.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 2 de octubre de 2017

Estupefacción




















estupefacción
Del lat. stupefactio, -ōnis.

1. f. Pasmoestupor.


(Denominación del Diccionario de la Lengua, de la Real Academia)


(Ilustración de Gustave Doré para El Quijote)


41 comentarios:

  1. He visto como le rompían los dedos a una chavala y la tiraban escaleras abajo. He visto como le metían con la porra a un chaval que ya iba herido. He visto sangrar a señoras que podrían ser mi madre. He visto como le metían porrazos a señores que podían ser mi padre. He visto como reducían a ancianas que podrían ser mi abuela.
    Y no lo he visto solo yo. Lo ha visto toda una generación que ayer flipaba compartiendo los vídeos en grupos de whatsapp. Una generación que no lo olvidará nunca. Y lo ha visto el resto del mundo, que ayer miraba atónito lo que sucedía en Barcelona. A mi me ha pillado en Irak. La semana pasada nos llegó un permiso para grabar que hacía meses que esperábamos y el viernes pillábamos un avión, sin saber que en Mosul la gente nos preguntaría "¿qué está pasando en España?". Ayer, en el informativo iraquí las cargas de Barcelona eran la tercera noticia del día.

    Lo cuenta Jordi Évole que no es sospechoso de independentista, y lo vimos todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La represión es la represión, aquí y en Constantinopla. Ya tienen los secesionistas las fotos (algunas falsas, por cierto, vamos de hace años) que se difunden en los medios internacionales. Ya solo existe la represión QUE YO LAMENTO EL PRIMERO, porque la he sufrido en el pasado en múltiples ocasiones y de los mismos. Pero por favor, si olvidamos todo lo que hay detrás, la farsa, la mentira, la necedad y los riesgos que esta chapuza que algunos llaman referendum, pues no entenderemos nada. Me parece que algunos insultan a nuestra inteligencia.

      Eliminar
    2. Mi actitud es informarme, leer análisis creíbles y sesudos, y no dejarme manipular que soy muy mayor para que me dominen las emociones teledirigidas. Lo que está pasando, que incumbe a los de allí y a los de aquí, pero en la que el secesionismo se ha pasado un montón de pueblos lo vamos a pagar TODOS muy caro. Lo s trabajadores, los primeros.

      Eliminar
    3. No hacen falta -si las hay - fotos falsas, sobran las auténticas. I votaron tres millones de personas, no se puede negar i la mayoría votaron que si, y resto es así.
      Otra cosa es la gestión que haga Puigdemont de los hechos de ayer que parece apunta en una dirección que a mi no me gusta, a mi y a muchos, la DUI. Esperemos que impere el sentido común y la prudencia, es necesària la calma en estos momentos inciertos.

      Eliminar
    4. Lo que ocurrió ayer fue un abuso de poder total ante personas pacíficas, muchas de ellas mayores y felices de poder expresar, por fin, su opinión.
      Lo único que han conseguido es acrecentar el descontento de una población que, más que nunca, se querrá marchar de este país en el que a sus gobernantes les importa más atemorizar, con volver al horror pasado, que impulsar una verdadera democracia y limpiar de verdad la corrupción.

      Eliminar
    5. Francesc P. Una supuesta consulta que no fue sino una movilización ¿qué garantías tiene, por favor? ¿Cómo puedo creerme eso? Lo siento, pero soy tan incrédulo de las acciones humanas...¿Se puede declarar independencia con un 38 por cien supuesto que dice el mismo que controla y no es objetivo? Vamos, desde mi atalaya veo demasiada trampa. Y ya digo, como movilización, protesta, algarada multitudinaria lo entiendo, pero no apliquemos términos serios de Derecho Constitucional y llamemos referendum a un ¿chapuza?

      Siento parecer duro, de momento es lo que me parece.

      Y que conste que del gobierno actual y los anteriores en su día estoy hasta las narices.

