.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 11 de julio de 2012

Los bárbaros estaban aquí






Los bárbaros estaban entre nosotros. ¿Le cabía duda a alguien? Sí, hay muchos paisanos que siguen cegados y encenegados y solo votan a los ciegos y a los de la ciénaga. Ahora los de la ciénaga se muestran abiertamente como lo que son y fueron siempre: depredadores históricos. Los herederos del atraso más ancestral, los de la regresión del siglo XIX, los del retroceso del siglo XX. Los que usaron la fuerza e impulsaron el derramamiento de sangre cuando les convino. Los que consideran el país su predio favorito y convirtieron España en cementerio durante cuarenta años. Los que fomentaron un modelo económico y financiero basado en la burbuja inmobiliaria y en la corrupción política adscrita a ella. Ciertamente esos depredadores, que ahora gastan siglas que enturbian con su repetición una de las letras de nuestro alfabeto, no tienen el valor  -el que ellos reclamaron a los demás, el que nos exigen que tengamos ahora los ciudadanos de a pie para admitir sacrificios que van a generar violencia en nuestra carne-  de reconocer que son unos mandados. Unos correveidiles, unos entregados, unos hipócritas y unos mezquinos. Los que predicaban en el desierto de la falsedad durante las últimas décadas diciendo que España se iba a romper llegan ahora y rompen lo que de verdad importa: la convivencia colectiva, el afán de necesitarnos unos a otros, la honestidad, el sentido del Derecho y la conquista de la Democracia. Claro, que les importó siempre un pito la Democracia. No, no voy a preguntarme: ¿dónde ahora la voz y las declaraciones de la Iglesia oportunista a la que paga el Estado y sin embargo no paga los impuestos del Estado, los entes educativos de propiedad privada beneficiados y aprovechados del dinero público, la mendacidad de aquellos colegios profesionales que saltaban hace años cuando se pretendía que colaborasen un poco, las élites del mundo empresarial que echaban pulsos al Estado y a la ciudadanía con sus huelgas salvajes, en fin, todas esas castas que montaban huelgas y salían a la calle ignominiosamente cegados en su obsesión por el acoso y derribo políticos? No voy a preguntármelo porque son parte del entramado de la ciénaga. Pero ojo, porque quedan en entredicho junto a los porqueros y se pringan de la misma porqueriza. Esta marranería presente que dirige el país, elegida por la ley d'Hont, carece de personalidad propia y menos de reconocimiento de sus límites. ¿La ética? Mejor ni nombrársela; la ignoran y la desprecian, no obstante su cristiana vocación tecnocrática de la que presumen. No han hecho nada por sí mismos. Todo está llegando vía ordeno y sí o sí acatas desde instancias superiores. ¿De qué serán capaces hasta que logren sus objetivos? Porque el hundimiento social  -teóricamente se trata de una corrección económica profunda, pero lo va a ser social y constitucional, y no sé si son conscientes del mal que se avecina-  no ha hecho más que comenzar. Las lacras de los verdaderos poderes del Dinero las tenemos que pagar los más sencillos. Eso sí, tratarán de vender el burro como si fuera un caballo de carreras. Para mí están desacreditados nuestros gobernantes. No les reconozco y así se lo haré saber al vecino que les haya votado (¿o ese vecino callará ahora? porque ya conozco alguno que en noviembre dijo que les votó y ahora comenta que votó en blanco, tié cojó) Sólo me entenderé de ahora en adelante directamente con mis jefes de verdad, allende los Pirineos. Como es de costumbre histórica.




(Con permiso o sin permiso de LOWON  http://lowon.blogspot.com.es/ , aunque con cierta resistencia, cuelgo a ese colgao de la imagen. Espero me perdonéis quienes visitáis mi blog; sabéis que no tengo por costumbre reproducir imágenes de personajes de tal ralea)



Y mientras el presidente del Gobierno del Partido Popular anunciaba sus medidas duras en el Congreso de los Diputados, aplicaba la fuerza bruta contra los mineros en el Paseo de la Castellana de Madrid. Lo de siempre, las dos Españas...






