.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 29 de julio de 2007

Sangría


Es lo que pide el cuerpo en un día como hoy. Festivo. Amorosamente cálido. Sin tener que rendir cuentas a nadie. Abandonarse. Carencia de actividad. Diagonal del estío. ¿Limonada o sangria? Dos términos para un concepto análogo. Y a riesgo de no ser nada políticamente correcto, o de parecer lo que uno no es, brindo en epicúreo. Omar Jayyam el persa me proporciona su argumento en verso:

"A los labios del jarro uní ansioso mis labios
pidiéndole una ayuda para mi larga vida;
sus labios en mis labios, me dijo sigiloso:
bebe vino, que al mundo nunca más volverás."



(Pintura de Manuel Sierra)

2 comentarios:

  1. Brindo con usted!

    "Ahora que me toca vivir la juventud,
    beberé vino porque me complace beberlo;
    no me lo echéis en cara; aunque es amargo, es bueno;
    tiene que ser amargo, porque amarga es mi vida"
    (cuarteto nº 16)

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Vaya, veo que catas en los Robaiyyat, y a buen seguro que Jayyam hubiera opinado que con vino y literatura se anda el camino. Aunque a veces a qué precio, oiga. Buenas noches.

    ResponderEliminar