todo es más complejo. El Homo consumus es una imagen nueva cuya dimensión aún no valoramos del todo: elemento de alienación el consumo, también supone cuestionamiento, pero acaso siempre bajo un grado de sometimiento aceptado de grado.

      Gracias por aportar, Daniel. Seguiremos.

      Eliminar
  6. Yo lo que observo es cierto temor por parte de los periodistas cuando formulan sus preguntas. Es algo que siempre me ha llamado la atención. Se apocan, se entumecen, no se muestran como sus escritos en página.
    La persona a la que interrogan es un asalariado del pueblo, es decir, el periodista, con sus impuestos, paga parte del sueldo de los políticos.Por esa razón, simple y llana,el interrogado tiene la obligación de responder, sin altivez, sin superioridad, con el respeto que el empleado debe a su jefe el lugar que ocupa.
    En la reforma laboral que esos sujetos han elaborado, se especifica...""En caso de queja el empresario podrá despedir al empleado" Bien, aplíquese a ellos mismos, nuestros empleados, aunque yo no les voté, ni formo parte de esa inmensa mayoría de palurdos masoquistas.
    La cosa está grave y poco pintan las palabras y los supuestos.
    También me como el coco, vulgarmente en argot de currante,cuando veo las manifestaciones de los diferentes gremios. Cada cual a la suya. No sería más positivo salir todos a la una? No es la unión la que hace la fuerza?
    Si los perjudicados son incapaces de llegar a conclusiones tan simples, que más podemos pedir?
    Me temo que todo quedará en agua de borrajas, como Gürtel. Ellos hacen las leyes a su conveniencia, ocultan sus crímenes y nos hacen sentir como memos incapaces de enfrentarse al problema. No hace falta ser psicólogo para ver que sus rostros mienten, por más que aparenten tranquilidad.¿ Porque no les aplican el detector de mentiras? dicen que funciona,así nos ahorraríamos tiempo y trámites, que acabaremos pagando nosotros.
    En fin Fakel, creo y confío que la puerta se abre lentamente y que al final entraremos en un espacio de luz.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gene. Mi opinión es que no es tanto temor como reglas del juego que su propia empresa periodística les marca. Supongo que en este país y en todos. Otra cosa es que en general el campo social, político y cultural fuera más amplio, valeroso, plural, contundente y decidido, y entonces las empresas periodísticas (hay que hablar más de empresas que de periodistas) fueran más consecuentes con lo que toda la sociedad exige. Esa sensación de que en España se vive un sí pero no, de que todos denunciamos pero no se avanzan pasos suficientemente aclaradores, e que las instituciones tanto políticas como judiciales deberían ser más contundentes, pero les cuesta, o no lo son, o no tienen márgenes, todo eso genera incertidumbre, insatisfacción y dudas de calado. Para algunos. Para los "ortodoxos" de la derecha propietaria de vidas y haciendas, que aún piensan que todos debemos pensar como piensan ellos (no es broma: hoy mismo he tenido que aguantar con humor una opinión directa de un conocido de la órbita del PP en que me trataba como heterodoxo, pero él no se cuestionaba en absoluto) la duda es debilidad, inseguridad, miedo, etc. Todo lo contrario de quienes hemos crecido y fortalecido, creo en esas actitudes para mí sanas y que forjan al individuo.

    De acuerdo contigo: el presidente, como el rey, es un asalariado de la sociedad. Debería responder con limpieza A TODA LA SOCIEDAD. Pero habla siempre para los suyos, para proteger su cortijo, su clientela electoral, sus dogmas quebradizos. En ese sentido pedirle, pedirles, que sean consecuentes con lo que luego tratan de aplicarnos a los demás es un tanto ingenuo por nuestra parte, pero sumamente necesario, exigente y razonable. Aunque no nos hagan caso. Pero ahí queda.

    Supongo que los gremios responden a su nivel de comprensión y conciencia. Muchos de ellos han sido muy insolidarios históricamente. Las circunstancias puede que estén aproximando a unos y a otros y no olvides que ya ha habido manifestaciones donde ha confluido gente que era impensable antes que confluyera.

    Mira, creo que aunque quedara en agua de borrajas, las cosas se han puesto encima de la mesa en toda su dimensión. Ha salido la maldad de fondo, la corrupción, la desvergüenza, los límites de la democracia...Eso está ahí. Y va a pasar precio a todos los que no quieran abordar los problemas.