      Eliminar
    6. Isabel, claro, ¿qué esperabas de las fuerzas represivas? ¿Caricias? ¿Te voy a contar ahora los palos que a mí y a otros nos han dado en la calle y en las comisarías? Estoy de acuerdo contigo en lo que hubo, no tanto en lo que les interesa ahora a los gobernantes porque la papeleta que tiene tampoco la desean, estoy seguro, pero su incompetencia histórica les ha llevado a ello.

      Lo que constantemente quiero decir es que el árbol doloroso de una represión -prevista y no me cabe duda que deseada por los estrategas del 1-O, no seamos hipócritas nadie, para exhibir victimismo cuando no hay razones legales y ante el panorama internacional, sobre el cual pocos triunfos había cosechado antes Puigdemont y cía- no puede ocultar todo un proceso político, que involucra a todo dios, plagado de timos y de inconsistencias. Vamos al desastre, pero cada palo tendrá que aguantar su vela.

      Eliminar
    7. Disculpa, FRancesc P. Tienes toda la razón en lo de que hay que tener calma y contención. Y también reconocer que se está excitando mucho al personal. Los que peor lo tenemos somos los que no confiamos ni en unos ni en otros y nos sentimos engañados por todos. Manda güevos.

      Eliminar
    8. Todos nos sentimos engañados, los mios son tan poco de fiar como los de Madrid. A los de aqui lo de ayer ya les va bien, son los otros los que han picado y caído en la trampa de cuatro patas.
      Dicho esto, fué un referendum, habia urnas, habia censo, habia papeletas y habia sobres, y sobre todo habia gente, mucha gente, en mi colegio electoral que aunque sea en la Creu Alta se vota de siempre muy poco porque es una zona en la que somos muy pocos catalanes, a las seis de la mañana habia ya delante del colegio electoral 200 personas, y a las 8 de de la noche habia aún más.
      Y fué emocionante, ver a tanta gente mayor con su baston el taca taca o el carrito eléctrico, abuelos, padres y madres, niños, muchos jóvenes que no suelen ir a votar, y estaban todos allí, y fueron tres millones, si esto no es un referèndum legal, legalisimo, que venga dios y lo vea. I habia ilusión en las miradas de la gente e incluso más que ilusión en muchos el convencimiento en otros de que habia que votar. Y se votó. Cierto és que en algunos casos de mala fe joputista se pudo votar más de una vez. Al cortar la Guardia Civíl internet, algunos colegios en no tener conexión telemàtica tomaban nota del DNI y luego validaban el voto, entonces si se tardaba en recuperar la conexión si era posible - yendo de mala fe - se podia votar dos o tres veces.
      Pero insisto en que hubo mucha gente que votó y voto SI.

      Eliminar
    9. Te creo en la parte que toca a lo que comprobaste, por supuesto. Claro que son tan poco de fiar los tirios como los troyanos, pero en lo que a mí me toca: no me basta con percibir emociones, ilusiones, número de asistentes, acciones represivas, etc. Tengo la sensación de que la ciudadanía ha dejado en el armario la capacidad de razonamiento y la perspectiva política. En eso, se parecen los de ahí a los de Madrid. Seamos más exigentes, que nos jugamos lo concreto, lo tangible, seamos de donde seamos, que este tipo de historias se sabe cuando empiezan pero no cuándo y cómo terminan, y yo no quiero que perdamos todos, ni que pierda cada individuo, que pierdan si quieren los líderes que nos sobran, aquí y ahí, recuperemos visión.

      Eliminar
  2. ¿... en cantos de sirena... o ...encantos de sirena...?
    Mejor lo segundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olga, gracias por aparecer. Repuesta: para el secesionismo, que está exultante, es encanto de sirena, pero...todo encanto implica encantamiento, ergo seducción, en este caso autoseducción. Y ello implica riesgos de espejismos. La cuestión es que nos afecta a todos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Lo malo, además, es que muchos siguen con las orejeras puestas y solo ven lo que hace el otro lado. Nos instalamos en tiempos revueltos, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Equilicuá, Pedro. En este país -incluida Cataluña, claro- muchos piensan que LA CULPA de las cosas siempre la tiene EL OTRO.

