.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 9 de octubre de 2017

Apunte sobre una irrelevancia






















Mientras unos juegan a patrias y a Estados, otros se juegan su capacidad adquisitiva. "Hacer la marcha es fácil, lo duro es vivir constantemente preocupado por el futuro y la realidad del día a día", dice una jubilada septuagenaria que está haciendo una marcha a pìe de pensionistas que llega hoy a Madrid. ¿Una marcha deportiva o para recaudar fondos? No, una marcha reivindicativa que partió hace más de un mes desde distintas ciudades españolas, pero a la que los medios han prestado escasa relevancia, para exigir pensiones más dignas.

Tal vez lo de la dignidad sea hoy día un eufemismo, y deberían decir sin vergüenza alguna que se necesitan pensiones más altas. Pues el dinero, que tanto interesa a diputados, accionistas y banqueros, por ejemplo, también es una condición sinequanon para el más humilde siervo de esta monarquía hispana. 

Ah, muchos jubilados están hartos de tomar cada día la pastilla que supuestamente debe aliviar la ingratitud. ¿Qué tienen que decir al respecto los bienpagaos Gobiernos y los ben pagats Governs?




4 comentarios:

  1. ...y una marcha, como las protestas en Galicia contra la privatización de la Sanidad, de lo que poco hablamos, entestados como estamos en 'el tema'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, ni lo sabía, por mi ámbito no había trascendido. Esto prueba lo desenganchada que anda la izquierda mientras medran los del sálvese quien pueda que son los de hundámonos quienes quieran. Miserias de la clase obrera sacrificada a las veleidades de los aprendices de brujo y a los intereses del capital. ¿Suenan antiguas mis palabras? Pues mira, en el trasfondo esto hay.

      Eliminar
    2. Seré una ignorante política entre otras muchas facetas pero puedo afirmar que la dignidad razonada no entiende de sectarismos y aún peor, la comodidad y la pereza abunda por doquier y se multiplica en todas direcciones hasta doblegarnos para así eliminar a los colectivos adocenados con mayor facilidad. Así funciona el poder subliminal de cualquier signo.

      Eliminar
    3. Al que nos prestamos. Estoy de acuerdo contigo, MJ.

      Eliminar