La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 6 de agosto de 2016

Aforismos del estío





No es de extrañar que el poder de las imágenes haya llevado desde la antigüedad a los hombres a una devoción entregada y voluptuosa.

El arte desarrolla la generosidad de la naturaleza. El buen arte potencia los dones del cielo y de la tierra.

Las imágenes figurativas han reconquistado periódicamente los imprecisos cerebros humanos. Justo cuando la palabra vendida como sagrada había mermado en su credibilidad. ¿Reside ahí el triunfo del Barroco español? Pero el Barroco también pereció.

La representación figurativa no siempre es lineal ni una venta al encargo, a la intención o al mensaje de quienes la han solicitado. Incluso en lo excesivamente realista y grotesco hay una rebeldía del autor de la obra, una denuncia, una duda sembrada.

Una obra bien hecha oculta otra dentro de sí misma. Incluso puede dejar líneas del lienzo o de la talla de piedra abiertas para otras posibles direcciones.

Y vuelta a la abstracción de los símbolos fecundos. Que es tanto como decir al origen, a la madre, al constante devenir. Naturalmente no hay símbolo más latente que el propio cuerpo. Macho y hembra humanos se remiten por mor de sus imprescindibles hormonas y con el aliciente de las feromonas al virtuosismo de hacer más llevadera la existencia. Una necesidad no menos perentoria que la procreación.

Dicen que las primeras diosas de la Humanidad, llamadas venus por los sabios, eran representaciones de la fertilidad. No se sabe a ciencia cierta si se trataba de la mera fertilidad de la especie o de la imaginativa y lasciva del deseo que se iba construyendo en un lento proceso del arte de la exquisitez.

Las imágenes domésticas solían estar hechas a imagen y semejanza de las que se amontonaban en templos, santuarios y posteriormente museos. Sin embargo los devotos han apreciado siempre más los iconos de proximidad. Eran tangibles, podían cambiarse con facilidad de mueble o arrinconarse, y no había que compartir besos con otros transeúntes como sucedía con la estatuaria de los mercados de la Fe.

Hoy las imágenes icónicas entran de modo más directo en nuestras mentes y sin necesidad de creer. Basta con que actives viejas mediáticas y nuevas domóticas y delegues en ellas.

Los seguidores de las nuevas técnicas son legión. Los pequeños, medianos y mediocres diosecillos se han impuesto en una relación personal entre mente y dedos de la mano desde la tierna infancia. Hay una comunión permanente del usuario con sus mundos que para sí hubiera querido aquel trasnochado Moisés y su código de conducta.

En este sentido, nunca el control del individuo fue tan exitoso como cuando el hombre acepta que otros le controlen desde fuera y él crea que se controla a sí mismo. Una madurez engañosa, asaz fraudulenta.

Si la religión es el opio del pueblo, según cierto crítico alemán de economía política, ¿qué es la representación exuberante de las deidades y de los hombres santos? ¿Una adicción viral, como se dice ahora con ese lenguaje superficial y cursi de nuestros días?

Y la actual devoción multitudinaria por tantos objetos y propiedades, ¿sigue siendo aquello bíblico de la adoración al becerro de oro que no cesa, pero adaptado a los tiempos? La diferencia está en que ahora cada individuo, familia o sociedad puede acceder a la carta de sus propios objetos de adoración. Nadie osa condenar la febril saturación del mercado. En parte porque, en mayor o menor medida, todos identificamos individualidad con posesión. Y porque si alguien pone alguna objeción se le responde con la letanía falaz de que gracias a la abundancia se crean puestos de trabajo. 

Las formas de las primeras diosas escultóricas ya lo dicen todo. En significado de pensamiento y en estética. Es en las formas donde reside la esencia de lo que se quiere representar. La forma es el lenguaje que deseamos todos escuchar desde tiempos primitivos. Lo que afina y permite prospectar en nuestros sentidos. 

Las esculturas de las primeras venus, ¿son alegorías o mapas? Acaso ambas cosas. Pero ¿acaso no hay mejor alegoría que la descripción del territorio de los cuerpos que se van descubriendo poco a poco?

Benditas venus primitivas. Ya os imponíais en tiempos tan tenebrosos a la oscuridad de la naturaleza. Probablemente ya desafiabais las primeras tentativas de una parte de vuestra especie por que no accedierais a la luz.

