.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 9 de julio de 2012

homenaje a la vida (que fue), dos






¿Hay algo más desgarrador que la muerte de Roshna Khalid, veintidós años? Un gorrión más. Los halcones de la ley religiosa no pueden soportar el amor libre. O que se les desobedezca. Y sobre todo que la mujer decida sobre su libre capacidad de amor y disponibilidad de su cuerpo. Ocurrió hace unos días en Afganistán. Fusilada, acusada de adulterio. La ejecución fue jaleada por un corifeo de hombres envenenados. Si fue motivo de disputa tribal o castigo ejemplar para advertencia y rigor ideológicos es lo de menos (estaría bueno que pretendieran que se entendiera el acto bárbaro a través de su justificación)




(Imagen de Angele Etoundi Essamba, no tiene que ver con el crimen)

10 comentarios:

  1. La ignorancia amigo,siempre la ignorancia gana por encima de la sabiduria.
    Lo que ocurre es que el ignorante es tan ignorante qu ignora que es ignorante.
    Menospreciar el rango de mujer es ya de por sí un grave atentado a la naturaleza y si le añadimos un dios pues habría que preguntarse que tipo de dios hace seres inferiores y superiores, solo con la reflexión de esa pregunta ya se podría iniciar un proceso hacia la libertad de pensar y decidir.
    Es cruel este mundo, hay que ser realista sin perder la compostura, ver oir y actuar, lo de callar es para los muertos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sea cual fuere el nombre, el horror es el mismo...tantas mujeres asesinadas y torturadas en nombre del "honor" machista imperante desde la barbarie...terrible!

    ResponderEliminar
  3. Terrible noticia, que seguro que ocurre más a menudo de lo que llegamos a enterarnos...

    ResponderEliminar
  4. Ya ves, Gene, todas las culturas tienen su haz y su envés. Pero aquellas que no reconocen a la Mujer son dramáticas para la Humanidad. Ojo, que si a los religiosos de aquí les dejaran actuar...ya veríamos si no retraían a la mujer al inframundo.

    ResponderEliminar
  5. Mónica, ese honor es despreciable. Nunca desde mi infancia pude soportarlo.

    ResponderEliminar
  6. Francesca, ah, claro. Eso mismo pienso yo siempre que alguna noticia se filtra. Para un caso del que se tiene conocimiento en nuestras sociedades, ¡cuántas infamias cotidianas no tendrán lugar por el mundo!

    ResponderEliminar
  7. Es una historia que no está tan lejos de nuestra propia historia.
    "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra".
    La mujer perfecta. La virgen María. La sumisión absoluta como ejemplo de virtud femenina.
    Tenemos aquí, agazapados, nuestras propias bestias, nuestros propios talibanes. No hay mas que entrar en una iglesia.

    ResponderEliminar
  8. ayer vi el vídeo y me pareció desgarrador. Víboras endogámicas consumidoras de religión e incultura. Necesito una Bastilla para tomarla, te lo digo de corazón mi querido Fackel.

    ResponderEliminar
  9. Camino, nada que objetar, pero eso: "nuestros talibanes". Ay de las mujeres de este país si volvieran a tener elpredicamento que tuvieron...

    ResponderEliminar
  10. Isla, cualquier documento de una violencia institucional o no es terrible y repugnante. Ah, hay Bastillas a patadas.

    ResponderEliminar