La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 14 de mayo de 2016

La España que no pudo ser




Entre las arcadas de los soportales de la armónica Plaza Mayor de Salamanca hay una serie de medallones sobre personajes históricos. Reyes, descubridores, conquistadores, señores feudales, personajes épicos, teólogos, escritores, místicos, juristas, arquitectos, guerrilleros, dramaturgos, representaciones simbólicas. Tipos pintorescos todos ellos, gocen del recuerdo de cualquiera que fuera en su tiempo su condición, que supongo más o menos vinculados a la Salamanca histórica. Entre las imágenes simbólicas lucen en esa galería de la memoria, no sé si muy justa o tan solo convencional, las alegorías de dos fases de la Historia de España que no pudieron ser. Es decir, mantenerse, perdurar. Hay tanto en esta España social y políticamente sísmica a la que no dejan ciertas fuerzas tectónicas de la sociedad y de los poderes fácticos estabilizarse... A la vera de dichos medallones, en un día de nubes alternas, me tomé un café que me supo a gloria. 







5 comentarios:

  1. Nada como el placer relacionado con lo cada cual perciba como armónico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente, MJ. Pero hay armonías que se perciben solamente como subjetivas y otras que invitan a un acuerdo generalizado, objetivo, como esa Plaza. Otra cosa es la anécdota de la sorpresa, encontrar esos medallones ahí. No es sino un acto de justicia. ¿Se podrían negar aquellos acontecimientos históricos? Sospecho que no lleven muchos años colocados.

      Eliminar
  2. Ostras no las he visto.
    recuerdo que en el bar modernista de la Plaza Mayor de la ciudad, el propietario estaba mirando un partido del Barcelona, del que se confesaba seguidor irredento, y yo que soy de Barcelona, pero que intento por todos los medios desligarme del futbol, le insistía en que nos sirviera dos cervezas. Una para mi señora y otra para mi.
    Él ni caso, mirando el furrrbol detrás de la barra extra-larga. Al final, y después de esperaral menos 10 minutos, le grité en catalán : Cullons, jo que ving des de cinc cents quilometres pero no veure aixó i vosté te els nassos de posarles.... El hombre se quedó petrificado.
    Creo que no entendió el significado, pero si supo que yo pasaba de millonarios detrás de pelota.
    Y lo dicho...no me fijé. Prometo hacerlo la próxima vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de cuando estuvieras en Salamanca. Acabo de descubrir que se instalaron en 2005. Era difícil que antes pudiera ser. La anécdota del café Novelty es muy chocante, sí, es una ciudad donde se escuchan lenguas varias por la calle todos los días. Tiene tirón de visitantes, unos instalados temporalmente por relación con su Universidad, otros por la atracción de visitarla.

      Eliminar