16 comentarios:

  1. Cada doscientos años hay que sacar las guillotinas a la calle. Es un obra de salud pública. La sociedad durante doscientos años se corrompe, se anquilosa y se pudre de dentro hacia fuera. Por nuestra salud, limpiemos España de todos estos.

    ResponderEliminar
  2. Isla. Acabo de añadir un vídeo que he localizado. Frente a la actitud permisiva con los banqueros y los políticos corruptos, el PP solo sabe aplicar la fuerza bestia contra los mineros. Triste. Que cada cual saque conclusiones y aplique su inteligencia.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Mal amigo,muy mal, repercusiones habrá, pero porrazos también.
    Tardaron nen gobernar los de Alianza Popular,su demostración de poder es lo que ahora les costará perder la credebilidad y posiblemente,con un poco de fe y esperanza(sin Aguirre) conseguiremos que nunca más suban un solo escaño,ni siquiera para oponer.
    Cara nos va a costar la ceguera en que se ha vivido estos 12 años, la ambición de poseer sin medir el costo nos saldrá muy caro.
    Pero así somos, se debe aprender a base de cagarla, lo triste es que no habrá cambio sin dolor ni sangre,no hemos aprendido a luchar sin armas.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ... ... ...y por cierto, siempre he dicho que el mejor político de la historia fue, sin lugar a dudas, Robespierre. Los políticos, la iglesia y la burguesía se encargó luego de tacharlo de asesino. Sacar la guillotina a la calle es una labor necesaria para mantener a la sociedad limpia de indeseables, corruptos y ladrones de guante blanco. Y por cierto, ¿son las revoluciones ilegales? ¿fue las revoluciones francesa o la bolchevique, ilegales? Pues lo mismo, pero mañana. En mi trabajo ya me he encargado hoy de movilizar a la gente. Mañana más.

    ResponderEliminar
  5. No puedo estar más de acuerdo contigo. Nos subyugan como siempre bajo su hálito, putrefacto que nos infecciona día a día. Además, que no hay otra cosa que me repudie más que la mirada de la iglesia al país, que nos observa con el ojete, porque no poseen algo digno como es el ojo público.
    Ya zozobrarán sus propios muros, porque primero caemos nosotros, pero cuando caigamos no tendrán suelo por donde pisar.
    Me encanta este lugar, hice bien en seguirte.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. Está claro que es una guerra, a partir de hoy nada es lo mismo, o no debería de serlo.
    Lo de hoy ha sido una lucha brutal, tienes razón ahí estaban las dos Españas de nuevo enfrentadas...una estaba dormida y la otra acechando y dispuesta a golpear, saben hacerlo, lo han hecho siempre.
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Gene, no me atrevo a decir de qué somos o no capaces. Un hombre sabio me dejó un mensaje al morir que debo esforzarme en cumplir: que no conozcamos "otra". (Imagina qué) Hay que imponer la razón, la inteligencia, el conocimiento y la imaginación.

    El sistema ha partido la sociedad y estos necios gobernantes, ansiosos y avariciosos, están contribuyendo a ello. Veremos.

    ResponderEliminar
  8. Isla. Cuando las revoluciones triunfan se vuelven legales (la francesa o la bolchevique, obviamente) Cuando los terroristas ganan el poder se vuelven legales (Israel, por ejemplo) Cuando los conspiradores vencen por el crimen se vuelven legales (los sublevados contra la 2ª República Española, por ejemplo) Etc. etc.

    ResponderEliminar
  9. Anne, bienvenida y gracias por comentar con libertad. La Iglesia es un tema triste, pero es el Tema por excelencia que ha marcado la historia de España. Sigue estando en el eje de la conspiración permanentemente.

    Vuelve cuando gustes.

