La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose. Karl Kraus.



lunes, 24 de septiembre de 2018

Rincones. Aullidos

















"Dejadme con las cosas
Fundadas en el silencio".


Sophia de Mello Breyner Andersen, Instante, de Libro sexto.



Te desmarcas del griterío. Allá van todos en la misma dirección. Pero aunque unos y otros marcharan en sentidos opuestos te molestaría el ensordecedor y clamoroso aullido grotesco. ¿Cuál es la diferencia entre proferir voces ininteligibles dirigidas hacia un lado o voces que se enfrentan, igual de incomprensibles, procedentes de lados distintos? Las voces que no son interpretadas, sea cual sea el punto hacia el que se invoquen, llevan sangre en su punto de hervor, dispuesta a rebasar el contenedor de emociones. ¿Por qué no revisar entonces la sustancia de las voces, pelar las palabras que se emiten y desnudarlas de falsos significados? Es difícil soportar el apartamiento, pero necesario. Más cuando desde tantos rincones se concita a la grey a sustituir al individuo. Pero tú pugnas por desligarte del griterío. No estás por dar un talón en blanco a ningún profeta, a ningún iluminado, a ningún mindundi que se apropia de tu nombre y habla en tu nombre.




(Fotografía de Michal Macku)


8 comentarios:

  1. ¿Por qué no revisar entonces la sustancia de las voces, pelar las palabras que se emiten y desnudarlas de falsos significados?

    Porque nos interesa más el diseño de las palabras.
    Lo dijo Mefistófeles a Fausto, FACKEL. Lo dijo:

    " Cuando no tengas ideas, procura inventar palabras "
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy sabio Don M. De ahí lo insoportable que se vuelve que las palabras se hayan convertido en ruido, tv y redes sociales incluidas, y la reflexión en la Gran Ausente.

      Eliminar
  2. El silencio es buena compañía y un lujo para superar el empacho de voces ajenas y propias. Comparto a Sophia de Mello aunque comprendo los aullidos y hartazgos de otros.

    Adriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco se ve uno como anacoreta místico. Yo también comprendo las quejas e indignaciones, pero me rechina que no se estén encauzando (acaso no se conoce manera mejor) y sobre todo me revientan los que solo ponen palos en las ruedas del carro colectivo. Es lo de siempre. Las fuerzas aeternas.

      Eliminar
  3. Claro que en otras partes el ruido va siendo peligrosamente ensordecedor:

    https://www.lesinrocks.com/2018/09/24/actualite/marseille-est-une-ville-qui-le-sida-le-tract-insultant-qui-circule-dans-les-gradins-lyonnais-111128336/

    Saquen conclusiones, señores.

    ResponderEliminar
  4. ¡ Vaya con los nacionalistas lyoneses!

    Adriana

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Dije aullidos pero podría haber dicho rugidos o berridos o gruñidos...en todas partes.

      Eliminar