      Mientras no superemos esto, hermanos...mal nos irá. Y yo no quiero volver al pasado.

      Te diré más. Pienso que lo de estos días supone un punto de inflexión para cada uno de nosotros. Claro que de poco sirve que algunos nos replanteemos o propongamos ideas si luego los partidos no superan su mediocridad y no actúan con salidas y soluciones realistas.

      Y esa izquierda extraviada, qué lacerante y qué débiles nos hace, a merced de totalitarios de diverso signo.

      Eliminar
  4. Sólo me limito a leer. No deseo opinar. No deseo ofender. A nadie. A nadie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te siento dolido. Pero expresarse no es ofender a nadie. A nadie. Decir lo que se piensa, mientras se pueda, es un ejercicio legítimo, salubre y necesario para el diálogo. Para sentirnos humanos. Aunque a veces seamos ásperos. Para chasco que ante la confusión y el empecinamiento de otros dejáramos de expresarnos. Sería ceder al miedo, al totalitarismo de quienes se creen en posesión de la verdad (que por lo que veo hay ahora unos cuantos) Hay que disentir y no estar de acuerdo si creemos que no hay que estarlo.

      Pero entiendo que puede ser desapacible. Que tal vez sea útil callar un poco (yo mismo también lo he pensado, y me llegan noticias más duras que acaso algunos desean se produzcan para "beneficiarse" insensatamente inmersos en su épica heroica) En estos momentos yo mismo siento la ofensa que ciertos líderes y grupos políticos cometen conmigo y con la sociedad cuando se hacen cosas dañinas y perjudiciales, muy peligrosas, a mi modesto modo de ver.

      Sería admitir el padecimiento de lo insoportable. Pero que haya calma. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Mira, FACKEL, estoy releyendo a Asklepios, libro que has tenido a bien regalarme y del que disfruto de una segunda lectura.

    Déjame poner una cita, sólo una cita: "... Cuando Herakles visitó Toledo, en el s. XVI, a fin de realizar el decimotercero y más difícil e imposible de sus trabajos, que consistía en entender lo que viera..."

    Es tan bueno, tan bueno este párrafo que nos dice que, aún viendo las cosas, se nos escapan sus significados.

    Tengo en la mesa unos cuadernos de Historia de Cambio 16 (Tuñón de Lara). He comparado el 6 de oct del 34, la proclamación de la República de Cataluña, la huida por las alcantarillas del instigador; el problema del general Batet y su fidelidad al juramento de la República; la derecha que tampoco se pone de acuerdo porque es incapaz de hilvanar un discurso con cara y ojos. La creación del Bloque Nacional. La postura de la burguesía catalana(Cambó).

    La falta de voluntarismo para arreglar la situación y la tradicional obstinación de calificar de enemigos a los adversarios políticos.

    Las listas y las censuras, las de entonces cerrando los canales de radio; las de ahora : Serrat, Nierga, Zafón, A. Plá, Mendoza, Cercás, Marsé, Morán, Évole...

    La historia no se si se repite, lo que si se repite es la manipulación. Fotos, propaganda, altercados, la huelga...

    Hay tantas similitudes y tan poca vista gobernando por ambas partes que parece mentira que nadie sepa el final de la historia....Y vamos de cabeza a repetirla.

    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia no se repite, como mucho se disfraza de otra historia anterior. Y sobre todo es la naturaleza humana y sus ambiciones que no cambian, amén de la estupidez de sus agentes corporales, lo que siempre está ahí. Y hoy me daría con un canto en los dientes si la sangre, por mor de tanto intransigente, no llega al río. Respecto a la manipulación in situ y cotidiana que vivimos, ¿qué decir? Que debe ser que nos gusta someternos a ella.

      Eliminar
  6. Estupefacción, tristeza, dolor, indignación, impotencia....sobre todo para los que estamos viviendo este episodio en primera línea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una extraña y rabiosa sensación de que unos españoles están pasando olímpicamente de otros españoles, con el riesgo de que la nave toda haga agua.

