.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 31 de diciembre de 2016

Os deseo feliz Dostoievski




"- ¿Le gustan los niños?
 - Me gustan  -contestó Kirillov, aunque con bastante indiferencia.
 - Entonces, ¿ama usted la vida?
 - Sí, amo la vida, ¿y qué?
 - Si ha decidido pegarse un tiro...
 - Y ¿qué? ¿Por qué lo une? La vida es una cosa y eso es otra cosa. La vida es, pero la muerte no es, en absoluto.
 - ¿Ha empezado a creer en una futura vida eterna?
 - No, no en una vida futura y eterna, sino en una vida eterna aquí. Hay ciertos momentos, uno alcanza esos momentos, y el tiempo súbitamente se detiene y será eterno.
 - Espera usted alcanzar uno de esos momentos?
 - Sí
 - Eso apenas es posible en nuestro tiempo -replicó despacio y como abstraído Nikolái Vsévolodovich también sin ninguna ironía-.  En el Apocalipsis el ángel jura que ya no existirá el tiempo.
 - Lo sé. Eso es muy cierto; preciso y exacto. Cuando todo hombre alcance la felicidad. el tiempo dejará de existir, porque no será necesario. Una idea muy cierta.
 - ¿Dónde lo meterán?
 - No lo meterán en ninguna parte.El tiempo no es un objeto,sino una idea. Se extinguirá en el pensamiento.
 - Los viejos lugares comunes de la filosofía, siempre los mismos desde el principio de los tiempos  -murmuró Stavroguin con cierta lástima desdeñosa".


Fiódor M. Dostoiesvki, hoy aún tan vivo. El párrafo adjunto está tomado de Los demonios, edición de Alba Clásica, traducción de Fernando Otero.

Deseo para todos los que me soportáis día a día en este blog de caprichos y ocurrencias no más que cuantos deseos y aspiraciones tengáis cada cual para vosotros mismos cara a 2017. 






(Las imágenes son trabajos de papel del artista Juan Ángel Cantalapiedra)

14 comentarios:

  1. Y usted que lo vea, claro que ignoro si esta frase hecha se trata de un buen deseo o no. Ignoramos (en términos globales) demasiado y pesa tanto que puede llegar a pesar más que el amor por la vida que nos mueve, pero claro, si llegamos al punto de no importarnos significaría ya estaríamos OUT.
    De todos modos felicitaciones por.... traer a Dostoievski a la palestra bloguera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doble felicitación, pues, por compartir al escritor y por tener fe en un pequeño deseo que no quiere ser ni es frase hecha. Lo dicho. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buen año. Que tengas muy buen año.
    y, como siempre, salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ïdem. Se hará lo que se pueda mientras nos dejen, un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Hay que tirar para adelante aun cuando no sepamos qué paisajes nos esperan. Salud.

      Eliminar
  4. Un texto precioso sobre el tiempo del gran Dostoiesvki.

    Te deseo todo lo mejor para el nuevo año, Fackel!!

    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un texto donde se expresa también el nihilismo, algo que el ruso conoció de cerca y luego a su manera lo combatió. Muchas gracias, yo también te animo. Un abrazo y a aguantar el tirón.

      Eliminar
  5. Muchas gracias, también te deseo un 2017 Dostoievskano, que aplaces la felicidad merecida en el otro lado, y recibas un anticipo en este lado del paraíso perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se aceptan esos deseos, Amaltea, y a aguantar el tirón. Lo del Fiódor es que uno lo necesita para comprender mejor muchas cosas que si seguimos los periódicos todos los días. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Nadie se maneja con tales absolutos hoy en día. Es más, primero debes explicarle a la gente qué es un absoluto, y nadie nos asegura que intenten entenderlo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente los absolutos de hoy día -se siguen compartiendo los antiguos en todas sus variantes religiosas y muchas filosóficas- adquieran hoy nuevos disfraces. No creo que de vivir hoy el escritor ruso escribiera la novela de manera muy diferente, eso sí, introduciendo elementos de los tiempos que se viven ahora: el consumo, el mercado febril, la licuidad de las ideas generalizadas. Recuerda que lo actual es aquello de distintos collares para los mismos perros. Y en su tiempo el diálogo adjunto que nos narra Dostoievski también era una conversación de minorías o élites, tampoco la masa plantearía así tal argumentación. La masa tragaba elementos simples sobre absolutos: el poder de la Iglesia y los popes, la ley del terrateniente, el despotismo de los banqueros, la férula política del zar. Que el año nos dé luces y mucho pensamiento y sobre todo diálogo.

      Eliminar
  7. Siempre he pensado el tiempo como una emoción. Sin cambio, la percepción del transcurrir es imposible. No hay tiempo. Y es la percepción del cambio de las cosas, y por consiguiente su afectación en nuestra conducta, lo que constituye la esencia del tiempo. La falsa idea de que el tiempo es objetivo, que transcurre igual para todos los seres y objetos nos ha llevado a la también falsa creencia de que es una especie de éter en el que nos hallamos inmersos.

    El tiempo dejará de existir cuando nada cambie, cuando no haya vida ni movimiento a ninguna escala.

    Fackel, deseo que el tiempo cronológico al que convenimos en llamar 2017 transcurra de forma gratificante para tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acepto tu deseo y haré lo posible por aplicarme a mí mismo las leyes -las benévolas, pues las otras vendrán por añadidura- del tiempo. Participo de tu argumentación, sin cambio no hay percepción del tiempo.

      Un abrazo.

      Eliminar