"...Y es que en la noche hay siempre un fuego oculto". Claudio Rodríguez





jueves, 23 de junio de 2022

Expectación

 


Sé que no me crees, Antonello. Pero estás poniendo la misma cara que en el cuadro de aquel hombre más joven que pintaste. Hasta Vasari se ha dado cuenta. Una cara mitad expectante mitad escéptica. 

Por supuesto, ya no tienes tan cuidado el rostro como hace unos años y avanzan algunas arrugas desordenadas si no salvajes. Probablemente porque te tomas la vida con más desapego y no corres como antes a aprender para que otros no te hagan sombra. Hoy la barba, a la que sigues poniendo límite, no se queda en leve sugerencia, ni el peinado a lo zucotto se te concede, ni los ojos muestran el orgullo de la viveza de entonces, ni el arco ciliar es tan moderado, ni el cuello estirado habla de un porte firme. Los años no han pasado en balde y tu cuerpo ya va teniendo alguna queja que otra, vapuleado como ha estado día tras día por tu exigente actividad. 

Que según te califico con estas observaciones estés haciendo lo posible por mantener aquel esbozo suave de tu rostro, que yo he conceptuado siempre de avispado, expectante y tierno, me place. Uno puede pasar por sucesivas pérdidas y deterioros, pero creo que si se ha tenido buena estampa en los años mejores de la vida, así llamábamos a la juventud, no lo olvides, la impronta no se pierde del todo. Tú, como preciso retratista, lo habrás percibido mejor que nadie, no solo en otros, sino en ti mismo. 

Y aquí, Antonello, llego yo tras dar contigo en esta patria en la que te refugias, dispuesto a que levantes acta de la verdad que mis facciones actuales exhiban. Un acta sin adulteraciones ni falsificaciones, una imagen más nítida y expresiva que la del espejo, donde las motas de azogue de mis años hablen con sinceridad. Me pongo a tu disposición para que un retrato de este mi tiempo de senectud compense nostalgias, reavive recuerdos y sirva de legado para mis descendientes. 




* Imagen. Retrato de un hombre, de Antonello da Messina (Mesina, 1430-Mesina, 1479) Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.


20 comentarios:

  1. Me miro en mis fotos antiguas y ni me reconozco

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve de consuelo no eres el único. Y sin embargo hay que mantener el diálogo con lo que fuimos, ¿no?

      Eliminar
  2. La mirada con los años pierde fuerza y viveza, también en los retratos. La mirada de este hombre siempre me ha fascinado, tiene un punto de burlón, de inquisitoria retadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, ese punto, muy moderado de burlón, como si fuera a arrancar pero se contiene. En el Thyssen hay una galería de retratos magnífica, si no ha cambiado, hace mucho que no voy.

      Eliminar
  3. Tudo muda à medida que os anos avançam...Até o olhar... Pode ser mais suave, mais triste, mais trocista ou até mais arrogante... Mas o que é importante continua a ser o diálogo connosco.
    Obrigada pela visita
    Beijos e abraços
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un diálogo interior en el que a veces no nos reconocemos respecto a cómo fuimos. Saúde.

      Eliminar
  4. No es fácil pintar con oscuros. Los del Gótico Sevillano eran maestros, ahora bien, este es sensacional.
    Sobre el museo Thyssen-Bornemisza decir que tienen cosas que realmente son muy buenas, ahora me viene a la cabeza un Pissaro en ocres sobre París que es insustituible, pero que no todo es oro allí. Eso de: "de la escula de tal" o "atribuido a cual" se da con mucha frecuencia en los oleos que tienen colgados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese problema de las atribuciones puede existir en cualquier museo del mundo. Cuando un museo atesora obras de tantos tiempos y autores y estilos no es fácil que comprendamos todos y los aceptemos. Pero este tiene diversidad.

      Eliminar
  5. Un retrato, la captación de un rostro en un tiempo corto, con más o menos acierto técnico, lo más importante desde mi modesto parecer, es captar la mirada. Aquí traspasa el tiempo, por eso se sigue admirando esta obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente los retratistas del Renacimiento se esmeraron en las miradas de sus retratados. ¿Las tendrían tan cual las reflejan los pintores? Ah, ve a saber.

      Eliminar
  6. Fabuloso retrato.

    Siempre me pregunto por qué la edad hace cambiar tanto. No son las arrugas. Son las facciones las que cambian. He visto rostros en los que las facciones se han desdibujado. Como si la persona se desdibujara en su identidad y adoptara otra. En fin... es un misterio que nos toca a todos.

    Tu texto... excelente, como todo lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertas preguntas hay que hacérselas a las células. Pero ellas responden sin que preguntemos. A partir de ahí y de la manera que cada individuo encara la edad avanzada y la vejez podríamos valorar los cambios. Pero no olvides que la identidad existe a cualquier edad. ¿Hay una identidad más auténtica y exacta cuando se es joven? Hay identidades para cada edad. Tenemos que asumirlas y acostumbrarnos, en el prójimo y en nosotros mismos.

      Eliminar
  7. Antonello da Messina era consciente de que el hermetismo podía llevarse al lienzo con cierta precaución y lo hizo contemplando el orden de la naturaleza.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un hermetismo con pistas y caracterización en este caso.

      Eliminar
  8. Un retrato que seguramente se hizo en estado de placidez del retratado, pero vaya uno a saber.

    Un abrazo, y feliz verbena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sospecho que los personajes respondían en mayor o menor medida a lo que el autor percibiera, seguramente el mérito estaba más en el pintor que en el modelo circunstancial.

      Eliminar
  9. Fáckel:
    ¡has clavado la definición!
    Los ojos expresan asombro y los labios escepticismo. ¡A saber en qué estaría pensando mientra posaba! Sabe que lo miran y se hace también el interesante.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que entre modelo y pintor en esas circunstancias habrá diálogo, salvo cuando el pintor diga: ¡quieto! o ¡gira a la derecha! o ¡calla! Me fascina más la capacidad de un pintor para captar al otro.

      Eliminar
  10. Pues esto ultimo que comentas es lo que se me ocurre y sl mismo tiempo desconcierta. El modelo ponia todo el rato la misma expresion? ¿Al doa siguiente tambien? ¿El pintor captaba en un instante lo que iba a pintar y quedaba grabsdo en su memoria? ¿y si es asi, ¿ podia luego seguir pintando sin modelo? A mi me parece que esta a puntisimo de saber si le ha tocsdo un premio de algun tipo, para saltar de alegria.
    Saludos fzck

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que todos los días un señor o señora que posaran mantuvieran la misma actitud. Sí que estuvieran a las órdenes del pintor. Acaso un rey o un potentado dispusiera de menos tiempo y su pose fuera más breve, y entonces, ¡pobre pintor si no lo hacía bien! De todos modos me cuesta creer que la representación en un retrato fuera tal cual la pose.

      Eliminar