.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 25 de diciembre de 2011

las trampas de lo que atrapa



no pudiste evitar asomarte; los reflejos arrastran a veces al abismo; la sed, la curiosidad, el deseo, Narciso...y el borde apenas está dibujado; no es una caída definitiva, pero sí muy brusca; marca lo suyo, pero cuántas veces no habrás caído al fondo, cuántas veces; y aún sin aprender


1 comentario:

  1. Todo lo imprevisto debe estar previsto. Tocar fondo las veces que sea nercesario. Cada fondo, si tiene una base , puede ser remontado, lo terrible seria caer en un pozo sin fondo donde la caida es indefinida.

    ResponderEliminar