.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 31 de mayo de 2009

Sobrevuelo


Día y noche
en la fronda

la agitación de los fantasmas
no quiebra el silencio

el deseo serpentea

las voces nacen tenues
fundiendo los gemidos

disolución


(Eikoh Hosoe, foto)

2 comentarios:

  1. Vas directo del ojo al hueso (si me permites que utilice el título de un poemario que me es muy querido).

    Tu visión se entraña al extravasarse... corta como un cuchillo.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi tus percepciones me asombran y es en el asombro donde nos ratificamos.

    Gracias, antorcha Stalker, hay maneras de decir las cosas que muestran las pequeñas sendas por las que debemos transitar.

    ResponderEliminar