La adoración es la expresión de la carencia. Pero no se adora lo representado como divino porque el hombre anhele ser parte de la divinidad. Es el origen de la propia especie lo que marca en los seres humanos el sentido subconsciente de que siguen siendo parte de la naturaleza inhóspita. De ahí que los hombres necesiten inventar subterfugios para conjurar su propia condición de desarraigados.

Ni siquiera en la forma los hombres se distancian de los demás animales. Probablemente la belleza, por ejemplo, cunda más en otras especies. Sobre si también la inteligencia está tanto o más agudizada en los animales que en el homo sapiens, algunos científicos afirman que es obvio. Solo que se trata de mundos diferentes que no pueden valorarse de análoga manera. La competencia es un hecho, y entre los humanos ha adquirido una dimensión extremadamente sofisticada. De la aniquilación ya se va sabiendo que es una propiedad que nunca estuvo en manos de otra especie tanto como lo está en la nuestra.   

Hay que apreciar los dones del cielo y de la tierra. Cuando aparecen fundidos hay que extasiarse y dejarse llevar. No es obra de la casualidad ni de personajes inexistentes. Los artistas del Paleolítico trascendieron con sus venus mágicas el duro curso del caos. El empeño de los hombres de introducir su orden en el caos no es otra cosa que el desarrollo del arte.

Pero el arte no puede prescindir del caos si quiere regenerarse. La historia humana se ha encargado de amputar las maneras de la expresión y la creación artística. El plano más extremo del orden artístico es el mercado, el negocio, la imposición del valor de cambio sobre otra cosa. Así está hoy día el tema. Las venus paleolíticas, los caballitos y bisontes de las cuevas, las tallas de los bastones de mando nos evocan un mundo donde la expresión artística tenía otra dimensión, más que un mero valor. Aunque es evidente que el trueque ha existido siempre.

Trato de hacer ficción sobre la fase de acabado de una obra de la Prehistoria. O mejor dicho, sobre la exposición al público del trabajo. Una de aquellas mujeres representadas excelsas  -Willendorf, Brassempouy, Lassel, Lespugue, Dolni Vèstonice, Grimaldi...nombres en que la geografía de la población ha sido eclipsada por figuras míticas-  en piedra o arcilla. ¿Era lo que todos esperaban? ¿Nadie había imaginado lo que el artista les ofrecía? ¿Se pretendía de ellas protección o exhibición? ¿Invocaba la conquista de la naturaleza en la representación femenina? ¿Suscitaba aproximación o distanciamiento? ¿Cómo serían las emociones de los espectadores? ¿Apreciarían todos el trabajo? ¿Estimularía la obra a otros artesanos? ¿Se extendería de viva voz a otras tribus el evento nuevo salido de manos humanas? Etcétera.

¿Cuántas imágenes preservan las neuronas de nuestro cerebro? La imaginación propende al imaginario. Los rostros diferentes de éste son resultado de la estimulación cuyo vértice es el goce.



(No logro saber de qué autor es la imagen adjunta, olvidé apuntarlo al cazarla por la red)



32 comentarios:

  1. El hombre es uno de los mamíferos que más desarrollado tiene el sentido de la vista. Esta circunstancia hace que nuestra percepción de la naturaleza sea principalmente visual y se afine con sutileza cualquier detalle y de ello desprendemos la “devoción entregada y voluptuosa” que mencionas.
    Naturalmente el arte responde. Es la respuesta de la sensibilidad humana y gracias al arte trascendemos el detalle.
    Pero ¿es la trascendencia de detalle, lo que otorga sentido al arte barroco? Yo creo que el barroco nos proporciona lo voluptuoso de la particularidad y el fragmento, esto nos permite una recreación sensorial. A mí me cuesta mucho entenderla como sensual.
    La forma barroca se nos muestra acaricida por la mano del artista que nos la ofrece en su esplendor para que gocemos de una pasión escondida que paradójicamente aflora en un momento histórico en que cualquier concupiscencia estaba sancionada por la iglesia.
    Encontramos voluptuosidad barroca en la “Alegoría de las bendiciones de la Paz” de Rubens, en Caravaggio y en Poussin pero también en los cuadros oscuros del barroco español donde la oscuridad se convierte en una veladura moral. “Pero el Barroco también pereció”.
    Y la pregunta ahora es otra, ¿la trascendencia que el arte nos proporciona no se refiere a la naturaleza toda? Sí, a la representación de la realidad y de la expresión humana. Ahí está el mundo de la imaginación y de la visión. Las dudas y las luces y también las sombras del dolor humano.
    Con todo esto, la obra de arte se presenta como una obra abierta. Va desde el corazón y el intelecto humano a todo lo conocido. El hombre ve, siente e interpreta y lo dice. Es figurativo y es abstracto.
    No podemos quedar encerrados por los límites fronterizos de lo figurativo, ahí están los símbolos (algo que me pone muy nervioso), ahí está lo mágico (que todavía me pone más nervioso) y ahí están la visión y el pensamiento. La idea, que no la ideología, ésta queda muy por debajo de la trascendencia del arte, el valor de la ideología es una pequeña cosa contemplada desde la inmensidad de la creación humana.
    Me cuesta mucho otorgar una ontología simbólica al macho y a la hembra humanos. Su fecundidad, su goce, su necesidad fisiológica reaccionan a estímulos bio-químicos y en estas reacciones hay mucho de pensamiento, pero de esto al símbolo, creo que hay un trecho. En todo caso deberíamos dejar hablar a Cirlot. Yo creo que el cuerpo no es un símbolo.
    Al hombre primitivo le costaba entender ciertas reacciones fisiológicas, algunos entendidos afirman que la relación entre el coito y el embarazo no fue descubierta hasta muy entrado el neolítico. La mujer no sabía por qué extraña razón se quedaba embarazada. Siendo así las cosas no es de extrañar que otorgasen a la fecundidad un carácter mágico, para el hombre primitivo se trataba de un fenómeno mágico y así lo representaron con aquellas diosas-Venus. Willendorf, Brassempouy, un arte exquisito, que en mi opinión carecía de lascivia, creo que era la fascinación por el misterio del embarazo. Apunto aquí algo que me ha intrigado siempre: la pequeñez de estas estatuillas en contraste con otras representaciones más grandes a veces megalíticas y más tarde en Mesopotamia, toros alados enormes al lado de escenas cotidianas menudas.
    Continúa...
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viviendo como vivo en una región donde el Barroco llevó a un extremo de saturación sus expresiones, principalmente concentradas en lo sacro católico y en el imperio del dolor que jamás ha sido resuelto por los que lo exaltan, sí que pienso que hay un grado de sensorialidad, canto a los sentidos, sensiblería varia, e incluso sensualidad, porque las fronteras no son tajantes y claras. La belleza hiperrealista de los cristos yacentes de un Gregorio Fernández es un canto al cuerpo masculino, más allá de la narración que la Iglesia pretende. Otras imágenes representan melancolía, tristeza, odio, etc., todo un mundo de emociones explotadas para que el drama del Salvador se consiga como un efecto hiperteatral que llega hasta nuestros días. No olvidemos que el vocablo Pasión es único y a la vez se desdobla. Pasión es apasionarse, la pasión soberana es la erótica, porque en ella se manifiestan múltiples facetas del ser humano, pero no es la única, pues también es pasión un empeño decidido y entregado que puede servir para cualquier otro proyecto humano. La pasión del artista, la del escritor, la del guerrero (mal que nos pese)

      La trascendencia del arte no va a la representación formal, aparente, a primera vista, a la comprensión exterior, va sobre todo al mundo interior, a las percepciones, a las emociones, a los apasionamientos, a los significados y significantes ocultos de cada individuo.

      Por eso mismo, las creaciones del artista han sido múltiples y variadas a lo largo de la historia. Dependiendo de la comprensión del mundo, del desarrollo estilístico, del mensaje que se trata de hacer llegar, de la interpretación de los mundos internos y externos del hombre. Y todo ha sido útil. No obstante, hay arte que es apreciado por mayorías y otro arte que es de iniciados. No por eso es mejor el primero, simplemente cumple funciones que cada sociedad desea en un momento histórico dado. Pero el arte con expresión compleja y más minoritario o a contracorriente es un rayo que remueve las tripas del pensamiento y de las quiebras sociales, pienso en el expresionismo, pero también hay un arte condicionado por los avances técnicos, pienso en los estilos de las vanguardias rusas, u otro arte motivado por teorías en boga, y ahí el psicoanálisis proyectando surrealismos, no todos auténticos (aunque ¿dónde encajaríamos a El Bosco o a Goya, varios siglos antes de Freud?)