      Eliminar
    2. Toda esta manipulación de unos y de otros define nuestro apellido peninsular y hasta que no se reconozca mayoritariamente ese factor no encuentro remedio. La humildad ni vende ni recibe votos ni se dará por estos lares, de eso ya se encargan los esbirros ensorberbecidos. Además no les conviene, y el pueblo también es responsable pues se refleja en lo que le dicen que les conviene. Esto es como el "tocomocho".
      Lo cierto es que me preocupa más la sequia pertinente que promete convertir la península en una extensión del Sáhara...con algún que otro oasis desperdigado. En comparación la política nacional resulta todo un teatrito. No damos más de si, hermano.
      Por supuesto a nivel particular las excepciones existen. Eso es un consuelo....pero no soy nada ni filosófico ni temporalmente, ese es otro. Ya puestos hasta el sarcasmo creativo puede valer.

      Eliminar
    3. Das en la diana, hermana. Eso sí que es un verdadero problema que no lo resuelve ni Moncloa ni Sant Jaume. Deberíamos concentrar todos los esfuerzos en buscar soluciones a problemas de esa clase. No es necesario para ello que nos amemos, simplemente que nos respetemos.

      Eliminar
  7. Mira si ha llovido desde que un pobre diablo pretendió venderle la moto a cierto idealista desde lo alto de un monte. Lo malo es que el idealista se dio por ofendido en lugar de cachondearse debidamente de tamaña mindundez de semejante necio mentiroso. Una pena. Dos mil años para la evolución fue ayer. Así nos va y quienes se enteran prefieren largarse por vía directa o indirecta antes que seguir aguantando memeces. La imagen Quijotesca es un ejemplo y la historia nos los proporciona a porrillo pero no aprendemos!! Eso recibe un nombre que el pobre pueblo no quiere admitir pues bastante tiene con pisar "cuchu" (mierda de ganado en bable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fábulas son bonitas literariamente y también sirven para manipular a todo cristo viviente. Mira que esa misma del idealista es un cuento arameo como cualquier otro y para mí la estafa no es tanto que un diablo tratara de ofrecer el mundo a un supuesto idealista (tal escena no tuvo lugar más que en la imaginación popular o de un escritor de provincias que vaya usted a saber), sino que cuentos como esos se han utilizado por sus despachantes autoerigidos en portadores de la verdad durante veinte siglos. Si nos han contado cuentos tan arraigados como ese y el personal se los ha tragado, ¿cómo no se va a creer lo de las patrias, los estados viejos y nuevos, las banderas, los símbolos, las promesas de ser más felices y lo malo que es el enemigo, joder? Si predominara la reflexión caería la falsedad por su propio peso. Pero no se quiere.

      La imagen quijotesca es acervo filosófico, no teorías, sino conclusiones sobre el alma humana.

      Eliminar
  8. Se puede estar a favor o en contra de una protesta, consulta, farsa o lo que sea, pero lo que no se puede tolerar es el grado de barbarie usado para controlar a civiles que no mostraban estar en plan violento. Eso es lo que se vio desde aquí. El debate político interno, se los dejo a quienes estén más empapados en el tema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Neo, se vio eso en todas partes. Y es execrable, intolerable, condenable y rechazable. No puedo poner en duda la acción represiva jamás, pero insisto en tener más miras. Ese es el triste y repùgnante papel del Estado o de quien tiene concedida una Policía, y mira, a uno le da miedo decir algo más porque parece que de pronto no hay más. El debate político, el análisis de los comportamientos de Generalitat y Estado, el comportamiento conspirativo permanente de los partidos de la secesión, las actitudes de muchos secesionistas presionando a quien no es de su cuerda, se lo puedes dejar a otros y yo entiendo que desde ahí no interese pero quien quiera saber no tiene más que hojear medios desde hace tiempo. Y si tiene versiones más o menos directas de otra gente que no es la interesada en un camino tan calificado pues mejor.

