.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 29 de octubre de 2011

sin pérdida




la niebla, las sábanas arrojaban niebla sobre él; luego el suelo, borrando los pasos de sus pies a la intemperie; la ventana es alta, los goznes crujen, se resiste, la abre; arañazo, el perfil afilado del marco de metal en su costado; blasfemia, un desahogo común que le reconforta del impacto; piensa en el sonido contundente de la palabra, luego en el derribo del concepto, en el vacío de las divinidades inútiles; exposición, su cuerpo va perdiendo calor a medida que se entrega a la niebla exterior; se deja herir la desnudez por el frío; más boira al otro lado del arroyo, sorteando los abedules, ocultando la ladera; tos, tose fuerte, repetidamente, punzadas gélidas como bofetadas; ¿seré niebla?, se oyó preguntarse a sí mismo; soy la niebla, le dieron ganas de gritar, pero no le parecía apropiado; la bruma habría ahogado el eco; la niebla si algo tiene de caracteristico es silencio, constata; la humedad de la niebla es el desquite a la sequedad de los hombres, piensa; él se reconoce en el silencio; pero empapado en su ciénaga se constituye como niebla; levantará, pronto levantará, lo sé, se dice; ha bajado y abre el portón de la casa; la niebla le desnuda aún más; conoce la orientación; camina; no se desvía





4 comentarios:

  1. La niebla abraza mi casa con harta frecuencia, abro la puerta para que entre y mis pulmones respiran bien en su interior, (de la niebla) o bien salgo a abrazarla, dependiendo del manto, nunca desnuda, que la vejez ya no me lo permite. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Transformarse en el entorno... desasosegante. Y la niebla ha tenido siempre ese punto de inquietud porque nos desdibuja, nos desorienta, nos descoloca, nos deshace... nosdes...

    ResponderEliminar
  3. Emejota, la niebla es un paisaje recurrente en mi vida. Con raíces en la infancia (me gustaba dejarme arropar por la niebla) La niebla preserva secretos también. Y sueños, y metamorfosis...

    ResponderEliminar
  4. Ramón, qué bien lo captas y lo expresas. Yo he sido niebla, te lo aseguro. Y el riesgo de lo que hay al otro lado no da miedo.

    Buena noche.

    ResponderEliminar