.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 19 de mayo de 2009

Y en el fondo la luz




Pasaba y se quedaba
a cada instante
sin ser piedra sin ser agua
sin ser alma

5 comentarios:

  1. Este es el poema, de los tuyos, que más me ha gustado.

    Chapeau bas! Quizá algún día te lo pediré prestado (con tu firma incluida, claro).

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. sólo movimiento.

    y yo también me quito el sombrero.

    ResponderEliminar
  3. Sois bondadosos, Ana, Stalker...yo sólo escuchaba al borde...

    Salud y corriente, siempre corriente.

    ResponderEliminar
  4. Salud y piedra, canto rodado que se despeña...

    A veces vengo aquí con la sensación de que vengo a despertar al oso, qué cosas, no?

    abrazos

    ResponderEliminar
  5. No olvides que también tras la hibernación se encuentra la vida, frater Stalker.

    ResponderEliminar