      Cierto también que las ideologías se imponen a las ideas. Esa sensación de que reducen su desarrollo, las amputan, las limitan, las hacen demorar su avance también me pone a mí muy nervioso. Mira lo acontecido en la URSS y lo que vamos a ir viviendo en nuestra sociedad de mercado y pensamiento ùnico.

      El cuerpo tal vez no es un mero símbolo, como no lo es la naturaleza en general y sus manifestaciones concretas. Pero se ha traducido simbólicamente para expresiones de dominio, de reducción, de desviación de objetivos más positivos. Pero ciertos artistas, los poetas, por ejemplo, ¿no están convirtiendo siempre el símbolo en exaltación?

      Tu último párrafo es apetecible de desarrollar, pero trata muchos temas y ya habrá oportunidad.

      Eliminar
  2. ...Continuación:
    Pasado el tiempo de misterio, descubiertos muchos arcanos de la naturaleza, qué expresa el arte de hoy. Ya no podemos esperar nada del símbolo que no sea una interpretación conceptualmente arqueológica, ya sea del arte antiguo como de la Escuela de Bologna, del Barroco español, de los prerrafaelitas o del expresionismo alemán, también especulaciones trasnochadas del expresionismo abstracto. ¿Qué nos queda?
    Una interpretación de la realidad, “sin necesidad de creer”. Ni dioses, ni encandilamientos tecnológicos. Queda aparcada o encerrada en el almacén más oscuro cualquier creencia religiosa o esotérica, también cualquier proclama ideológica o el llamamiento de algún iluminado.
    Mientras, los medios de comunicación y CONTROL de la ciudadanía van suministrando un mundo de imágenes chapuceras con una voluptuosidad artificial y operada, van creando cánones comerciales de belleza y con todo esto una forma de alienación, el nuevo opio suministrado en grandes dosis por unos medios fenomenales: televisión, redes sociales, internet, etc. Y nos venden la globalización del conocimiento, sí, pero también la globalización del atontamiento y sobre todo la representación de un mundo en el que el esfuerzo y la reflexión personales caen en desuso.
    El arte se hace espectáculo y entre las bambalinas se desvanece la expresión. Ya sabes amigo Fackel, lo poco que confío en que se recupere la creatividad y aparezca un nuevo discurso formal libre. ¿Por qué nadie osa a plantar cara y poner una objeción artística a tanto despropósito y a tanta escasez? Es el ataque de una pulga contra un dinosaurio. El poder es una máquina abstracta y la creatividad no condicionada es tan escasa como el aceite de oliva en un guiso siberiano. Poca fuerza la de la pulga y, además, muy pocas pulgas contra un grandioso animal.
    Sin un lenguaje formal que atender, sin la música de las esferas, sin la poesía del alba, sin la armonía del color y sin la expresión del hombre libre, no hay libertad.
    ¿Dónde depositar las cosas importantes del ser humano y de su devenir si no tenemos el arca del arte que las proteja? Desde los tiempos primitivos nos hemos acercado a la belleza protegidos con el escudo del arte, y aquellas diosas menudas se aliaban con nosotros para protegernos de la mirada de la Gorgona. Eran, además, aquellas diosas (Lespugue, Lassel, Dolni Vèstonice) la expresión sintetizada de lo trascendente que habita en el hombre, eran el arca de la alianza donde el hombre guardaba el pacto que se había hecho consigo mismo desde que tuvo consciencia. Por este motivo adorábamos aquellos fetiches. Este era un goce no exento de funcionalidad, pero descubierto el enigma de la soledad, no nos quedó otro tesoro que la proporción y la abstracción, puro placer intelectual mientras podíamos matar las horas con los sentimientos.
    Un abrazo
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre este párrafo prefiero escuchar y aprender. Por cierto tu pregunta: "¿Por qué nadie osa a plantar cara y poner una objeción artística a tanto despropósito y a tanta escasez?" Yo diría que como pasa con otros aspectos de la vida social o la política, por ejemplo, porque todos estamos muy adormecidos ya gustito en el devenir cotidiano...hasta que nos corten las pensiones, por ejemplo, o los sueldos sean más de esclavos todavía. Y aún ahí nos seguirá gustando el confort que nos creemos eterno, la seguridad que nos será negada y la supuesta libertad de elección, que durará lo que dure la cuenta corriente.

