.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 3 de junio de 2009

Indigerible


Días en que la saliva
sabe amarga

o una costra
hendiendo la garganta

cuando no se asimila la vida

ese atroz alimento
no siempre digerible.


(Imagen de Ralph Gibson)


10 comentarios:

  1. Siempre, Stalker, hay que escribir desde y con el sentido y sus ramificaciones. No te preocupes, son momentos. Escribir con dureza (siempre relativa)también es exorcismo. Sería más llevadera la máscara, pero en ocasiones hay que quitarla. Sería del género bobo ocultarse a uno mismo. Y una cosa son las sensaciones y otras el rendirse a las aflicciones.

    La vida -y la palabra- siguen su camino...

    ResponderEliminar
  2. Ah, un leve apunte. Esta mañana al venir a trabajar, un imbécil que conducía temerariamente -bonita autoafirmación la suya- estuvo a punto, por milímetros, de desplazarme de la carretera. Vio un hueco entre vehículos y para demostrarrnos a todos la portentosa habilidad se me coló alocadamente. Luego vi que seguía haciéndolo con otros coches, con los que también estuvo a punto de chocar. A los pocos metros coincido a su altura, me desafía con su rostro de imbécil, me hace el típico gesto imbécil con el dedo para arriba, farfulla berridos -no creo que fueran palabras ya que un imbécil no habla jamás- y me provoca la risa, aunque también la indignación. Igual pensaba el ladrón -imbécil- que todos somos de su condición.

    La fina línea de la vida ¿tiene que estar en manos de los imbéciles? Por supuesto, no le deseé la muerte; simplemente, deseé que no existiera, jaj.

    Que cada quisqui saque sus conclusiones.

    Salud y renovación.

    ResponderEliminar
  3. Salud, Fackel...

    confío en que saldrás de esta época con más energía. Mientras tanto, tu escritura hace que me preocupe: estás cabalgando por las venas del dragón.

    Cuidate

    ResponderEliminar
  4. Sin ser conscientes de ello, caminamos sobre el filo de la navaja permanentemente. La diferencia entre el ser y el no ser es tan poco perceptible...
    Pero toca vivir. Aprovecha.
    Buen descanso, Fackel.

    ResponderEliminar
  5. Maestro, sé que no es el momento más oportuno, pero me sentiría muy honrado si hicieras el cuestionario Marcel Proust en mi blog. Tengo mucho interés en tus respuestas.

    abrazos

    ResponderEliminar
  6. ... eres el decano de la orden de los Insumisos. No puedes faltar.

    ResponderEliminar
  7. Huy, qué poco amigo soy de cuestionarios. Que soy muy pudoroso, Stalker...Y además eso de tener que decidir una respuesta simple en un mundo complejo...En fin, veré de qué va.

    ResponderEliminar
  8. Lagave, el filo de la navaja es con frecuencia el indicador de nuestras percepciones más profundas. Arriesgamos el corte y la herida, tal vez el sucumbir, pero también la sensibilidad nos depara grandes sorpresas y descubrimientos. El equilibrio es lo que importa.

    Y en efecto, es tan poco perceptible el límite...pero lo es.

    Gracias por tu comentario siempre aportador.

    ResponderEliminar
  9. Fackel:

    es un juego, hombre. Te animo a participar. Los resultados están siendo increíbles y conmovedores...

    ResponderEliminar