Cosmopolitas de todos los países, ¡un esfuerzo más! Jacques Derrida




lunes, 31 de diciembre de 2018

2019, que no se pierda del todo nuestro personal mundo. Con un poema de Francisco Brines




Magníficos deseos, palabras más o menos redichas, sonrisas y carcajadas sinceras o fingidas, apretones de manos y besos carrilleros a tutiplén, típico y tópico fin de año y comienzo del nuevo, etcétera. Oh, el valor del símbolo, la frontera tenue que nos hace tirar un calendario y colocar otro, la esperanza a borbotones o mirada de soslayo, salvo para el dolor que, a través de cualquiera de sus múltiples rostros, todo lo inhabilita. Que no sea el caso. Y si de cooperar a las buenas intenciones y a la esperanza mágica y primitiva de los humanos se trata pues os invito a leer un poema hermoso. Que va más allá de los mitos de la trascendencia al uso y se hace carne. Se titula El regreso del mundo, y lo escribió Francisco Brines hace muchos años.



Abrir los ojos, después de que la noche
recluyera los astros en su amplia cueva rasa,
y ver, tras del cristal,
ya visibles los pájaros
en el fanal aún pálido del sol,
moviéndose en las ramas.
Y cantos que hacen mía la bóveda del aire.
Y sentir que aún me late en el pecho
el corazón del niño aquel,
y amar, en la mañana, la vida que pasó,
y esta maga sorpresa
de amar aún el mundo en la mañana.
Y en el nombre del mar, que está lejano
y azul, siempre tendido
desde el remoto amanecer del mundo,
persignarme la frente, luego el pecho,
los delicados hombros que ahora rozo,
y besar, con los labios del niño rescatado,
este mundo tan viejo,
que hoy no alcanzo a saber
por qué, si el amor no se ha muerto,
me quiere abandonar.



16 comentarios:

  1. La imágen de un niño vale más que mil palabras.
    Un abrazo y buen año, de todo corazón
    Miquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda; no solo es un niño sino todo un mundo.

      Buen año, resistamos.

      Eliminar
  2. Excelente ese poema de Brines. Muchas gracias por rescatarlo.
    En cuanto a tu entrada, rescato la primera frase para la mía, ya que me siento incapaz de mejorarla. "Sorry", como dicen en la "pérfida Albión".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir, GU.

      Que 2019 nos acoja en su seno.

      Eliminar
  3. Me voy a dormir, ya amaneció y llegó la primer mañana de 2019 (acabo de llegar a casa). Así que, lo primero es lo primero, antes de mi primer gran sueño, Fackel, te deseo un feliz año, muchos besos y sigue por aquí, que eso significa que las cosas van bien😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibiendo al nuevo día del nuevo año con Morfeo, eh, no está mal, será que se necesita. Pues tu conclusión es correcta: sigo por aquí, aunque no tenga uno veinte años. Salud y un abrazo, Bara.

      Eliminar
  4. Extraordinario poema, gracias Feckel.
    Esto esperamos y deseamos que el dolor, a través de cualquiera de sus múltiples rostros no nos inhabilite. Quizás una de los pocos remedios sea como tú dices "cooperar a las buenas intenciones" y probablemente deberemos recuperar aquellos ideales de amor y belleza para que ennoblezcan este mundo mutilado.
    Abrazos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, no dejemos de apuntarnos al intento. Todo lo demás resulta menos compensatorio y más frustrante.

      Salud física y mental para 2019.

      Eliminar
  5. Qué buen título para comenzar cualquier período intencionadamente! Lo mejor para dicho espacio temporal.Por qué me vendrá ahora a la mente el archiconocido soniquete de “volando voy, volando vengo?” Será por lo de la interminable mudanza a la que he de someterme por muy diversos motivos? En estos tiempos me resonaría adecuadamente “volando por mudando”, muy lentamente ya, qué remedio! entre experiencia y dolores de diversa índole. Ja, para bien eso si, de otro modo no compensaría jugársela por cierto futuro más cómodo, que no soy masoca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muda, mutación y mudanza se funden en la historia personal. Seres en movimiento, como todo el Universo, caemos a veces en la ingenuidad de creer que estamos asentados en alguna parte. Pero cuanto más tratamos de afianzar nuestras vidas en algo más posibilidades pueden presentarse de que se descomponga alguna parte de ellas. El mundo perdido nos queda como recurso para nuestra consolación, más ¿cuánto hay de terapia y cuánto de necedad en ello?

      Eliminar
  6. Ufff, la duda de siempre hasta que cualquier susto tenga a bien despejarla...o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importa demasiado, piensa que una duda conduce a otra, no hay escapatoria. Salvo que uno se aferre a la fantasía mental permanente -históricamente las masas recurren a ello- con efectos sumamente peligrosos y nocivos para la salud.

      Eliminar
  7. Qué poesía tan profunda, conocía poco a Brines. Una buena manera de celebrar el Año iniciado. Que te sea favorable. Fermín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a mí me gusta mucho Brines, y eso que no tiene tanto montaje y acólitos alrededor.

      Gracias por los buenos deseos, se verá.

      Eliminar