.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 14 de julio de 2012

Enigma





A veces quieres huir y no sabes huir:

pretendes correr y los pies no se asientan
porque el suelo se te ha negado

tratas de sujetar con las manos
húmedas de ansiedad
las ráfagas con que se manifiesta generoso el aire
cuando pasa a tu lado para que lo tomes
y lo pierdes también

a veces recurres a soñar:

ah ese fiel consuelo que crees que no te fallará
mas el sueño poco puede cuando te miran los ojos
más aviesos y prendidos de la noche:

los que invaden las abandonadas corrientes que vocalizan
tu cuerpo
para dejarlo mudo

sin voluntad
sin espacio
sin fantasías

¿cómo eres capaz todavía de preservar
el rostro más puro del deseo
frente a los elementos que cercan tu último reducto?




10 comentarios:

  1. Lo he leído ya tres veces.
    Algo secreto y profundo en estos versos me transporta a un lugar que me hace ruido.
    Que me quedo prendida de estas líneas, y volveré a leerlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Preparado para la huida, con esas manos y esos ojos que muestran el poema en tránsito a su desalación en la impotencia (no está aún en ella, habita el alma en el centro de una sabana, lejano el monte espeso del emboscado. Solo el humano en el riesgo que parece que ha olvidado lo que en el riesgo nos salva).

    Y el poema de Cohen: el sistema será derribado porque el nosotros se fragmenta y fractaliza(sic)en sus redes y el Todo no se convierte en agua sino que se mineraliza y, por efecto de las ráfagas de viento, se quiebra). Si el nosotros fuese líquido quizás sanara todo sistema, cualquier sistema.

    Sin embargo, el nosotros parece que solo cuenta con un arma: la muerte. Pero la muerte del esclavo nada importa al amo porque él la regula con sus pentágonos y vive de las impotencias. Solo si la muerte del esclavo es amenaza de armagedón, real o simbólico, dejar de ser el que les compra, el que les construye palacios, el que ríe en sus circos...solo así, y aún ni con esas tal vez, del derrumbe de todos los sistemas que no cuenten con nosotros brotará algo digno para la famélica legión de los esclavos, sus coches utilitarios en la puerta y sus hipotecas junto al mar.

    ResponderEliminar
  3. Muérete!!! solo entonces serás libre..
    La ultima frase que le dice el niño a la niña ,acosada y perseguida por sus propios dioses, infravalorada por su especie, acosada por la subcultura de su propio país.
    Muérete!!! en la película "Y buda explotó por verguenza"

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Precioso espacio el tuyo.

    Cuando se nos niega la huida, y sobre todo los sueños, parece que el mundo se nos derrumba. Sin embargo el deseo es poderoso... Que poema tan bello.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Diana H. Que el ruido sea grato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Acaso, Luis, la vida es una constante huída, un viaje a ninguna parte suele decirse, una vorágine inconsciente, un tráfago de tiempos que se pierden y se diluyen...y lo que bien dices: la muerte del esclavo qué coño va a importar al amo, un muerto más es un problema menos, preferiría el amo, eso sí, que la muerte la decidiese cada siervo, pero si no ellos están dispuesto a procurársela. Todo es cuestión de tiempo.

    Creo que tiene que haber un resquicio, no sé si el de Alicia o el del Topo Viejo, tiene que haber espacios que se habiten para quebrar los otros que se imponen despaciblemente.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, Gene, desconozco esa peli, si merece la pena puedo intentar verla. Al muérete habrá que responder que no. Que los imperativos no nos gustan.

    ResponderEliminar
  8. Laura, y además el deseo es un totem. Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  9. Del miedo y las culpas es difícil escapar. Tal vez sea caprichosa mi interpretación pero me han venido a la mente estas posibles causas de las sensaciones que leo en tu texto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Y yo, Neo, tomo nota gustosamente de esa interpretación.

    Buen día siempre.

    ResponderEliminar