La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 17 de febrero de 2016

Diario apócrifo, 3















"...No me ha abandonado mi maestro y son sus enseñanzas las que aún me sostienen. Pero ¿quién iba a decir que tanto ingenio, tanta cordura y tanta cautela razonada como la suya iban a acabar de esta manera? La sinrazón triunfa hoy por mor de la fuerza más bruta de los hombres. Pero si las palabras del maestro quedan como simiente, pequeña y lenta acaso, mas eficaz, otro gallo cantará algún día..."



4 comentarios:

  1. Es curioso esto de la barbarie. Los del Renacimiento tuvvieron la ilusión de que con la llegada del nuevo resurgir quedarían detrás los campos de batalla y la violencia; que el Humanismo sería la fuerza emprendedora , y que el saber sería la máxima felicidad, y no...Se ve que la Historia tiene ganas de repetirse, o que el hombre no aprende.
    Un abrazo
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no estoy seguro. Algunos pensadores teorizarían, lo cual dio alas a la creación artística y abundó en la filosofía clásica y generó nuevos pensamientos, pero se siguieron matando década a década incluso en los humanistas cotos ítalos que cundieron como ejemplo del Renacer. Las relaciones humanas deben ser tan complejas que no basta con buenas intenciones ni ensayos de nuevas políticas (digo nuevas, no las que hoy pregonan como vendedores de feria algunos y no lo son) Y siempre detrás, moviendo el mundo el interés, la soberanía, la imposición. No es que nos repitamos, es que no hemos dejado de practicar el móvil violento. A veces cuando no lo hacemos directamente entre nosotros es porque hemos descargado la violencia sobre países u otras zonas del mundo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. La razón es un fruto que tarda en madurar y que está siempre muy amenazado por los ventisqueros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de la maduración tardía es que se pase y claro que está siempre amenazada la razón, no tienes más que ver cómo cunden aún los esoterismos, las metafísicas y los vendedores de feria.

      Eliminar