.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 25 de septiembre de 2009

La mesa



A veces los objetos se nos acumulan. Pero siempre hay una casa para acogerlos. Una mansión cuyo reflejo son los recuerdos. O acaso la posibilidad de lo que no fue. Se puede dibujar otro espacio, donde nuevos pasos puedan recorrerlo. Pero no recuperar lo transitado. Buscas en los libros una identidad que te está llevando toda la vida. La logres o no, sólo en la búsqueda está el sentido.

9 comentarios:

  1. Cajones como almacenes de sueños, memorias escondidas y anhelos varados... Objetos que codiciosamente atesoramos delatan nuestras ambiciones y fracasos.

    Curiosa su serie de los colores, imagino ya acabada. Para gustos están...

    ResponderEliminar
  2. Espero que tu casa sea más acogedora y menos terrorífica
    que la de la foto...

    un beso

    ResponderEliminar
  3. Objetos...atesoran recuerdos. Hacen que nos olvidemos del ahora, Pero sí,es posible prescindir de ellos, limpiar, despejar el panorama.Incluso cambiar de casa, cambiar de lugar, de ropa, de trabajo. Mucho esfuerzo, quizá en vano, En el fondo sabemos que somos lo mismo, y por más que busquemos donde sea que lo hagamos, sabemos que seguiremos siendo lo mismo. Justo lo que nos recuerdan los recuerdos.
    Fackel, esto no tiene remedio.Hay que parar.

    ResponderEliminar
  4. Acumulamos los objetos por el valor sentimental intrínseco que tienen, pero pasado un tiempo nos damos cuenta de que esos sentimientos que en su momento despertaban en nosotros han ido cambiando.
    Lo difícil es guardarlos y acogerlos sin sentir nostalgia...

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. Aragonía, me alegraré de que sigas bien. Ah, el poder de los objetos. Aunque muchos de ellos ya en desuso, qué larga mano sobre nuestra memoria, ¿verdad? También certifican lo que vivimos y se nos escapó, lo que aconteció a nuestra vera, lo que significamos para la gente que tuvimos cerca.

    Y sobre Rothko...sí, me puse pesadito reproduciendo tantos cuadros. Pero las horas del día pueden ser más largas que esas pinturas. Los días son más abstractos a veces de lo que pensamos. Su transcurrir no entienden de leyes humanas. Nosotros...y nuestros quehaceres...somos otra cosa.

    Un abrazo, y salud siempre.

    ResponderEliminar
  6. Jaj, Rat. La mansión Usher, de Poe, es genial. Ya me encargaría yo de hacerla acogedora. La que acoge la mesa y los papeles lo es, creo que se nota, ¿no?

    Siéntate nocturnamente a gusto.

    ResponderEliminar
  7. Lagave, cuánto tiempo. No hay que ser esclavos de los recuerdos, obviamente. Ése es mi punto de vista. Las casas acaban convirtiéndose en almacenes de objetos desusados y de objetos con significado, aunque no se usen de modo práctico. Estos últimos me resultan entrañables. Detrás de cada cosa hay personas, situaciones, sentidos, sentimientos, entregas, olvidos...Hay de todo, vamos.

    A veces conviene guardarlos todos en cajas y llevarlos al trastero. Yo hace muchos años practicaba el sano ejercicio de regalar cosas que tenía. Necesitaba romper con situaciones personales, muy de mi mundo emocional, y realizaba el exorcismo dando objetos (colecciones de sellos, de cromos, tebeos, el belén navideño, los minerales, etc.) Claro, que siempre me arrepentí de ello, aunque en su momento fue una urgencia para demostrarme superación (esto sólo lo entiendo yo)

    Puede ser eso que dices, que somos lo mismo, ¿te lo crees? No pasa dos veces el mismo agua por el mismo río de nuestras vidas. Y en ese sentido, los significados pueden variar. Y por lo tanto, nuestros caminos.

    Sigue inquisitiva.

    ResponderEliminar
  8. Inner. Bienvenida.

    Claro que los objetos tienen valor sentimental, ¿te parece poco? Pero la memoria sentimental es algo más que los sentimientos dispersos, que los que van quedando atrás, que los que ya no tenemos...Y que son sucedidos por otros nuevos. Nunca renunciamos a nuestra propia sentimentalidad, porque es un elemento cultural íntimo y personal que nos ha formado, que nos sigue haciendo.

    ¿Que los objetos nos producen nostalgia cuando son ya de otro tiempo? Evidentemente, pero la nostalgia es sensibilidad, es reconocmiento, es asunción de nuestras experiencias. Gratificación emotiva de la memoria interior. Esa nostalgia del recuerdo cuando tocamos un objeto dura un instante, así que no hay peligro de colapsarnos en ella.

    Gracias por tu coment si te ha significado.

    ResponderEliminar
  9. ¿Búsqueda? ¿Sentido? Bella imagen de aspecto maternal. Beso.

    ResponderEliminar