.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 5 de agosto de 2010

Tenacidad



No sé de qué materia es la espuma
que acaricia tu ausencia.

Ella, zigzagueante o concéntrica,
atraviesa lo más inhóspito de mi mismo
hasta moldearme.

Insistente y feraz.



10 comentarios:

  1. Bello. Primera vez que te leo. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. preciosa foto y delicado poema.

    Como dice Ataúlfa, está dicho todo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es como un hueco, una inmensa oquedad... Los huecos duelen. Hermoso poema-

    ResponderEliminar
  4. Amrrast. Puedes seguir leyendo. Gracias por tu apreciación particular.

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, tu concisión, Ataúlfa, supera la mía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Aquí. Es el mar lo que genera preciosidad a cada instante. Y el oleaje que pare espuma, mientras las rocas se consumen lentamente.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Ramón. Las oquedades pueden ser también abrigos. Me quedo con los abrigos protectores.

    Gracias y bona nit.

    ResponderEliminar
  8. La espuma, el fuego del mar, es hija del aire y del agua. Y moldea la tierra.

    Precioso poema.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Rat. Y por lo tanto a la materia. Y por lo tanto al hombre.

    Qué descripción conceptual tan enorme la tuya.

    Gracias.

    ResponderEliminar