.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 9 de septiembre de 2012

Historia de España




Donde muchos paseantes o turistas verán algo meramente naïf o gracioso, yo veo Historia de España. No puedo evitarlo. ¿Nos imaginamos letreros de esa guisa por las calles de nuestro tiempo dirigidos a los adultos amantes de las corridas de toros, que no de los toros? 



13 comentarios:

  1. Esto es Sevilla, no? Lo digo por el escudo. En Sevilla vi uno parecido a éste, así, paternalista, en que advertía de lo espantoso que es que uno haga pipí en la calle, jaja. Sí, a mí todo lo que sea histórico me gusta; siempre suma, nunca resta. Y si lo único que nos procura es una sonrisa, pues mira, ya es mucho.

    ResponderEliminar
  2. Me parece entrañable, la verdad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

  3. ...no se si conoces este blog...pura historia de España.
    un abrazo de menguante Luna, te sigo aunque no escriba.
    un abrazo

    http://www.elvorticeradio.com/

    Tula de Fractales.

    ResponderEliminar
  4. Pues es así, la hice hace unos años, Ramón. Estoy de acuerdo en que todo lo que suma nunca es está mal. Toda una mentalidad "pedagógica".

    ResponderEliminar
  5. Sala: aunque tiene ese toque de paternalismo filantrópico, pero también evidencia las bestialidades que se gastaban nuestros antepasados. Historia, purita historia del país que nos parió.

    ResponderEliminar
  6. Pues no, Tula, no lo conocía, le echaré un vistazo. Muchs gracias.

    Feliz menguante.

    ResponderEliminar
  7. Cuando yo era niño, long years ago, e incluso ya de adolescente, y aun en mi juventud ya avanzada, en los bares anunciaban las tapas de pajaritos fritos, por lo general gorriones cazados con escopeta de perdigones o con tirachinas.
    La gente, en general, se corría de gusto comiéndoselos para acompañar una caña o un tintorro.
    También recuerdo aquellas placas en tantos bares, que decían: "Prohibido blasfemar y hablar de política".
    JL

    ResponderEliminar
  8. Así es (o fue, ¿o será? visto el panorama de pobreza que se avecina) Yo lo conocí también. También se ponía una sustancia pegajosa en las ramas, que le llamaban liga, para que quedaran atrapados los pajaritos. Lo de las placas...las había a raudales: "prohibido hacer aguas mayores y menores" o la otra en la puerta de la plaza de toros: "los niños que no sean de pecho pagarán localidad", por no citar las de los caídos por dios y por españa, etc. etc.

    Allá a finales de los 60 o principios de los 70, ya no recuerdo, Luis Carandell sacó "Celtibera show", donde se recogían cantidad de grafismos, imágenes y demás.

    Por cierto, ¿volverán los de "prohibido blasfemar y hablar de política"?

    ResponderEliminar
  9. "Los niños que no sean de pecho NO pagarán localidad"

    quise decir. Eran otros tiempos. Ahora igual Rajoy les hace pagar.

    ResponderEliminar
  10. Isla, o el Nomen Domine inicial cuya madeja de por medio sería más bien un nudo, el vínculo, devenido hasta en símbolo de los Reyes Católicos y del NO-DO que nos ponían antes de empezar la película en los cines.

    ResponderEliminar
  11. Qué instructivo... hoy a los niños no se les ocurriría destruir nidos de pájaros, pero no por conciencia sino por su alejamiento respecto a la naturaleza.

    El cartel tiene substancia...

    Salud!!

    ResponderEliminar
  12. Laura Uve. Bienvenida.

    Razonamiento preciso, en la diana. Claro que antes si su conciencia era para destruir y ahora es carencia de ella, aviados estamos. También la naturaleza se ha ausentado, mayormente, de las ciudades.

    Salud siempre.

    ResponderEliminar