La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose. Karl Kraus.



sábado, 28 de abril de 2018

Deriva de lo inconcluso















"¿Los sueños buscan el mayor peligro?"

Jorge Guillén, Cántico.


CONSTRUCTOR de caminos paralelos te crees. ¿Uno, el que tienes, te parece de poco recorrido? ¿Acaso pretendes caminar por dos direcciones que se bifurcan? ¿O temes el horizonte que se te brinda abierto pero que convergerá en lo finito? No se sueña para la vida cotidiana, sino contra sus límites. Absurdo, absurdo, grita el arquitecto de engañosos edificios cuya arenosa cimentación pretende sostener. Pero mientras sueño, edifico, dices. Si bien, ¿te das cuenta que no calculas las medidas correctas y acabas dejando las obras a medias? Te arriesgas a un alzado perpetuamente indefinido, una de esas estructuras que prometían tanto y a la que se acaba llamando la casa inconclusa



(Vela, desvela Evgeniy Shaman)


6 comentarios:

  1. Mas noche tras noche sigues habitando tu casa inexistente hacia otro amanecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Acaso no somos todos parte del Universo, siquiera micras de polvo de estrellas?

      Eliminar
  2. Benditas sean las casas inconclusas porque nos conducen a la acción del sueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ves con bondad. Lo inconcluso siempre se puede retomar, ¿no?

      Eliminar
  3. Nada duradero se construye sobre cimientos poco sustentables. Te lo dice una arquitecta...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo que la arquitectura de la vida tal vez tiene otros soportes más complicados y el terreno puede ser más resbaladizo y mutable que el de un espacio geológico (me olvidaba de los seísmos)

      Eliminar