    Cuidado, Neo, que si hay perversión en Madrid, los de allí no son precisamente almas cándidas. Tenemos montado un tinglado muy jodido al que todos han o hemos colaborado, ya ves que me involucro como ciudadano individual. Ahora si lo que se quiere es llevar al desastre la economía, la política toda, los conceptos mínimos que habrá que respetar, digo yo, porque si no ¿para qué sirve un parlamento, unas leyes, unas instituciones, etc.? Se exige pactar a unos, que lo han hecho de pena, mientras a la vez los otros aprovechan el fallo de los primeros para meter goles. Vamos, que uno es tonto y miro al dedo en lugar de contemplar la luna.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo, te adjunto un artículo de Isabel Coixet, nada sospechosa aunque el totalitarismo de los tontos la estén marcando con el dedo de la ignominia:

      https://elpais.com/elpais/2017/10/03/opinion/1507044965_792324.html

      Eliminar
  10. Me niego a ver la realidad parcialmente. Si pudiera revisar la del pasado volvería a observarla con más crítica si cabe, porque hubo muchas cosas que no quisimos ver a tiempo. Y así nos fue luego.

    ResponderEliminar
  11. Y voy a decir más, puesto que parece que el tema produce briznas de debate o comentarios abiertos aquí, algo que agradezco infinito. Me niego cuando condeno una violencia determinada a que sea un árbol o un grupo de árboles que me oculten el bosque entero. Hay OTRAS formas de violencia muy dañinas. Si a alguien no le renuevan el contrato de profesor, y se queda en la puñetera calle, alguien con capacidad pedagógica digna y enorme, y que además es crítico con medidas del organismo educativo, y encima no es del palo secesionista, ¿cómo lo llamamos? ¿Casualidad? ¿Finalización del contrato? Pues a alguien que se mueve por blogs le ha sucedido esto y os juro que no es sospechoso de faccioso ni de fascista. Pero se ve que los poderes, incluidos los que pretenden la "nueva" Cataluña, son tan represivos como otros.

    El día que las sociedades se liberen del engaño y los individuos arrojen su faz hipócrita sí que habremos llegado al nuevo estado.

    ResponderEliminar
  12. Sólo un hecho que, a quien sea capaz de ver más allá de etiquetas y prejuicios, le ayudará a entender lo que está pasando.

    A principios de los 70, con Franco todavía dictando sentencias de muerte, fui a renovar el carné de identidad. Al rellenar el formulario puse mi nombre en catalán, Pere. El funcionario policial lo leyó, me miró y dijo: “¿Será Pedro, no?”. Yo le contesté, “Mi madre siempre me ha llamado Pere”. Cogió su bolígrafo, tachó mi nombre i me respondió: “Pues España quiere que te llames Pedro”.

    No sé lo que es un secesionista y no creo que la mayoría de mis vecinos lo sepan. Nunca he oído pronunciar esta palabra. Y me duele que haya tanta gente que continúe pegando etiquetas en una simplificación ramplona de la realidad. que dificulta su comprensión.

    El problema no es el referéndum ilegal, que sólo es uno de los efectos del problema real. Este radica en que es ilegal, e insoportable para algunos, una idea de Catalunya que no tiene cabida en las leyes que se redactaron en un período en que la libertad estaba por llegar. Y que sustenta un porcentaje de catalanes que el poder no tiene ningún interés en conocer, especialmente el de un partido, el PP, que decide sobre el bien y el mal de toda la población española con un 21% de los votos del censo electoral, escudándose en una Constitución que no es la que nos dimos, así en plural, porque la votó favorablemente sólo un 18% del censo electoral actual. Las cifras las proporciona el INE.

    Por favor, liberemos la mirada de las vigas que impiden ver la realidad. Basta ya de considerar a los catalanes como súbditos abducidos por unos dirigentes que no son la causa de este fenómeno de protesta, sino su efecto.

    Es una estupidez clamar contra España o contra Catalunya. La gran mayoría de sus habitantes son personas sensatas que, víctimas de la desinformación, especialmente grave fuera de Catalunya, toman partido, como haces tú, desde la emotiva sorpresa de lo inesperado.

