.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 27 de enero de 2010

Y Moisés bajó de la montaña


Y bajó de la montaña Moisés y escenificó la última buena nueva. Dejad de adorar al becerro de silicio que ha quedado viejo. Yo os proporcionaré otro que os hará más libres, dijo Moisés a las turbas que esperaban inquietas su regañina. Porque el Señor quiere que la Ley se cumpla y su mensaje llegue a todas las cuentas corrientes. Y puesto que la competencia es mucha, he aquí que me ha sido revelada la última herramienta del poder del Señor para redimir a la humanidad del tedio, proporcionar su felicidad y garantizar el control social tan deseado por el Señor. Mas habréis de cumplir lo que viene inscrito en esta nueva Tabla, donde se os promete el fácil acceso a todos sus mandatos, y donde la aceptación de sus prescripciones os garantiza vuestra salvación, previo pronto pago, naturalmente. Esto les dijo Moisés a las masas que anhelaban el último producto. Y Las masas emitieron expresiones de asombro y se postraron ante la nueva Tabla exhibida por el enviado del Señor. Y desde la base de la montaña partieron mensajeros en todas las direcciones del planeta, de occidente a oriente, y de norte a sur, y desde la inmensidad de su Poder hasta la pequeñez del alma del más humilde de los esclavos, para depositar la semilla que debe germinar en los mercados. Y la expectación fue mucha, y el Señor, desde sus alturas, confió de nuevo en las catervas humanas. Hasta la próxima ocasión en que todos se sientan traicionados, y sea necesario un nuevo profeta, una nueva Ley y un nuevo sistema de ventas.

(Cuadro de Rembrandt sobre Moisés mostrando los Mandamientos. Probablemente se trata de una premonición del pintor holandés sobre el patriarca Steven Jobs presentando su I Pad ante la mirada boquiabierta de los elegidos)

5 comentarios:

  1. ..bueno, no creo que lo compre...

    ResponderEliminar
  2. La estrategia de "marketing" religioso les lleva funcionando a Moises & Company... Humm... unos 3000 años
    Está claro eso de vender la salvación eterna tiene la ventaja de que el cliente tiene que morirse antes para poder reclamar por la estafa.
    Bueno, en el infierno nos echaremos buenas risas juntos.
    Salud y excomunión urgente.

    ResponderEliminar
  3. Tula, que no se puede decir que esta tabla de las prescripciones no probaré...

    ResponderEliminar
  4. Aragonía, gracias por convocarme al Hades. ¿Ampliamos la convocatoria a los contertulios habituales? ¡Nos lo pasaríamos grande! Eso sí. Nunca antes de tiempo.

    Por otra parte, nada de Tablas ni tableros, si hay que bajar del monte que sea con apetito.

    ResponderEliminar
  5. ...pues si, tienes razón...nunca se sabe,...
    un fractal abrazo.

    ResponderEliminar