      Ya digo, me has hecho pensar con tu criterio expuesto y ahora me doy cuenta de que el debate sería largo, intenso y habría que reconsiderar muchas cosas que hemos dado por firmes, y no lo son, y descubrir más d elo que no sabemos. El mundo paleolítico es muy importante, si llegáramos a conocer con precisión o más aproximadamente sus motivaciones, reacciones frente a las circunstancias y en general lo que les inspiraba su lucha por la vida día a dí acaso fuera una revelación pata los humanos actuales. Yo espero que si conocemos e interpretamos la vida de nuestros ancestros acaso podamos aún modificar la nuestra. En aquello hay claves que nos podrían ser ùtiles. Necesitamos desarrollar ideas y desechar ideologías necias.

      Salud. Gracias por tu saber y por tus apasionados enfoques.

      Eliminar
  3. l'has tret d'aquí: http://www.denunciando.com/fotos-y-modelos-73/924319-variaditas.html - però hi ha tantes senyoretes que no l'he buscat, però segur que hi és....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había visto esa página. Simplemente saltó a la vista y el primer impulso fue acordarme de las venus paleolíticas, cuando estudiaba Arte, hermano. Luego era inevitable observar su exuberancia con que la Naturaleza obsequia.

      Eliminar
  4. yo tampoco, ahora la señorita es exhuberante de cagati lorito, està lo que en catalàn diríamos: refeteta, eso si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te van a correr a gorrazos los de lo políticamente correcto. Haz vomo yo, ve la imagen con mirada santificadora o simplemente descubre la venus primitiva.

      Eliminar
  5. Arnod Hauser, en su Sociología del Arte, nos habla del tema que tocas, y que Francesc Cornadó tan bie ha expresado en su planteamiento.
    Hay en su primer tomo (son dos), un apartado que lo denomina "condicionamiento ideológico del pensamiento", y creo que los tiros van por ahí.

    Con respecto a la imágen, ¿qué decir ?. El silencio vale más que cualquier expresión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una venus primitiva, Miquel, bueno y avanzada, esa decoración que reviste es fantástica: algo del Indo y algo de los Indios de las praderas.

      Jope pues debo tener por alguna parte los tomos del Hauser, de mis años estudiantiles, ya ni me acordaba, iré a localizarlos. Me suena su formato y su portada de editorial Guadarrama. Hay que ver qué don es la memoria en reposo que de pronto, zas, se revela. Tal vez esa venus la hayamos conocido en otra encarnación, jij.

      Eliminar
  6. Si, pero mira que no te confundas con Historia de la Literatura y el Arte, que ese es el de tomo azul, también editado por Guadarrama y que son tres tomos y que llevan 19/20 y 21 como numeración en el lomo.
    El que interesa aquí es Sociología del Arte y este son dos tomos, y chico, creo que es lo mejor de lo mejor en cuanto a arte. También los tengo en la biblio de casa.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias, porque creo que me equivocaba, sí.

      Eliminar
  7. Criaturica! qui bé feta estic. El dibuix pareix henna y també molt bonico. La pobreta tingué prometies problemes con la celulitis dels cadires y espaïda per el peso del tants carns.
    Se dice que lo que entra por la vista estimula mas al elemento masc. (comprobado personalmente) Entre el elemento fem. se dice que predomina el oído. Esto último no lo tengo tan claro. Allá donde se halle la armonía y el equilibrio surgirá una adepta, tanto mas me da cualidad o sentido. Siempre calidad!
    Déjense de subterfugios culturetas, caramba. La imagen llama poderosamente la atención y el arte sobre su piel resalta sus características de abundancia carnosa. Algo normal y bien evdente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimada y nunca bien ponderada emejota: yo sigo viendo una diosa venusiana del paleolítico. Por cierto, ¿sabe vosté que hay una linea de continuidad diosas paganas-vírgenes cristianas? O dicho de otro modo más explícito: que las vírgenes cristianas no existirían si no hubieran existido otras diosas mitológicas, incluidas las del Cuaternario y post. ¿El agravante? Que el cristianismo inflexible no podía soportar la mujer fecunda pagana y hubo que transformar el concepto en uno más de pata quebrada todavía.

