.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 25 de diciembre de 2011

despedida y gratitud


sean trabajos o exilios, cultivos o descubrimientos en tierras ignotas, siempre hay alguien que despide; siempre hay un ser dispuesto a un vuelo que indique al navegante de la proximidad de la costa, justo cuando el nauta ya creía que las aguas procelosas le iban a engullir; la gratitud de la despedida es también la del encuentro

1 comentario:

  1. Hay que soltar lastre, cuando estamos prestos a volar, dejar unos caminos para adentrarse en otros. Una puertta se cierra,otra se abre y de nuevo el trabajo empieza.

    ResponderEliminar