.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 7 de septiembre de 2012

Letras de molde



Hay ciertas palabras que habría que poner por todas partes en letras de molde. Ya. Los totalitarismos del siglo XX abusaron tanto de ese ejercicio de hacer resaltar - de múltiples formas y con todos los recursos posibles de representación-   lo que ellos deseaban que no sé si hoy sería bien acogida la idea. A mí mismo me costaría. Tal vez todo no tenga la misma dimensión. Recuerdo, por ejemplo, haber visto en algunas fachadas de viviendas de Praga plaquitas recordando a vecinos que fueron sacados de sus casas para ser ejecutados por los nazis. Acaso los habitantes de la ciudad estén cansadas de ellas y ya no sean sensibles. Pero a mí me sorprendieron. Ayer me di de bruces en mi propia urbe con esta cita de Brecht y me caigo de culo. Cierto que en la foto falta una parte superior, correspondiente a cierto vecino famoso de teatro de nuestros días al que la municipalidad homenajea dedicándole esta placa. No la pongo toda para que se lea mejor el texto y porque es secundario el nombre y la dedicatoria, aunque desde la versión pública sea el objeto fundamental. Leo y releo la cita y siento que es como si hablara Sancho o, mejor dicho, Cervantes por boca de sus personajes. ¿Hasta qué punto, por cierto, los personajes del Quijote o de otras novelas, no son alteregos de Cervantes?, me pregunto a menudo. La vida, en efecto, amigo Bertolt, no es poco, y acaso nuestro problema  -viene a decir el alemán-  es que no sabemos ingerirla, nutrirnos bien con ella, digerirla en todos sus plazos y de los nutrientes más valiosos. Y  a muchos encima se les atraganta. Una cita para la meditación.


12 comentarios:

  1. Bertolt Brecht tenía tanta razón... La vida se apura, pero no se saborea, ni siquiera en sus tragos más dulces, no se dosifica. Y, es cierto, a menudo no basta. Y sí, hay mucho del propio Cervantes en sus personajes, siempre hay mucho de un autor en los personajes que crea.

    Gusto en pasarme por aquí, lo haré a menudo. Bienvenido a mi/tu casa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Para la meditación y la observación. Una civilización que peca por cegada no deja lugar para el contumaz vertiente de la sombra. Rodea los objetos bebiendo su luz. En los territorios más valiosos la luz se convierte en mito y belleza. Convendría resaltar que Bertold Bretch en su obra hace una sacudida. Me voy a tomar un café a tu salud, genial entrada.

    ResponderEliminar
  3. O bulímicos o anoréxicos, eso nos pasa...

    ResponderEliminar
  4. Salamandrágora. Hace pensar el poeta, ¿eh? Si tuviéramos un detector de despilfarro del tiempo y de las posibilidades, ¿verdad? La propia experimentación, etranscurso, es nuestro indicador arriesgado.

    ResponderEliminar
  5. Rider, y yo que tengo la sensación de que Brecht, no muy conocido en España a nivel de masa, digamos, como tantos otros, se está reactualizando. ¿Por qué será?

    Oye, que gracias. No es frecuente que brinden por uno siquiera con café.

    ResponderEliminar
  6. Mentales, ¿no, Francesca? Nos pasa, sí.

    ResponderEliminar
  7. ¡Caray con la frase, cómo atina!
    ¡Caray con tu entrada!
    "La vida no es poco, digerirla en sus plazos y nutriente más valiosos", muy buena interpretación.
    Yo no quiero atragantarme, meditaré como evitarlo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Por qué, Mafalda, estas cosas se tienen más claras cuanto más avanza la edad y más se restringen las posibilidades? Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La vida es todo, nada hay más allá de ella, si a caso la manutención de la propia vida a traves de las generaciones y las semillas que la prolongan.
    Cada vida es única ,personal e intrasferible. Hay que vivirla con sentido, sin despilfarrar ni un gramo. Desgraciadamente muchos vivos viven como muertos y otros , a quiene la salud les falta, son muertos que lo darían todo por estar vivos.

    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  10. Tu sentencia, acertada, Gene. Pero todo eso que vamos sabiendo, no sé si tarde, no se sabe a priori. De ahí que experimentar la vida sea una aventura, y las correcciones de rumbo tarden tanto en llegar. Pero llegan.

    ResponderEliminar
  11. Es una pena que Brecht no sea más leído, y que casi siempre que se le cita es por el poema de los comunistas , que no es suyo.

    Creo que no está de más conocer el poema entero aunque la estrofa que citas tiene aquí un pequeño matiz: "No os dejéis engañar. La vida es poca", sin esa preposición 'con' (mit) que no está en el original (“Lasßt euch nicht betrügen! / Das Leben wenig ist.”). La versión es de Vicente Forés, Jesús Munárriz y Jenaro Talens en Hiperión.

    De todas formas, asusta a veces la vigencia de poemas como éstos.


    Un saludo




    CONTRA EL ENGAÑO

    No os dejéis seducir:
    no hay ningún retorno.
    El día está a las puertas;
    ya se siente el viento nocturno:
    no habrá ningún mañana.

    ¡No os dejéis estafar!
    La vida es poca.
    ¡Bebedla a grandes tragos
    porque no os parecerá bastante
    cuando hayáis de dejarla!

    ¡No os dejéis consolar!
    ¡No tenéis mucho tiempo!
    ¡La pudrición, para los redentores!
    La vida es lo más grande:
    de nada más disponemos.

    ¡No os dejéis engañar!
    ¡Al tajo y agotáos!
    ¿Qué podéis temer ya?
    Morís como los demás animales
    y no hay nada después.

    ResponderEliminar
  12. Transcriptor, no sabes cuánto agradezco que traslades aquí el poema completo. La vida es poca...¿cosa? ¿Insuficiente? ¿O demasiado para ser digerida?

    Ignoro cómo han dado el sentido los de la placa, no sé si altera sustancialmente el significado, entiendo que traducri del alemán tiene que ser complejo, sobre todo cuando se hace de un autor ya clásico y tan vigente.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar