La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 15 de junio de 2016

Aquellos estos árboles, 18





"Nunca tendré de nuevo
todo aquello que tan pronto perdí..."

Konstatino Kavafis, Días de 1903.



A escasos días del solsticio el golpe tajante de un cambio en el clima sorprende a los hombres y les distrae. Les hace dudar. ¿Debemos avanzar o nos quedamos donde estamos?, parece decirnos la jornada nublada, áspera, incluso fría. Probablemente cuanto llegue de ahora en adelante tendrá un efecto paraclimático. Tal vez tampoco ya sea normal. Tengo un amigo que echa la culpa de tanta incertidumbre a las manifestaciones variables y caprichosas de la naturaleza. Cuando le señalo que es como responsabilizar a nuestra madre o justificar nuestras ineptitudes con quien menos culpa tiene me da la razón. Pero insiste con un elevado grado de acritud: necesito hacerlo para no tener que odiar a los hombres.



(Actor Toshirō Mifune)


2 comentarios:

  1. Pues yo siento a la humanidad como parte de esa naturaleza, como una especie de "enzimas". También mi pensamiento dista mucho de considerar a la naturaleza perfecta o ideal, solo que en algunos sectores parece útil y hasta bella a fuerza de persistencia replicante a lo largo del paso del tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese amigo sabe, pero lo puede la aversión a la ineptitud peligrosa de estos tiempos.

      Eliminar