.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 6 de agosto de 2012

El último tequila




la muerte mira a los ojos tristes
         de las adolescentes
que no abandonan jamás el canto

luego escucha una y otra vez
los desquites de la vida
         perfumados
por las entonaciones de la ira y el sarcasmo

la única energía  
         y el incesante reto
que sabe demorarla
gota a gota

en su trago insaciable




6 comentarios:

  1. Hermoso poema, la muerte nunca se cansa de beber el manantial de la vida.
    Qué guapa estaba Chavela en esa foto!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ohma, gracias, lo interpretas bien, pero Chavela se merecía mi leve homenaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Las amarguras serán un poco más amargas si ya no las canta Chavela Vargas...

    Me encanta la foto suya que has elegido, y el poema que le dedicas.

    Qué mujer tan especial y auténtica fue ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso poema de homenaje a Chavela que describe a la perfección, verso a verso, cada empuje de su coraje para demorar la hora de un domingo cualquiera y bebérse de un solo y calmado trago.
    Admiro tus letras.
    ¿Quién nos desgarrará ahora...?

    ResponderEliminar
  5. Quelle, las canciones están ahí. Delegaremos nuestras angustias en su poder. Seguiremos haciendo nuestras catarsis.

    Aunque no conozco demasiado de su personalidad, debió ser rompedora, sí.

    Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  6. Por mi parte, Mafalda, seguirá siendo ella. Hoy la vida es demasiado líquida y no percibo cantores catárticos. O yo pido demasiado.

    Gracias por el estímulo.

    ResponderEliminar