.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 25 de diciembre de 2011

en el faro


tal vez sientas la tentación de quedarte en esta casilla; lo tienes todo: luz, apartamiento, sosiego, musicalidad; es la imagen bucólica que no cita la otra parte: la soledad, el aislamiento, la inquietud, el rugido del fin del mundo que llega con el oleaje a tanta velocidad como los latidos del corazón; pero quieres probar


2 comentarios:

  1. Podría ser el descanso del guerrero,pero cuando el cuerpo y la mente están demasiado tiempo en reposo puede atrofiarse y precisa seguir batallando, a no ser que en ese reposo estén ya incluidas las victorias de las pasadas guerras y se desee permanecer connscientemente en la paz de uno mismo

    ResponderEliminar
  2. Cuidado con las fases de la vejez. No resignarse a seguir construyendo. Difícil saber qué es y cómo se manifiesta la paz de uno mismo. Hasta ahí no llego.

    ResponderEliminar