    Todo lo que afirman tus comentaristas, y mucho más que yo podría atestiguar, es cierto. El estupor causado por la intervención salvaje y dañina de unas fuerzas, aquí del desorden, ensañándose especialmente en las mujeres, se torna indignación exacerbada ante esta oleada de rencor insólito justificado por el poder y sus medios de información. Es bochornoso y produce hastío la constatación del tratamiento embustero, engañoso y manipulador por parte de estos medios de desinformación de unos hechos que conocemos de primera mano y cuyo conocimiento real parece vetado al resto de la población.

    Y así, las leyes, ordenación de la razón orientada al bien común, pasan a un segundo plano. Porque no hay razón a la vista. Necesitamos el concurso de todos los que dais/damos pruebas de que todavía en algún lugar existe, para lograr que vuelva a habitar entre nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy considerando a los catalanes en general como algo distinto a los españoles en general. sino disintiendo de los independentistas en particular y del aparato que han puesto en marcha. No sé a qué información te refieres, si a la que llega desde organismos oficiales, desde medios, desde la sociedad en concreto. Yo estoy estupefacto por la intervención del orden, por la manipulación del Govern, por la cortedad de miras del Gobierno, por la emocionalidad de las masas que aprovecharán los dirigentes de todas partes. Insisto una vez más, sin negar un ápice la represión. Hay que ver todo lo turbio que se mueve detrás, los espurios intereses de toda laya, el oportunismo, pero ya veo que el secesionismo tiene la mente cuadriculada, se justifica con todo, y veo que no se me aportan razones sensatas. ¿Del gobierno central puedo esperar algo? Personalmente no, y eso me agobia, me deprime, y tengo que mentalizarme hasta para lo peor. Pero en ninguno de los dos bandos hay cordura, si bien me parece más irracional el secesionista, pues tampoco ha querido negociar y aprovechando el talante AÚN benévolo de la democracia (deficiente si se quiere pero aún con sus reglas) Los partidos supremacistas han visto el hueco de la ineptitud de Rajoy y se han lanzado a una cabalgada desaforada. Muy bien, y que al resto de los españoles nos den por el saco. Ni sirve la Constitución, ni las reglas de juego, ni las leyes. Estamos peor quienes pensamos así, mañana estaremos entre dos fuegos.

      Eliminar
  13. Pido disculpas por el apasionamiento, no es fácil hacer discurso por este medio, cuando hay tantas interpretaciones en juego. Algo que me jodería especialmente, y no quiero cambiar el verbo, es que el diálogo no existiera. Entre la gente de a pie, me refiero. Sería una señal de que no nos entendemos. Triste.

    ResponderEliminar
  14. Ah, y una cosa: que sea lo que el Capitalismo quiera, porque otra cosa no va a ser.

    ResponderEliminar
  15. Cuánto inocente suelto hermano, cuánta victima pese a lo versados que lucen, pero en manos de los de siempre, de los mas perversos. Al verdadero poder, ciego y siempre interesado le sobran peones y se los sacudirá de encima conforme propios intereses aprovechando debilidades ajenas y circunstancias espurias. Simple carburante. Claro que notar esto a edades tempranas y sin dotación económica o estratégica suficiente implica esclavitud emocional, social, personal y económica lo cual suma papeletas para el matadero y allí todos los pellejos iguales.
    Al capitalismo se le coarta con inteligencia puesto que se trata de un cíclope, me parece. Ya conoces el mito, claro que cuando proyecto la rudeza que aplico a mi persona sin quejas ni protestas pocos lo soportan, vamos que ni lo entienden. Clamar en el paramo? Será cuestión generacional?
    No se trata de un comentario sobre política sino de "crónicas de sociedad para-lel@s"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente tienes razón. Estoy decepcionado de lo que sucede. Habrá que asumir el punto de inflexión y que cada palo aguante su vela y que con nuestro pan nos lo comamos.

