La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose. Karl Kraus.



jueves, 19 de abril de 2018

Deriva de la simetría











PON que la luz solo llega desde un lado. ¿Qué ves de ti mismo?  Una parte del rostro, al iluminarse, te hace creer que eres tú. Otra zona en penumbra te invita a adivinar. Tus dos lados dialogan desde mundos diferentes. ¿Y si recibo la luz desde ambos perfiles?, te preguntas. No te verás mejor. Habrás perdido tu sombra, que habla tanto o más de ti que la falsa claridad. Además, ¿no sabes que la luz total es cegadora y te conduciría a las tinieblas?



(Karin Székessy, foto)



18 comentarios:

  1. Mientras nadaba pensaba en cómo explicar ciertas cuestiones utilizando los colores, sus combinaciones y por supuestísimo todos ellos "puros y mestizos" sujetos a los cambios de luminosidad.
    He acabado las brazadas reglamentarias que el vehículo físico me demanda y continuado con diversas tareas inmediatas que reclamaban acción. Lo mismo podría explicarse bajo el arte del guisoteo, pura alquimia. Pero no, primero se atenderán las labores impositivas... como la que por estas fechas demanda el estado, luego "los flecos" trasteriles. Al final de todo se impondrá una nueva "movida" y de paso se eludirán las alergias galopantes que tanta lluvia promete! Escribir ....después, para liberarme de sombras indeseadas!
    Esta entrada me resuena a "DNI literal" ...desde luego desde la perspectiva de mi enfoque personal. Mas como las certezas no nos resuelven las cuestiones, envuélvase este comentario en papel de interrogante!

    ResponderEliminar
  2. La auténtica verdad, por más que tratemos de mostrar una luz opulenta, convive con nosotros siempre en la sombra. En nuestra propia sombra.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cual puede implicar que sea quien más sabe de nosotros. Imprescindible para conocernos. Saludo cordial.

      Eliminar
  3. Hay un curioso experimento fotográfico: hacer que las dos partes de un rostro humano sean absolutamente iguales. La persona, así vista, suele ser extraña y no nos genera confianza. Por suerte, no somos simétricos del todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¿nos garantiza la iluminación, es decir, el conocimiento? No hay como tener alguna disfunción orgánica como para que el médico nos indique lo desiguales que somos en nuestras aparentes simetrías.

      Eliminar
  4. Díle a Gustav que no se apene. Que sonría. Que según el taoísmo el vacío es lo que define lo lleno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien lo sabe Gustav. Hizo abundante literatura del tema.

      Eliminar
    2. Esta es en síntesis mi vida: Con cinco años falleció mi padre y, por razones que no vienen al caso, me crié prácticamente sola hasta los trece años. Entonces me cambiaron de país y de vida. En el momento de decidir qué estudiar lo eché a cara o cruz entre Derecho y Medicina. A los veinte años falleció en un accidente el chico con el que salía. A los veintinueve años fallecieron mis dos hijos. Poco después tuve cáncer del que guardo como recuerdo una cicatriz que actualmente es una fina raya blanca que parece hecha con tiralíneas. ¿Te parece esto una vida elegida a la carta? ¿Te parecen invenciones y/o fantasías? Vosotros sabréis por qué me juzgáis. ¿Os molesto por mi trabajo? ¿Os molesto por mis viajes? ¿Os molesto porque me gusta enseñar y aprender? ¿Os molesto por todo en general? No importa. Aún así, me sobra energía. Vivo y utilizo para algo mi vida.

      Eliminar
    3. Aquí nadie molesta, Anónimo. Por mi parte he escuchado atentamente. El testimonio queda totalmente refrendado por tus frases finales. Aseverar que sobra energía y que se utiliza la vida con incentivo es un triunfo. Gracias.

      Eliminar
  5. No sé dónde leí que quien se mira con atención durante mucho tiempo, sin parpadear, si fuera posible, acaba viendo en sus pupilas la puerta del más allá o más acá. En fin, mejor no prestar atención a los dos lados de nuestro rostro, nada de nuestra fisonomía nos define.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrían que dilatarse mucho las pupilas para ver al más allá o el más acá. El oftalmólogo consigue acceder a la retina a través del túnel que se abre por la dilatación. Cuando me miro mucho rato lo que me da es la risa o simplemente la cara que pongo de incrédulo de mí mismo. Algo es algo.

      Eliminar
  6. Soy géminis, experta en la percepción de duplicidades...
    =)

    ResponderEliminar
  7. Interesante escrito que muestra nuestra transformación inexorable por el campo de la vida.
    Saludos desde cristaldeestrella.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La evolución es continua; el tiempo y los aconteceres la dibujan; el individuo debe asumirla, adaptarse a los cambios; creo que eso ya se produce por reflejo biológico, digamos. Allá si alguien se resiste y no es capaz de crear nuevas formas de vida, de ilusiones, de proyectos.

      Gracias por enlazar tu blog. Salud.

      Eliminar