      El subterfugio de la imagen es instintivo y permite parir opiniones discutibles, con amago de aforismos, a este cura. Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ GENUFLÉXEMENOS, don FACKEL ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    Peroooo...¿ qué es esto de la pata quebrada ?..
    Aggg...que le chapan la página ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pata quebrada ha sido la actitud eclesial machista durante siglos en nuestra cultura e idem eadem idem en el Islam y supongo que el judaísmo. El que chape, diría poco a su favor. Nadie está por encima de naide (sic)

      Eliminar
  9. En esa imagen que has colgado están todas las diosas de la fertilidad posibles. Son idénticas-asiáticas, europeas, africanas y etecé- invocan en su representación la supervivencia de la especie, llámale arquetipo de diosa, virgen, madre.
    El origen del mundo está en el vientre de mujer, del que nace una criatura y en los pechos, que aseguran la continuidad de la vida.
    Además, a las imágenes las dotamos, no solo en la mente primitiva, del poder de atraer el bien y el mal. La magia simpática según nos explicó Frazer en La Rama dorada.La iconografía religiosa, o mercantil y política es tan poderosa que consigue manipular la percepción humana. Somos poco conscientes de cómo influyen en nosotros lo que entra por los ojos sin verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, los intereses del mercado de religiones, de productos, de gobiernos son ávidos, implacables, manipuladores. Utilizan los significados que llegan desde la antigüedad, los adulteran, los prostituyen...Y nos dejamos. Muchas de las imágenes primitivas persisten, incluso en su pretendida inocencia, en el subconsciente. Hay que rescatar aquellas imágenes que nos hablan de vida y de reencuentro, antes de que perdamos el sentido de las cosas. Vaya, no es frecuente escuchar que se cita a Frazer. Pero la ciencia y su desarrollo invita a una reflexión con los pies en la tierra que nos debe hacer más libres. Los primitivos nos envidiarían probablemente en muchas de nuestras circunstancias y posibilidades, se espantarían ante lo mal que aprovechamos a veces los medios.
      Salud siempre.

      Eliminar
  10. Escribiré algo ahora respecto a la pata quebrada esa. Algo horrible, pero parece que muchos mamíferos prefieren sentirse dominados. De ello se aprovechan unos cuantos.
    La razón por la que me divierten las diferencias y no las critico es porque nadie pudo elegir el sexo con el que fue nacido.
    Una pregunta capciosa. Qué habríamos hecho nosotros de haber nacido "programados" por genética para convertirnos en mozuela de curvas semejantes?
    Yo fui el producto de una parecida....pero salí a mi padre, una faena para ella!!! Y no sigo porque dispongo de anécdotas infantiles divertidísimas al margen de clerecías que jamás manipularon mi inocencia.
    Gracias por el aprecio hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora nadie podía decidir el sexo, ni los que nacían ni los que parían a los hijos. Pero las técnica van a permitir elegir en el futuro, lo cual generará bastantes problemas obviamente.

      Vaya, haces que nos pique la curiosidad con tu experiencia personal. Sé cauta.

      Eliminar
  11. Esa no me parece la cuestión. El producto, la resultante nunca se elige a sí misma aunque proceda de probeta. Quizás por ello el nihil me atrajo desde bien pequeña cuando recibí el primer estoque o estacazo.
    Cauta?, más bien"caut-erizada" por todos los flancos para que el material no se desangre.
    Te gusta Frazer? a mi me acabó aburriendo, mas clarito me pareció J. Campbell, un humilde profesor en un colegio de señoritas norteamericanas de bien.Sus obras completas reposan por una estantería casera. De todos modos me hubiera agradado conocer sus fuentes. Debió ser muy cauto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frazer es un elemento más de un mundo con una visión determinada, no me siento embaucado por ese mundo pero si a veces uno se hace preguntas cuando entra en contacto con el tema de los simbolismos y las iconografías, pues sale. Campbell es ya un estudioso contundente, tal vez sea el no va más de la especialidad, al menos conoce todo el arco de representaciones de las culturas humanas. Esos temas camelan mucho, en parte explican, en parte dan solo claves, pero nunca hay que tomarlo como fuente de ideología y culto, pienso. Esa es mi cautela, aunque tuve tiempos que me fascinaba más el tema.

