La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose. Karl Kraus.



miércoles, 15 de agosto de 2018

No hay tal Ítaca





"Y dime de verdad esto, para que me entere bien: ¿quién eres, de dónde, de qué gente? ¿Dónde tienes tu ciudad y tus padres? ¿Dónde está varada la nave rauda que te trajo a ti y a tus divinos compañeros?".

Odisea, Canto XXIV.



Ítaca es la tentativa; Ítaca es la aproximación; Ítaca es la centralidad; Ítaca es la dispersión; Ítaca es el retroceso; Ítaca es el avance; Ítaca es el recorrido; Ítaca es la parada; Ítaca es la intención; Ítaca es el riesgo; Ítaca son los seres aparecidos; Ítaca son los seres imaginarios; Ítaca es la memoria; Ítaca es la fantasía; Ítaca es el abrigo; Ítaca es la pérdida; Ítaca es la tentación; Ítaca es la caída; Ítaca es el rescate; Ítaca es el vencimiento; Ítaca es la voluntad; Ítaca es la resignación; Ítaca es el transcurso; Ítaca es la fugacidad; Ítaca son los olvidados; Ítaca son los protegidos; Ítaca es la resistencia; Ítaca es la dejación; Ítaca es la obsolescencia; Ítaca es la invención; Ítaca es el dolor; Ítaca es el alborozo; Ítaca es la agitación; Ítaca es el reposo; Ítaca es la bruma; Ítaca es la claridad. No hay una Ítaca única. Tal vez ni siquiera debió ser llamada de este modo la infatigable búsqueda que realiza de sí mismo el individuo. Nunca llegaremos a ninguna parte, salvo cuando estuvimos haciendo el recorrido. Después solo nos quedará sentarnos en el poyo a la puerta de casa, desde donde degustar los recuerdos. Esto dice Odiseo a Calipso, de cuya presencia él ni quiere ni sabe escapar.



(Ulises y Calipso, por Max Beckmann)


8 comentarios:

  1. Ítaca está en nuestra mente, hay una Ítaca para cada uno de nosotros. Nuestros deseos, nuestros miedos, nuestros ideales; todos ellos son viajes y en el viaje vivimos.
    Abrazos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda. Y además, no ha sido el término Ítaca el que ha triunfado precisamente, sino el término odisea, como representante del camino/ travesía realizado. Hasta el lenguaje hace justicia. Salutem.

      Eliminar
  2. ...Nunca llegaremos a ninguna parte...
    Con eso me quedo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ya es bastante habitar percepciones, experiencias, sensaciones y fantasías, ya está siendo, con todas sus luces y sombras. Änimo.

      Eliminar
  3. Un consuelo, al menos, lo de degustar recuerdos y quizá intercambiarlos con cierta cachaza entre semejantes, como hacíamos los de antes con los cromos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso de intercambiar recuerdos es que es mejor no pegarlos como los cromos en una casilla determinada del álbum de la vida. Cuanto más se ahonda en ellos, en sus representaciones ocultas, más se mueven y nos descolocan.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Y en aquel momento, Odiseo miró a todos los presentes y lloró por la claridad obtenida. A través de sus lágrimas no se veía ni amo ni esclavo, ni se proclamaba de reino alguno, ni admitía pertenencia, ni se justificó por el origen o por la misión destinada, y en su piel el sol había plasmado tantos colores que no podría nadie decir si era hijo de un único matrimonio del Cielo y de la Tierra".

      Odisea apócrifa (Epílogo al Canto XXIV)

      Eliminar