.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 14 de septiembre de 2006

Aparición



Hoy el otoño ha aparecido al atardecer.

2 comentarios:

  1. Oye Fackel, yo también lo noté, justo al atardecer.
    Thomas Bernhard tiene un libro (que no he le ído aún), que se llama:
    "El frío: un aislamiento"
    (simplemente me he acordado de él)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Olvido, hola. Supongo que te refieres a uno de los autobiográficos, el titulado EL FRÍO, a secas, porque así se nombra uno de los libros autobiográficos de Bernhard publicados en España (Los otros son El origen, El niño, El sótano, El aliento, no recuerdo en qué orden están escritos) Todos ellos forman una especie de corpus sobre su propia vida, y todos ellos son cautivadores. Es curioso, pero el frío es uno de esos términos de los que no sabría decir si impera más lo lineal (el frío físico del invierno) o lo metafórico (el alejamiento, la inaccesibilidad, la ausencia de reacción, etc.)

    De momento, el frío preotoñal me parece más bien la constatación de un cambio. En ese contraste nos sorprendemos. Como siempre que hay contrastes; no tenemos tampoco por qué asustarnos. Nos hacemos también al frío (no sé si a la frialdad)

    Buena noche.

    ResponderEliminar