      Eliminar
    2. Hermano se lo estas diciendo a la persona más rebelde que conozco hacia ideología de cualquier cenero. Las ideologías atan, acotan, aburren a la criatura desobediente que no acepta la realidad que le venden.
      Jajjj y no es locura....de momento, sino simple ejercicio neuronal..."cachas neuronal" versus "cachas carnosas" y si ambas a un tiempo,pues mejor "y que sufran los feos"....pero que yo no les vea porque me darán pena, me acercaré y me mataran!!!!

      Eliminar
  12. has sido una excepción al "latiguillo" -una imagen vale más que mil palabras- pues has escrito muchas más jeje
    comparto tu entrada en gran medida
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una imagen es una imagen es una imagen es una imagen...como la rosa.

      Un abrazo, Omar.

      Eliminar
  13. Por haberme creído eso de que todos somos iguales, espíritu cristiano y tal. Depende de planos diversos y en cada momento de la vida transitamos por los que necesitamos para seguir vivos (ideologías incluidas) o nos resultan asequibles/cercanos ..... me parece.
    Ufff espero no ser malentendida, que esto se puede debatir desde todos ellos y no queda otra que largarse o empingorotarse desde el plano x. Mi persona simplemente de larga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ¿hablas de ti solo? Porque me parece que hablaras de mi sin conocerme. Creo que compartimos la historia del pasado de modo análogo y sus huellas sobre nuestros cerebros. Ni largarse ni empingorotarse (que no sé qué significa) Simplemente, resistir, ancha es Castilla y placer si se brinda. Nos marcaron bien como reses, pero algunos damos aún cornadas.

      Eliminar
  14. Lo más probable es que solo compartamos peculiar unigenitura y rebeldía instintiva. Seguramente seamos mucho mas diferentes de lo que te imaginas, escrito esto con todo respeto ajeno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, por supuesto. En esta vida hay aproximaciones, ligeras aunque parezcan intensas, y todos somos sumamente diferentes siquiera a la hora de sentir picor y no te digo en la forma de rascarnos. Como ves, cada vez concedo más importancia al instinto y las sensaciones que al pensamiento aparente que no se pone de acuerdo en dar respuestas razonables. Y si no, vea usted la situación, inmunda pero jocosa situación, de la política en nuestro país. Tanto viaje no precisaron las alforjas y menos en los que creyeron, por mor de la televisión y las encuestas, que iban a estar con Dios Padre. Sospecho que entre todos nos habrán sepultado un poco más en los infiernos.

      Disculpa la deriva.

      Eliminar
    2. Deriva muy oportuna. No me quiero enterar, no leo al respecto, en radio solo radio clásica dial fijo, en tele la 2. Si aparece el rostro de cualquier polític@ apago. Por supuesto tampoco leo periódicos, ya lo hace mi hijo y me cuenta.
      Es que me enferma la sociedad que he contribuido a conformar, me culpabilizo mas o menos indirectamente y ha tiempo que me declaré en huelga social, aprovechando que canas y seriedad intrínseca ya me lo permiten....y me gusta. Ya ves a la postre por fin cateta feliz con una sonrisa de oreja a oreja porque ha brotado en mi persona cierta hipersensibilidad que daña al exponerme al medio. Como una alergia. Quizás por ello compense escribiendo. Te parece poca diferencia hermano.? No veas el cuidadin que debo dedicar a tanta fragilidad aunque por fuera parezca una fiera.
      Tampoco te pregunto por lo ocurrido pq me parece que se veía venir de muy lejos desde hace años.

      Eliminar
    3. Sic transit gloria mundi, incluidas nuestras propias penurias.

      Eliminar