.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 30 de mayo de 2009

Las esferas furtivas


Al fin y al cabo vivimos dentro de una esfera, ¿no? La Tierra, o eso dicen. Pero dentro de esta esfera achatada e imperfecta, ¿no hay sino otras esferas que salpican, saltan unas sobre otras o se engullen o se ignoran haciendo caso omiso a los tiempos y a los espacios?

Esferas que ascienden en espiral y esferas que caen en vértigo. Esferas que flotan como si fueran ajenas a la ley de la gravedad y esferas que no levantan vuelo jamás. Esferas que revientan y esferas que se nutren. Esferas ostentosas y esferas humildes. Esferas que buscan la luz continuamente y esferas que no salen de las oscuridades jamás, ni lo pretenden.

Se me ocurren dos tipos opuestos de esferas.

Una burbuja, por ejemplo. Vivir como si no se viviera. A la defensiva, pretendiendo permanecer incontaminado, sin que roce la malicia, ni la adversidad, ni la responsabilidad, ni las ganas de prospectar. Misión imposible. Tal vez una de las mayores ficciones que el humano puede pretender. Desde una burbuja uno no se siente, ni se comprueba, ni se fortalece. Vivir alejándose permanentemente, sin encarar cuanto va aconteciendo en torno a uno, conlleva la negación. Pero también la burbuja puede representar esa belleza abstracta que todos nos gustaría que nos abdujera, y eso es lo que nos atrapa, una actitud abstracta que choca con la vida cotidiana, pero en la que, en ocasiones, nos refugiamos obcecadamente. No siempre las burbujas son transparentes. Tras esta apariencia con frecuencia se abigarra la ensoñación, pero también la indefensión y el escape.

Una canica, por ejemplo. El eterno rodar. Ni siquiera su inactividad implica parálisis. Al ligero contacto de otra canica la primera se activa. La parada de una canica es momentánea. Las canicas son impuras, en sus roces se desgastan, pero la energía que una descarga contra la otra activa a su vez la de ésta. Nunca se sabe dónde reside la fuerza de una canica. Tal vez sólo en la propia acción de unas sobre otras. Su apariencia opaca oculta otras visibilidades que sólamente cada una conoce.

Burbujas o canicas, todos somos furtivos: furtivos huidizos unos, furtivos transgresores otros. ¿Dónde nos hallamos cada uno? ¿En la burbuja o en la canica? ¿O pasamos a lo largo de la vida de un planeta a otro inadvertidamente?



De burbujas y sus metáforas, las mujeres del grupo LA FURTIVA, de Castellón, saben lo suyo. Lo exploran, lo materializan, lo ritualizan con su danza. Definen su espectáculo como una propuesta poético-teatral, ejercitan el mundo de las esferas con una capacidad metafórica que nos dejó deslumbrados a los espectadores callejeros. Su ritmo de danza, apoyado en una selección musical potente y bien llevada, lo ejecutan con una conjunción deslumbrante. Fue un espectáculo cautivador. Así definen ellas el significado de la burbuja:

“La burbuja puede ser todas las cosas que queramos, incluso puede ser nada. La nada también es belleza en movimiento, pero también es la idealización del espacio, la opresión de lo propio y limitado del espacio. La burbuja es un espacio lleno de enigmas que encuentra sentido cuando el movimiento de los cuerpos inicia una danza ritual que, no sabemos por qué, nos cautiva y nos seduce. Pero ¡no es suficiente! Necesitamos encontrar el enigma que se esconde dentro de la belleza plástica de la danza. Porque la danza en si misma es enigmática como el fuego. Y ese debe ser el camino. Encontrar el fuego en la danza.”


10 comentarios:

  1. Me hubiera gustado ver a esas mujeres en acción. Encuentro muy inspiradora su definición de burbuja.

    Ah, el secreto de las burbujas se halla en la "tensión superficial" que dicen en física, un tira y afloja entre las moléculas.
    Pero tienden a explotar a causa de la fuerza de la gravedad, jjaja, como todo en la vida...

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Rat. Tomo nota de tus nociones de física, y su translación a la vida cotidiana.