    Calma, Gene. El mundo y el tiempo son muy amplios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sabes amigo...es que hace mucho tiempo ya, me cercioré de que todos somos iguales, que los cargos y las categorías corresponden a estados establecidos; nada hace que un ser humano tenga el derecho de someter a otro, por mas dinero o posición social que tenga. Yo respeto el sistema social, pero no lo comparto en todo, procuro no hacer daño, aunque no soy cristiana,utilizo mi consciencia y ésta me dice que todos tenemos la misma, unos la utilizan y otros no.
    No me amedranta nadie por más rey o papa que sea, siempre le miro como un igual, con pretensiones de ser más que yo.
    Nacemos y morimos exactamente igual. El transito de la vida nos somete al miedo continuo de la muerte y por ese miedo nos dejamos pisotear, doblegar y hasta prostituir nuestros derechos como seres humanos.
    En la escala de valores todo cambia, nadies es para siempre ni todo es como uno solo lo ve.Mi admiración es para los artistas, los que traducen en belleza la mediocridad humana, ya sean músicos, pintores, arquitectos escultores o poetas.Los científicos que investigan, los anónimos que se olvidan de si mismos para atender a los demás...
    Me parece hueco todo el lenguaje político que se repite y nada aporta.
    Manifestaciones si, pero francamente a veces me parecen chirigotas. No entiendo porque tienen que cantar y bailar,la cosa es seria, no para circo. Quizás por eso los políticos se ríen de ellas.
    Nada conseguiremos hasta que no desmontemos la trama que nosotros mismos hemos creado, hasta que no perdamos ese miedo a perderlo todo y nos enfrentemos a él; nada cambiará mientras la unidad, es decir, uno por uno, no cambiemos, para crear una unidad compacta y fecunda.

    No hay nada encima de la mesa,todo está calculado.


    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gene. Yo disiento respecto a ese matiz o entelequia que habla de la igualdad de unos humanos y otros, de todos los humanos. ¿Por el hecho de ser género humano somos iguales? Ni nacemos iguales ni vivimos iguales ni el destino es igual. ¿Que la única igualdad se produce al cien por cien en que todos morimos? No me consuela. Otra cosa es que aspire, desee y actúe en la dirección de lograr que los sistemas de vida y de producción respondan a la mayor igualdad posible. Igualdad es un término social y cultural y es en esos campos donde deben resolverse (¿pueden resolverse?) aquello de igualdad, fraternidad y libertad que sigue siendo una aspiración y no solo un eslogan progre.

      Por lo demás de lo que dices, te respaldo. Podrían hacerse matizaciones, pero en conjunto estoy de acuerdo. Mo sé si todo está calculado o los cálculos se van estableciendo sobre la marcha. El sistema no es la Perfección ni un cuerpo único, se corrige y autocorrige constantemente.

      " Manifestaciones si, pero francamente a veces me parecen chirigotas. No entiendo porque tienen que cantar y bailar,la cosa es seria, no para circo. Quizás por eso los políticos se ríen de ellas." Curiosamente esa idea me viene a la cabeza. Siempre pienso que la malévola derecha, al ver las imágenes, dirá: mira qué bien se lo pasan; o bien: mientras sigan así, magnífico. El caso es que el lado lúdico es siempre pacifista y demuestra autocontrol. Pero claro, el contraste con la gravedad de los acontecimientos que se reivindican o denuncian es obvio. Pero, ¿hay otra alternativa? ¿Las barricadas y todo lo que conlleva...? Salto de calidad que, o de todos o de nadie.

      Siempre tan inquieta, lúcida y haciendo reflexionar tú, Gene.

      Eliminar
  9. La igualdad a la que me refiero es total. Todos tenemos los mismos derechos, porque compartimos un mismo planeta con recursos para todos. La igualdad que menciono es la que concentra todo en la unidad; unos son más tontos, otros más listos; unos dan de si, otros no tienen posibilidades. Nacemos por el mismo agujero después de ser engendrados por el mismo sistema,(Bueno, ahora la inseminación es opcional), comemos y cagamos, morimos, exactamente igual, y no me refiero a las diferentes maneras de nacer o morir, si no al acto en si mismo.
    Las diferencias las establecemos nosotros con nuestras conductas y nuestros diferentes caminos. Pero no lo dudes, todos tenemos el mismo inicio y el mismo fin.
    Es irreal la igualdad, en cuanto a ser iguales en conductas y modos, pensamientos,acciones etc. La realidad de que te hablo es mucho más significativa; hablo de derechos, y si discrepo en cargos y superioridades, es por la fuerza que se emplea para someter a los unos en provecho de los otros.
    ¿Sabes? cuando vi las escenografías que montaban los del sector sanitario me di cuenta precisamente de esa igualdad. Todos tenemos en mente que un médico, por el hecho de tener en sus manos nuestra vida, es alguien muy superior al resto. Pero viéndole vociferar, cantar, bailar para evitar que le quiten el sustento,y nuestros derechos como pacientes...en fin, todos peleamos por lo mismo, la supervivencia, solo que los caminos y los comportamientos varían para conseguir ese fin.
    No es mejor el político que roba que el caco que se lleva unas joyas. Ambos quieren comer y otras cosas.

    Hey, es mi modo de verlas, pero acepto perfectamente cualquier otra versión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por matizar tus puntos de vista, Gene. Pero hay tantas cosas que aún son más potenciales que reales...Un abrazo.

      Eliminar