La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose. Karl Kraus.



sábado, 5 de mayo de 2018

Deriva de los pies




"- Con estos pies he caminado mucho -aseguró el hombre, ya empeñado en abrir los cordones para facilitar el calzado-. Más de lo que nadie imagina. Con ellos he estado en muchos lugares, algunos que pueden resultar increíbles, otros de los que ni me acuerdo...Mis pies son todo para mí. Por eso los cuido, no todo lo que debería..., lo que puedo. ¿Qué me haría sin mis pies? No podría volver, no podría volver -repitió el hombre, y terminó de calzarse.

- ¿Volver adónde? - se atrevió el Conde".

Leonardo Padura, La transparencia del tiempo.



SALTAS en un ejercicio acrobático de la memoria. Saltas una y otra vez, das volatines, haces el pino, te retuerces sobre tu columna de recuerdos medulares. Vas y vienes sobre pasos que diste y sobre los que imaginas que otros avanzaron antes de que nacieras. Tan pronto te precipitas sobre generaciones pretéritas, como te dejas caer de pie sobre la tuya propia, esta misma que pensaste que nunca sería historia. Cuántos giros, la de veces que a punto estuviste de quebrar, incluso de romperte el eje, tienes en tu haber. ¿Fueron riesgos inútiles? ¿Sirvieron para algo tantas volteretas audaces, que no fuera sino para medirte a ti mismo? ¿Cuántos aplaudieron el espectáculo con agrado? Era mucho más medible aquella energía, lejana y sencilla, del caminar de tu infancia. Entonces la palanca de tus pies se ponía en acción y palpabas la materia en la verdad de su sustancia. Te sorprende todavía la ágil ceremonia de tu estilizada figura esquivando lúdica los días. Después cuántas veces hiciste que los pies no te condujeran a ninguna parte. Que anduviesen en círculos viciosos. Que pretendieran escalar laderas de difícil acceso. Que echaran carreras que no llegaron a meta alguna. No. Ellos ya no pueden volver sobre sus pasos. ¿Acaso tus pies solo fueron hechos para soñar, saltimbanqui?





(Pies musicales por Ángela Burón)

26 comentarios:

  1. Tanto la imagen como el texto tienen palabras que me han llevado a pensarlas.Llegué sin darme cuenta
    Es casi de madrugada gracias por lo que das con tus palabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos llevamos todo dentro; solo hay que buscar, hurgar, sacar a superficie nuestros diálogos interiores. Gracias.

      Eliminar
  2. En estos tiempos de simulación, aquel que no creía llegar a parte alguna, ¿a cuántas personas habrá ayudado a traspasar sus miedos? ¿En cuántas  ocasiones el niño ya hombre antepondría a su interés el de terceros? ¿Cuántas veces tendería su mano aunque al sujetársela lo tirasen al suelo. Sí, ¿a cuántos sueños ajenos les habrá dado vida ese apasionado poseedor de gónadas redivivo e implacable enemigo del fierro?  ¿Cuántas veces le habrán atropellado y machacado por todo esto? Que lo sume. Que lo sume él mismo, si todavía sabe hacerlo.


    ¿Cuántas personas son lo suficientemente valientes como para escribir como dioses y sobrevivir frente a eso? ¿Cuántos habrán recorrido tanto trecho?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, cuántas preguntas que me invitan a reflexionar, aunque no exponga ahora mis reflexiones.Creo que a aquel se le dio mal la aritmética siempre.

      No sé, me parece que todo es biológico, una tendencia instintiva que no queda corregida por la cultura. Pero trecho hay, sí. El Tiempo es poderoso.

      Eliminar
  3. He pasado por su blog alguna vez de "extranjis" y quedo embobada con la exquisitez de sus textos. Una pregunta-
    ¿Qué libros tiene publicados?. Estaría interesada en su compra.Gracias!!!

    Anónimo V.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno, Anónimo V. Pero agradezco que pase y lea y comente e incluso discrepe, naturalmente, cuando caiga por el blog.

      Cuando guste.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. No hay de qué, es un placer dialogar.

