.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 4 de abril de 2009

Araña



Araña, araña, rasga, clava tu defensa ungular, libera tu retráctil herramienta, gatuña contra la cal que exhibe nombres e imágenes, no lo hagas sólo por quebrar el espejismo, tu despliegue altivo y aparentemente perezoso al borde de las paredes habla de ti, pegado a los muros tratas de hallar seguridad, pero sabes que a su vez son tu límite, rasca el aire como si las sombras chinescas que proyectas te observaran de igual manera atónitas, porque en su pantalla hay algo más que personajes y situaciones, hay más que rostros y movimientos, hay caracteres, tonos de voz, órdenes que se emiten, desprecios, insolencias, incomprensiones, distancias que al acortarse hacen emerger temores sobre tu tiento, crees que con mover el cuerpo en una u otra dirección basta para representarte y superar a las otras sombras que te oprimen, pero la erección de tu pelaje, la proyección de tus pezuñas, tu elevación fisiognómica, tus orejas puntiagudas, tus ojos encendidos y en guardia, no pueden evitar que en el fondo del muro vuelvan a revivir antiguas acechanzas, porque lo que te obsesiona y te oprime no tiene cuerpo de hombre, pero sí alma de hombre, alma de espanto, de represión, de inaceptación, de insatisfacción, y ese alma que tiende pero no alcanza se encuentra atormentada, y pretendiendo quitarse la costra del miedo se vuelve tormento, y pretendiendo calmar la sed sin beber más seco se percibe, y todo se vuelve abstracto y difuso y tenebroso porque cuanto más se diluye la exigencia, cuanto más parado te quedas, cuanto más ansiedad reprimes, más contrito se manifiesta tu caminar, y la senda, sea de noche o de día, sigue permaneciendo oscurecida


(Alberto Martini, ilustración)

3 comentarios:

  1. La araña es el único animal cuya forma me inspira un respeto cercano al miedo, y eso que sé que en su mayor parte son inofensivas.

    La tarántula, especialmente, la lentitud de la tarántula me da pavor. ¿POr qué unas arañas serán tan rápidas y otras tan lentas?

    A veces imagino que son seres de una galaxia remota que nos colonizaron hace millones de años y mantienen una civilización paralela, más rica y menos hipócrita que la nuestra.

    ResponderEliminar
  2. Era araña del verbo arañar, tiempo imperativo, Stalker. Pero buscaré la manera de colgar un post sobre la Araña sustantivo, del grupo de los artrópodos, etc.

    Tengo mis ideas al respeto, porque mira por dónde es un animal que a mi nunca me ha espantado, y por el cual me he dejado recorrer incluso, y sin picaduras, al menos las arañas caseras, y no por morbo, simplemente por no molestarlas (quien me lea se reirá, no me importa) y porque pienso que son unas incomprendidas.

    Lo que más me llama la atención es que aparecen sin saber cómo. Puedes tener una casa cerrada a cal y canto y allí estarán antes o después. Tu imagen galaxial de esa espcie creo que lo planteas a la inversa. Hay muchas películas en que o bien los extraterestres o bien sus naves tienen formas arácnidas y en tu memoria infantil permanecen las imágens. ¿O no?, jaj.

    Reivindico a la araña arácnida. Desprecio a los arañas de la sociedad humana en sus diferentes versiones: trepas, pelotas, corruptos, rapiñadores, especuladores, envidiosos y dogmáticos, entre otras especies de perdición.

    Buen domingo de paz y bien (espíritu de Asís que tiene hoy uno, frater Stalker)

    ResponderEliminar
  3. ¡Me has dado un repaso, Fackel!

    Salute, frater

    ResponderEliminar