.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 25 de julio de 2010

Masa, ¿dónde está tu victoria?


Masa, ¿dónde está tu victoria?

La pregunta no puede ser entendida por su destinataria, porque la destinataria no escucha sino un mensaje preconcebido. Error mío en plantearla, por lo tanto. Salvo mis ganas (intenciones) de provocar.

No es la masa la que piensa y racionaliza, sino el individuo. Dos o varios individuos pueden coincidir en el ejercicio, y por lo tanto pueden ser emisores y destinatarios, porque no han renunciado a su individualidad. Pueden hablar y entenderse. Más allá, el pensamiento y la acción pueden disociarse, luego traicionarse, luego anularse mutuamente. Queda cuestionada, por lo tanto, la propiedad que tradicionalmente se le concedía a la especie humana como intercambiadora de ideas y esfuerzos superadores.

Especie y ser se comparten y son dos caras de la misma moneda. Si se articulan armónicamente resultan constructivas. De lo contrario, se contradicen y pueden llegar al exterminio mutuo.

La masa no tiene ideas, ni particulares ni generales, tiene una adscripción que la vincula más a la materia bruta que a la racionalidad. Perded toda esperanza los que en ella os transformáis. Y quien pueda, que se salve.

Puede que la masa sea manifestación y tendencia, pero es innegable que tanto en situaciones históricas como meramente temporales o en concurso de modas y espectáculo, no es exclusivamente una expresión sociológica o de psicología colectiva. Veo algo más profundo y lejano en ella. Algo más biológico, incluso anterior a la biología humana. Masa es masa. Materia dura, aluvión, precipitación enajenada, fase anterior a la evolución cultural humana. Negación de la negación.

No es la masa la que delega. Delegan los individuos. Delegar es perder y extraviarse. Quedarse sin control y quedarse sin rumbo. Al delegar, al admitir ser sustituidos por una acción amorfa y brutal, se arriesgan hasta límites insospechados. Ejemplos hay a miles en la denominada Historia.

Admito que al individuo le gusta sentirse otro. Incluso otros. Incluso todos. Si para sentir esa vorágine de masificar su Yo se entregan a una teoría, una doctrina o una ideología excluyentes, su entidad personal palidece y se reduce a la mínima expresión. Puede hasta desaparecer.

A veces al individuo le apetece identificarse -¿morbosamente? ¿por límites de evolución de su personalidad?- con su antítesis, incluso a través de un simple espectáculo de masas (una procesión, un desfile, un concierto, una parada, un mitin) La atracción morbosa de sentirse un colectivo del que pretenden que les ratifique está a la orden del día. Pero uno no se confirma en el grupo por la vía de dejarse arrastrar. Sí por la coincidencia en el pensamiento y en el lenguaje.

Puede que el miedo lleve a los individuos a arroparse obcecada y oscuramente en un ente difuso que llamamos masa. Cuidado: detrás siempre hay una minoría dispuesta a manipular y conducir el miedo de los hombres.

La masa mata a la masa. Peor: mata a individuos concretos. Sea bajo sus formas de imposición política o religiosa o de convocatorias de ocio, si el individuo se entrega en su desnudez se desprovee de sí mismo. Renuncia a ser. ¿Qué le queda?



(Fotografía de Misha Gordin. Me parecía más oportuno colocar esta foto que una cualquiera de las que corren por internet sobre la autoinmolación fortuita de un montón de jóvenes en la Love Parade en Duisburg, Alemania, Europa, Primer Mundo. El titular reconvierte el versículo del libro epistolar bíblico I Corintios, 15:55...¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde, muerte, tu aguijón venenoso?)

9 comentarios:

  1. Realmente interesante tu texto, Fackel. Paradójicamente, el concepto "masa" me hace pensar, en tanto que asocio esa idea con "la nada" de Ende, pues pareciera que al convertirse en algo informe ambos conceptos se convirtieran en uno solo.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  2. Extraordinario, Fackel.

    Asiento, asiento y pienso.

    Creo percibir remotos ecos canettianos por aquí, pero he de decir que la savia de aquel ser lúcido te inunda y dispara nuevos afluentes en ti,

    salve

    ResponderEliminar
  3. Fackel, es así de desolador el panorama que tenemos. La masa lo es todo.
    Se ha desperdiciado la capacidad del individuo para hacer un mundo más habitable, si pensaran por sí mismos, pero los poderes lo han convertido en seres alienados y embrutecidos. Ya hemos tenido ejemplos hace poco con las manisfestaciones, congregaciones, etc de miles de personas por...

    Los demás estamos aislados. La libertad te aisla de los demás, sobre todo porque no quieres participar y ser parte de esas manipulaciones.

    El libro de Canetti "Masa y poder" me gustó muchísimo. Creo que es esclarecedor y tan actual como cuando lo escribió.

    Me alegra leer estos textos tuyos porque comparto esa visión crítica de la sociedad actual.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ataúlfa. Asociar masa con nada tiene significado. Es la delegación del vacío. Y ambas son el vacío. Pudiera ser como dices.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Stalker. No te sorprendas. Canetti es una constante enjundiosa y vivificante para mi. Su vida fue larga y conoció pasajes históricos del siglo XX muy complejos. Sus antecendentes ya eran magmáticos. Supo deglutir a su manera el mundo. Al final, ¿qué otra verdad existe sino la que te conduce a ti personalmente a afrontar la realidad?

    Un abrazo. Fuerza.

    ResponderEliminar
  6. Tampoco es nuevo el comportamiento de la masa, Say. ¿Recuerdas el panem et circenses romano?

    Lo que aísla ¿es la libertad que asumes o la manipulación a la que te sometes?

    De la capacidad del individuo y de los individuos...uf, habría que hablar largamente. Hoy no me apetece ni me siento capaz de ello. Posiblemente haya que deshacer tópicos y aceptar realidades (que por otra parte se han ido transformando)

    Gracias por apoyar mi rigor quejica, no sé si muy crítico. Uno ama la vida y a la vez no sabe hacerlo sino con acritud.

    Buena noche.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. http://youtu.be/rE3HRmo5gl4. Es que me lo ha recordado. Es una de mis favoritas. En realidad la obra completa.

    ResponderEliminar