    Y sí, esas mujeres lo hicieron muy bien, acabaron agotadas. No pude por menos al acabar la sesión dirigirme a ellas y felicitarlas, ¡y las gustó un montón! Nadie lo había hecho. El público es tan frío como imbécil...no sé si enienden o no lo que se representa en las calles, pero son poco generosos agradeciendo el esfuerzo. Ignorar el valor del esfuerzo indica la ignorancia y el desinterés de ciertas gentes. Qué lástima.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy uno de esos espectadores que vieron el espectáculo y le encantó. Cuando acabó la función envié a mi hija a echar unas monedas en su gorra y no tuve valor para acercarme a felicitarlas.

    He encontrado este blog al buscar en Google información sobre ellas. Y es que no sólo fui espectador, también fui fotógrafo y me gustaría compartir con ellas mis fotos. A ver si tengo suerte de encontrar un enlace de su vida virtual y contactar con ellas.

    Excelente post el escrito. Muy bonito.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Soy una de las chicas de La Furtiva. Acabo de llegar a casa y me he encontrado este enlace en la red... guau, gracias a todos!!
    Para nosotras fue una experiencia increible el festival y además nos han dado el premio "Valladolid propone" y volveremos el próximo año!!
    Espero que entonces os acerquéis a saludarnos, para nosotras es un placer.
    Toda la información que querais y el contacto en: www.scuraweb.com(muy buenas las fotos!!)

    GRACIAS
    Pepa Cases

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho que os hayan dado un premio. Hoy mi hija nos preguntaba si íbamos a ir a ver "las burbujas" hoy, así que el próximo año allí estaremos y pasaremos a saludaros.

    Sois estupendas y os deseo mucha suerte.

    PD: os mandaré a vuestro correo el enlace en Flickr de las fotos que salgan de la criba.

    ResponderEliminar
  6. Una gran idea esa de representarnos en nuestra burbuja. Enhorabuena a esas chichas. Yo tiendo a meterme en todas las burbujas: mientras dura hay que vivirlo, aunque el destino de la burbuja sea estallar. No me gusta quedarme fuera y hacer de mosca cojonera, advirtiendo: "ojo, que esto es una burbuja". Siempre hay algún aguafiestas dispuesto a hacerlo. Creo, en cambio, en cojer esas subidas, momentos en que la consciencia está quizás alterada, pero en que -momentáneamente- todo tiene sentido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Nacho Vegas, gracias de pasar por aquí. Los anónimos nos rozamos en la calle y también en internet, por lo que veo. Está bien.

    Las mujeres de La furtiva colocan su dirección web, también hay un blog.

    A ver si en el próximo espectáculo de calle somos capaces de detectarnos. Los fotógrafos intuitivos tenemos que ser también observadores sensitivos, ¿no?

    Un abrazo, Nacho.

    ResponderEliminar
  8. Pepa Cases, no cejéis en el esfuerzo. Ideas como la de las burbujas deben cundir. Se puede hacer abstracción del realismo anodino del mundo y de la vida cotidiana para traducirlo en metáforas, ergo en Arte.

    Seguid avanzando en los empeños, gustasteis a mucha gente con la que hablé.

    Un beso al grupo.

    ResponderEliminar
  9. Francisco, me alegro saberte por estos lares.

    Aunque coincido con tus sugerencias vivas y experimentadas, sólo un leve matiz: el destino de las burbujas no es sólamente estallar, sino trascenderse. Su sustancia se disuelve en otras partículas, y esto es lo que a mi me interesa en esta vida.

    Debemos, pues, formar parte de las partículas que se nos revelen. Yo, al menos, no renuncio.

    Un abrazo entrañable.

    ResponderEliminar
  10. Que cosas dices Fackel. Para mi sería un honor poder detectarte, pero no he sido capaz de detectar a dos fotógrafos a los que admiro y que en alguna ocasión vi sus caras en foto.

    Estoy subiendo fotos del TAC y de La Furtiva a mi cuenta de Flickr: http://www.flickr.com/photos/naccho/sets/72157619148794684/

    En un grupo de Flickr creado expresamente para el TAC hay muchas y buenas fotos de La Furtiva: http://www.flickr.com/groups/tacvalladolid/pool/

    Un saludo y espero seguir rozandome contigo en la calle y en Internet.

    ResponderEliminar