      Eliminar
  16. Es un conflicto político con dos dirigentes sin escrúpulos, que como ha comentado emejota usan a las personas como peones de ajedrez. Uno arenga a la gente a que salga a la calle (sabiendo quien gobierna el país) a defender lo que no ha sido capaz de resolver civilizadamente. Y el otro manda a la policía para coronar su pésima gestión del conflicto, a ver si lo de los palos funciona. Si no saben hacer política que dejen el poder!!! tanto se está tensionando la cuerda que ni se sabe hasta dónde llegará tanto despropósito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, cuánto tiempo, me alegra saber de ti. Sin quitarte razón yo intento ir más allá. Es un problema colectivo, donde la sociedad no ha sabido nunca estar y considerar con claridad. No hemos exigido a los líderes ni obligado a que dirigieran personas inteligentes y lo estamos pagando. Me siento mal, no podemos quitarnos nosotros responsabilidades y echar el muerto solo a los de arriba. Sin restarles el mínimo de responsabilidad, por supuesto, ya que han dirigido el país, lo tremendo es que están ahí porque se les ha votado. Y porque las componendas, tibiezas y aventurerismos de otros se lo permiten. Para mí es un tema de trascendencia histórica que, si bien se desarrolla de momento en la esfera política, tiene proyecciones inmediatas económicas, sociales, de entendimiento y de recomposición territorial. Es una desgracia que nunca hemos querido advertir que se llegaría tan lejos. ¿Que los del GOvern son unos listillos que están tensando la cuerda al límite? Puede. ¿Que los del Gobierno lo han hecho tan mal que tampoco saben qué medidas tomar? Puede. Pero ahora nadie quiere acordarse como las clases pudientes y los clanes dirigentes de Cataluña y de España han estado apoyándose mutuamente y descaradamente durante décadas. Cuando el PP o el PSOE necesitaba apoyos en las Cortes del PNV y de CiU o ERC, cuando mandaban corruptos de ambos lado del río, mientras la corriente, nosotros, ha sido ninguneada.

      Cuando hoy leo cómo apoya al secesionismo un personaje tan siniestro como Nigel Farage me estremezco. Si el secesionismo catalán se siente entendido en Europa solamente por los ultras y extrema derecha europea...que venga el Dios de las iglesias donde se recuentan votos y a la ves se reza, y lo vea.

      Pues sí, mi tono es muy preocupado. Los días de gloria de unos -pobres vanidosos- están siendo de angustia y tristeza para otros. En algún camino nos encontraremos. Yo quisiera que fuera en el pacífico y dialogante. Otros, no sé.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hacia bastante tiempo, si, ando siempre liada.

    Coincido contigo en que el problema de fondo no són esos dos sujetos en concreto, sino el haber consentido que la política y los políticos hayan degenerado en lo que ahora vemos. Y lo peor de todo es que tiene mal arreglo, mucha gente no es capaz de exigir dignidad en la política porque estamos totalmente influidos por lo que sale en los medios de comunicación. No abundan las personas con ganas de informarse, y que además tengan tiempo suficiente para comparar en varios medios si lo que nos están contando es la realidad. Se vota a la ligera, bajo la influencia de lo que hemos visto u oido, normalmente en la tele, y luego nos toca aguantar cuatro años el fruto de tanta desinformación.

    Hace tiempo que he dejado de ver la televisión, y estoy encantada, he ganado en tiempo y tranquilidad, para leer, disfrutar de la familia ... . Vivimos demasiado ajetreados y manipulados, y de eso se aprovechan los vividores que han hecho de la política un negocio.

    Un abrazo, Fackel.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. A mí tampoco me secuestra mi tiempo, y uno intenta mantener márgenes de disponibilidad y de libertad, hay resquicios que podemos elegir y en los libros abundan. Esos sujetos son agentes de un presente efímero. Todos ellos juegan sus tristes días de gloria. A mí no me importarían demasiado si no fuera por la capacidad de controlar y decidir en las gestiones y las circunstancias peligrosas a las que nos pueden conducir.

      Gracias por el detalle de hacer saber de ti. Buen vida, pasa cuando quieras a comentar.

      Eliminar