.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 1 de octubre de 2017

No quiero esto




Yo no quiero que este sea mi país ni que se comporten así mis paisanos. ¿Por qué no guardarnos todos las insignias todas, todas las banderas, todos los cánticos, todos los voceríos, de unos símbolos u otros? ¿Por qué no destruir los garrotes? ¿Por qué no acercarnos con diálogo en lugar de tirarnos denuestos verbales? ¿Por qué no revisar todas las falsas y destructivas identidades y reconocernos en las mínimas identificaciones, aquellas que nos unan y nos hagan vivir en paz? ¿Por qué no cesar a los dirigentes nefastos y recomponer nuevas direcciones políticas? ¿Por qué no dar la espalda a profetas de la maldad, a clérigos laicos y religiosos que conspiran siempre contra el pensamiento libre, a politicastros con escasa perspectiva de las cosas y a listillos que viven del clientelismo social y político?  

Se ha llegado a un punto tras el que se puede agazapar el desastre. ¿O es que nadie prevé que de las reyertas siempre salen unos y otros malparados, y que pensar que unos más que otros no resuelve el problema? Me entristece el desencuentro que se está produciendo, pues ni los pobladores de allí ni los de aquí hemos hecho mucho para evitar lo que viene aconteciendo desde hace mucho tiempo. Y un desencuentro lleva a otro y a otros, sucesivamente. A varias bandas, entre diferentes paisanos y por doquier, pues a este lado del Ebro la quiebra también se ahondará.

Pero, en fin, son palabras de un necio. Me veo y me siento como el mayor de todos los necios, pues acaso pido lo imposible.


(Cuadro de Francisco de Goya, que nunca muere y su obra es un mensaje para generaciones venideras)



17 comentarios:

  1. Por si a alguien le interesa, me gustó:

    https://elpais.com/cultura/2017/09/29/actualidad/1506707209_189983.html

    ResponderEliminar
  2. Y lo peor, cuando el rio anda revuelto sólo ganan los que pescan...y en estos momentos hay muchos pescadores, demasiados.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde diversas riberas y entre diferentes charcas.

      Eliminar
  3. Desesperanzador. Los enlaces que propones los iré viendo cuando consiga acudir a la biblioteca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay tiempo de lectura, y en la interesante nunca hay agua pasada.

      Eliminar
  4. Yo también añado enlace, gracias.

    http://www.eldiario.es/politica/entrevista-Alvarez-Junco_0_691531011.html

    Fermín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a ver, leer. Álvarez Junco me merece crédito.

      Eliminar
  5. Amigo Fackel ya hace muchas generaciones que andamos metidos en el barro y seguimos dándonos garrotazos. Creo que la semana próxima todo será peor.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aviados estamos, que dicen por Castilla.

      Eliminar
  6. Muchas palabras y razonamientos que, es lo peor, no creo que cierren la herida abierta. No sé si a garrotazos, pero esto pinta muy mal. No confío en estos políticos que se mueven más a la caza del voto que a recomponer el destrozo. Son ellos quienes debieran leer los enlaces que propones, nosotros también, pero a ellos les urge la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto pesimismo y desorientación. El que diga que lo tenía claro miente. Estamos en un mar de confusión. Y sinceramente, yo pensaba que había más seny entre el independentismo, pero veo que han optado por la vía radical e irracional comprometiéndonos a todos. Claro, ya sé que los de esta parte del Ebro les importamos un pito a los elegidos que quieren tocar los cielos mientras otros nos consumimos en el infierno.

      Eliminar
  7. Recién cabo de ver algunos videos de la represión a los votantes. Es lamentable y triste que se llegue a ese extremo. Actitudes violentas nunca generan nada bueno y además, deslegitimizan cualquier posición política. Tenemos mucho para aprender.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este tema, Neo, considera todos los ángulos, perspectivas y bandos, si tienes información. El secesionismo catalán ha tirado por la peor vía y el gobierno español dirigido por líderes no más sabios que los catalanes tampoco ha puesto de su parte. Aunque te juro que nadie sabe qué se podría haber hecho de poco acá, cuando es un tema que viene de décadas, por no decir siglos. El independentismo ha encontrado el hueco y se está originando, no solo allí, sino en toda España, una cierta quiebra, muy peligrosa. Las fijaciones intolerantes del nacionalismo ha encontrado por fin sus días de gloria. Pero nos van a joder a los demás.

      Eliminar
  8. Me siento tambien necia.
    Un abrazo, Fackel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las banderas de unos se han opuesto las banderas de otros. ¡Banderas de los bandos! Ninguno de ellos tiene derecho a hablar en nombre de todos en general y en mi nombre en particular. Esto está siendo un desastre. Solo ver los titulares hoy de la prensa europea me hace pensar que siempre estamos dando la nota. Pero hay que precisar, no estamos todos entre los bandos enfrentados. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Nos hemos acostumbrado tanto a las fronteras que desconfiamos sobre la posibilidad de vivir sin ellas de por medio.
    O tal vez sean ellos (los que viven de nuestro miedo, nuestra indiferencia, nuestra falta de coraje) quienes temen que descubramos que sí es posible hacerlo.

    Saludos y suerte,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te juro que toda mi vida he ansiado que no existieran. Toda mi vida he tratado que se abolieran y he pensado en esa dirección. Pero otros, con los oscuros intereses de clanes y de beneficio económico, han venido trabajando con el secesionismo de la mano para levantarlas. Si a ello se le suman los gobiernos ineficientes e ineficaces que hemos tenido el desastre en ciernes está servido.

      Probablemente, esos que se alimentan con nuestros miedos y pasividades saben ser siempre los listillos que se llevan el gato al agua, llámense identitarios o españolistas-más-que-nadie, ya me entiendes.

      Gracias. Lo de que me deseen suerte es algo que me conmueve, de verdad. Te diré que también me la deseó mi padre al morir con 95 años: que tengáis mucha suerte, nos dijo, y algo muy importante: que no conozcáis otra (imagina cuál, él que pasó por trincheras y heridas, primero, y por el hambre de posguerra)

      Ambos deseos, visto el panorama, siguen en vigor. Salud.

      Eliminar