.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 31 de julio de 2017




6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. De aquellas y aquel tiempo que nos marcó a tantos.

      Eliminar
  2. Una mujer magnética, descanse en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se ha ido con Falstaff.

      Eliminar
    2. Descansa ciertamente, que no es poco. El rictus descendente de su boca endurecía la expresión del rostro y seguramente reforzara sus interpretaciones trágicas.

      Eliminar
    3. Siempre me fascinó su rostro/gesto. Con Orson Welles cerca más. Descansar habiendo muerto es un descanso sin mérito. En el no ser no caben ya las categorías vitales, aunque nos guste proyectarlas. Es verdad lo que dices del endurecimiento de la expresión. Tuvo sus papeles y no sé si es aquel tiempo, nuestra época, que sentimos las desapariciones como propias.

      Eliminar