La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 1 de enero de 2016

Seguimos empujándola




Puesto que tenemos que seguir empujando la piedra no la hagamos mayor.



(Sísifo, de Franz von Stuck)


10 comentarios:

  1. Hay quienes sueñan que se trata de un balón de futbol o un globo aerostático p.e. Conviene disponer del justo equilibrio entre imaginación y realismo como para asumir que "la bola" forma parte intrínseca de nuestra naturaleza e intentar precaver para que con mayor o menor esfuerzo consista en rentable y entretenido deporte imaginativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre el justo y anhelado equilibrio depende de uno, así que seguir practicando funambulismo, MJ.

      Eliminar
  2. Seguimos empujando, hombro por hombro, que en la piedra están las ilusiones y sueños que buscan alcanzar una quimera. Un abrazo, querido amigo, y hombro con hombro también en la amistad y en los libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero toda piedra es dual y hay que pencar con lo leve y placentero y con lo oneroso y fétido, cuando no doloroso, y mantener el equilibro cuesta, ya lo creo. Pero que los buenos deseos y tentativa no nos fallen, hermano.

      Eliminar
  3. Siempre he pensado que es nuestra concepción prometeica la que nos hace creer que somos nosotros quienes empujamos "la piedra", y no al contrario. Y como ni su tamaño ni su empuje dependen de nosotros, es nuestra resistencia la que hemos fortalecer y administrar lo mejor posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo: dotarnos de templanza, prudencia, claridad, tenacidad...puesto que no podemos ignorar la condición sinequanon humana, al menos estar pertrechados. Gracias por ese enfoque alentador, Loam.

      Eliminar
  4. No olvidemos que las razones para vivir pueden serlo también para morir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El equilibrio entre los elementos eros/tánatos nos ocupan desde la cuna, no nos escapamos. Vivir (y saber hacerlo y entusiasmarse con ello, incluso para superar desgracias) es la forma de Amor por excelencia.

      Eliminar
  5. Hola, Fackel:

    Te he dedicado un texto de prosa poética. Está en mi Laberinto de lluvia.

    Se llama "En sus mentes llenas de abalorios". Lo he escrito después de leer tus textos que inspiran mucho.

    Gracias
    Abrazos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si me merezco un texto, pero lo agradezco. Frente a un mundo de dispersión enconada y mercantil se agradece la fraternidad que muchos de los que pasan por los blogs destilan. Un abrazo.

      Eliminar