.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 2 de diciembre de 2009

Mascarón


Mascarón insomne.
Avanzando contra las horas
de los días perdidos.
Como sagrado numen
nos salpicas de espuma
y enfilas intrépido el rumbo
irreversible.
No concedas descanso
a los vivos
ni mudes el sereno paisaje
de tu rostro
mientras envejecemos.

5 comentarios:

  1. Mi mascarón sería el dragón
    No tanto por vikingo sino por pirata
    Libre y liberador…
    Naufrago de pensamientos propios y ajenos.
    Ya sabe Fackel
    Las arrugas son inevitables pero son experiencia
    Las ojeras, en cambio, si se duerme…

    Salud y buenos vientos

    ResponderEliminar
  2. Sabias son tus palabaras, Kalíkrates. Lo de Libre y Librepensador me gusta, aunque ya sabes lo relativo que es...

    Y ten cuidado con lo de pirata, que está muy mal visto el tema últimamente. Claro que...¿quiénes son más piratas? Porque los pescadores vascos y en general multinacionales en aguas índicas ¿qué hacen? ¿O esquilmar el océano no es una de las abundantes formas de piratería? En fin...

    Gracias por tus deseos de vientos de bondad.

    ResponderEliminar
  3. No consigo sacudirme cierta tristeza cuando contemplo los mascarones. Hay algo de desgarradora soledad en su avance pionero. Y en tu poema.

    Buen Norte!

    ResponderEliminar
  4. Probablemente, Rat. El oleaje y el viento y las tempestades y el sol... agrieta mucho a los mascarones y... a los humanos.

    Acaso porque se navega al igual como se nace y se muere...en soledad.

    Buen rumbo, seguro que sí.

    ResponderEliminar
  5. ¡Otro mascarón! Esta imagen me recuerda a la imaginería. Beso.

    ResponderEliminar