      Eliminar
  5. Para qué querer volver sobre nuestros pasos? sólo si hubiera quedado algo que enmendar, se me ocurre, porque sino, si no fuera para eso, querer volver buscando hallar lo pasado sería una ingenuidad, porque el pasado también cambió mientras nosotros fuimos creciendo (y envejeciendo) de poder volver no hallaríamos lo mismo y nuestros ojos no serían capaces de ver igual, se me ocurre.
    =)
    Un abrazo
    (siempre me haces pensar profundo, cosa que agradezco)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo, el tema del pasado puede volverse obsesivo a medida que uno avanza en edad. No hay que ver en ello el ramalazo de la melancolía o de la nostalgia, que puede haberla en unos individuos u otros de manera más acusada. El pasado inexistente incide aún como búsqueda: claves que no llegamos nunca a tener, significados que se nos escaparon, comportamiento que no entendimos o no fuimos capaces de adoptar, diálogos insuficientes con nuestros mayores...Tal vez por eso es importante crear ficción y leer, imaginar, soñar incluso. Y dotarse de alguna clase de mecanismo que aún mire audazmente hacia el futuro. Esta última fórmula debe quedar a libre elección y posibilidades de cada cual.

      Gracias a ti por acompañar las cuitas.

      Eliminar
    2. Intento que el tema del retorno al pasado no me sea obsesivo, te comprendo bien, de ahí que busque siempre alguna perspectiva más optimista de donde aferrarme. A veces lo logro, otras no.

      Eliminar
    3. Qué curioso. Precisamente he estado viendo una película que ponían en tv titulada Le passé.

      https://www.filmaffinity.com/es/film940946.html

      No sé si estará por la red, pero está muy bien tramada, si bien es dura y desasosegante.

      Eliminar
    4. La película "Vier minutem" también te gustaría. Estoy segura de ello. Absténgase quien solo pretenda entretenimiento. Verla exige dosis de soledad e introspección. Como amar, como odiar, como leer, como escribir. Como el silencio.

      Eliminar
    5. ¿Por qué crees que me gustaría? ¿Dónde puedo encontrarla?

      Eliminar
    6. http://www.metacafe.com/watch/2995650/vier_minuten_final_scene

      Eliminar
    7. Gracias, Telecin, voy a ver...

      Eliminar
    8. Tú no ves el fútbol, marinero?

      Eliminar
  6. Sin pretender violentar tu pudor de nuevo y ya puestos sumo y sigo en lo concerniente al curioseo. O dicho en cristiano: tomo el relevo. ¿Coincide tu carácter real con la fuerza y expresividad de tus textos? ¿Cómo dicen tus allegados que eres? Si me contestas, caballero, en menos de tres semanas te libero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin pretender dejar insatisfecha tu curiosidad, simplemente te diré que nunca fui partidario de Diván el Terrible. Menos en público. Pero avanzo que mi naturaleza es la que es, e incluso la que parece.

      Eliminar
    2. Como la de la mujer del César, ya veo.

      Eliminar
    3. Los de la plebe no hemos tratado nunca con la corte (y menos la cohorte) de César.

      Eliminar
  7. Ya de vuelta y agotada solo se me ocurre secundar a Neo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a relajarse, MJ, que el agotamiento o se compensa o nos parte por el eje.

      Eliminar
  8. A veces, sucede que nos asalta el pasado, y sin embargo, es como la flecha lanzada... ¿ cuánto de lo que hicimos no volveríamos a hacer si pudieses volver? Aún así quedan los posos de la amargura pero también las experiencia que nos conformaron en lo que hoy somos.. Como siempre tus textos hermosos dan mucho que pensar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente volviéramos a hacer mucho de lo que hicimos, incluso elevado a otra potencia. Hombre, uno ya va sabiendo en qué jardines no me metería para perder el tiempo, por ejemplo. Es una de las cosas que resultan más mortificantes. Aun sabiendo que todo aporta experiencia lo cierto es que el precio de no haber utilizado el Tiempo con mejor medida y con fines más gratificantes ha sido alto en cierto modo. Pero nunca se sabe. Así que demos por válido lo que cometimos y acometimos, Ico. Seguro que a todos nos ha merecido la pena vivir como hemos vivido, siempre que las desgracias no nos hayan marcado, naturalmente. Un abrazo.

      Eliminar