    ResponderEliminar
  10. Balbi, lo que pasa es que la historia no se repite. Y como decía Marx, las revoluciones no deben repetirse copiando un proceso anterior fallido, porque entonces se muestran como dramas teatrales superados. No se puede estar disfrazándose siempre de una situación anterior porque te quedas con el disfraz. Hay que inventar.

    Gracias por opinar.

    ResponderEliminar
  11. He seguido con interés primero y con pavor luego el asunto de la marcha... Los mineros son, básicamente, un ejemplo para todos nosotros. Un modelo de conducta.

    ResponderEliminar
  12. Ramón. Sin entrar a discutir ahora si la extracción de cárbon está en crisis (¿medioamiental? ¿de modelo de crecimiento? ¿por que no resulta negocio a los propietarios de las minas? ¿por desinterés de la administración?) los mineros son el emblema por excelencia de la clase trabajadora. Los vincula (nos vincula) con el pasado, con el trabajo duro y directo sobre la materia, con la resistencia de clase, con la eterna conciencia de la alienación por el capital...

    ¿No gusta esta terminología? No se usa, pero sigue en vigor. Con su marcha nos demostraron que sigue latente todo eso. Y que puestos a tener héroes que la gente de este jodido país se piense si no hay más razones en ser reconocidos como tales los mineros que los futbolistas millonarios, por ejemplo.

    Yo he seguido también la marcha, por lo que me toca en mi comunidad, porque han pasado por pueblos de al lado...Pero la reacción visceral ayer de la policía en Madrid cubre de mierda al Gobierno. Claro que es un elemento más para recordarnos, por si hay gente ingrata que lo ha olvidado, por si muchos jóvenes de botellón no se han enterado, que los de arriba tratan a los de abajo a patadas. A los que gobiernan Madrid les sienta fatal que los trabajadores tomen sus calles, y más si se trata de los eternos vapuleados y resistentes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Tenemos que reconocer como mínimo dos cosas. Una es que la izquierda siempre esta desunida. [El Presidet Companys decia que la izquierda solo está unida en la cárcel] La derecha le une el dinero y siempre van juntos.
    Y la otra es que siempre estamos dormidos o llegamos tarde.
    Lo de los mineros es un caso cojonudo de dignidad, es el mismo espíritu de la Revolución del 34. El Madrid oficial y los gobiernos de turno de la derecha siempre se cubren de mierda. Viene de herencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Fackel, las izquierdas titubeantes y centromercadistas devienen en crisis y el aprovechamiento de la más rancia casta derechista para traspasar riquezas desde los bolsillos de los ciudadanos con ingresos fijos hacia los capitalistas malversadores.
    Eso es un axioma.
    Cuando aprenderemos a construir izquierdas consecuentes con los intereses populares??
    un abrazo solidario
    PD soy casado con una gallega, amo a los gallegos, lástima que también tengan ejemplares de temer

    ResponderEliminar
  15. Josep, así es. Una sensación análoga tengo yo. La Izquierda ha tenido siempre mayor predicamento e influencia cuando las cosas han estado muy mal, pero también los populismos y los fascimos crecen en la misma proporción. El debate está ahí. Tal vez falta credibilidad y la sociedad tampoco arriesga demasiado de su parte.

    Un tema de debate abierto y para rato. Yo no tengo conclusiones claras al respecto, algunas escasamente empíricas. Por una razón semejante, me aturde que sabiendo la corrupción en calidad y cantidad que burbujea en la Derecha española se les siga respaldando con los votos, cito vgr. Valencia.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  16. Omar, la socialdemocracia juega a ser gestores del capital aunque no sea capital, es su destino cruel, si te refieres a ello.

    Otras izquieras están muy difusas en su planteamiento de ideas a plazo largo. Ya no valen las ideologías convencionales heredadas y si tienen algún valor como método tienen que cambiar muchos puntos de vista.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar