.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 9 de enero de 2010

Audacia



Míralo bien.
Deléitate en su pequeño óvalo
y en su rojez.
Acaricia el fruto
que has tomado de la vida
y acostúmbralo a tus labios.
Antes de que la nieve
lo cubra.

7 comentarios:

  1. Precioso poema, Fackel
    ¿Has de acostumbrarte al sabor del fruto? o ¿ha de acostumbrarse el fruto a tus labios?
    Es una duda, no sé si razonable.
    Fotografía muy delicada, inspira ternura, sí.
    Pases buen día, hermano.

    ResponderEliminar
  2. Y puedes hacer mermelada con sus bayas antes de que lo cubra la nieve, porque diría que es un espino de fuego, también llamado arbusto ardiente, mmm...

    ResponderEliminar
  3. Sagardiana. ¿Y que te digo? Estos pretendidos poemas con frecuencia son pretendidas metáforas y soy incapaz de sacarte de la duda, de verdad.

    Y que gracias por tus observaciones. Las cosas más simples -esa ramita y ese fruto- me llevan a veces más allá de lo físico. O a otra física. No sé, los objetos y lo que nos rodea, en general, están cargados de significados ocultos, de representaciones particulares, que no dicen lo mismo a unas personas que a otras.

    Buen día avanzado, también tú

    ResponderEliminar
  4. Lo que se agradece Rat que me digas lo que es eso. No tenía ni idea. Lo cogí ayer de un matorral, ignoro para qué sirve ni conozco sus propiedades. Si me aseguras que se trata del espino de fuego -la primera vez que lo oigo, no sé de botánica- buscaré sus usos.

    De momento me gustó, lo toqué, lo metí en el bolsillo y lo convertí en estrella de mi cámara fotográfica. Tiene una forma y un color que me cautivó. Y mira que es simple.

    ¿Con tan pequeña dosis se puede hacer compota? No sé. A mi me ha dado sólo para unas letras que he sentido. Y tan a gusto como un arbusto.

    Gracias, pues.

    ResponderEliminar
  5. Una preciosidad de foto y un bello poema.

    Felicidades

    ResponderEliminar
  6. Aquí...Si sólo pretendo expresarme...

    Gracias por leerme, pues.

    ResponderEliminar
  7. Es una hermosa manera de hacerlo.
    Gracias a tí.

    ResponderEliminar