.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 4 de abril de 2009

Desfiguración



Atravesarás la noche
deambularás en busca de tu ausencia
la mirada sin ojos y las uñas
afiladas
ante lo imprevisto.

A contraluz puede asustarte
la visión de tu sombra
desplegada.

Tantos indicios
para no obtener
nada.
Tantas pisadas cautas
para no saber
nada.
Tantas idas y retornos
al fondo de tu corazón
para no palpar
ningún latido.

Condenado a andar entre brumas
sé tú mismo
un espectro más del paisaje
noctívago.


(Fotografía de Rodolfo Sierra)

4 comentarios:

  1. Me gusta la suave levedad nocturna,
    como a los gatos de discreto andar
    no ser sorprendidos en sus correrías.

    Salud e intrascendencia.

    ResponderEliminar
  2. Tú eres noctámbulo, Fackel? ¿O perteneces a las huestes diurnas?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Aragonia, muy agudo. Pero no es fácil el discreto andar en un mundo donde el ruido pulula y los ojos escrutadores de las otras bestias humanas nos señalan. Y a pesar de ello, uno lo intenta, porque los gatos, como otras especies, nos enseñan.

    Que cunda la intrascendencia relajante y sabia.

    ResponderEliminar
  4. Stalker indagador. Adivina cuándo soy Doctor Jekyll y Mister Hyde. Ahí la respuesta.

    Chócala.

    ResponderEliminar