La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







viernes, 4 de diciembre de 2015

Niebla: sólo rescoldos, sólo permanencia















Tiempos de voces interiores más que de manifestaciones de exhibición. Ya no somos aquellos jóvenes lenguaraces que tratábamos de transmitir, con cierta euforia, nuestros asombrosos descubrimientos del mundo. O mejor dicho, nuestras particulares maneras de interpretar cada revelación. No tenemos ganas ya de hacer de misioneros en los hallazgos que aún se producen ante nuestras miradas personales. Y no porque éstos sean menos importantes, sino porque no buscamos tanto el deslumbramiento como la pequeña verdad de los rescoldos que contengan luz y calor. Más allá sólo sabemos desear permanencia y disposición. Sentirnos inmanentes con la vida amplia, esa físis que contiene la esencia de lo que somos nosotros, si somos.

    

(Fotografía de Francis Joseph Bruguiere)


6 comentarios:

  1. Me han encantado tus palabras. "La pequeña verdad de los rescoldos que contengan luz y calor". Y creo que son bastante acertadas, aunque ojalá aparte de sentirnos inmanentes con la vida, no perdamos del todo las ganas de transmitir el asombro de la vida. De otra forma, con otro tono, pero hacerlo a fin de cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede y se debe transmitir las ganas del asombro, no tanto a diestro y siniestro, sino para aquellos que hayan decaído de sí mismos o de quienes se inician (los niños) Con frecuencia estos nos estimulan a nosotros y hay que comunicarles pequeñas pistas sobre las cosas. Aunque ellos son tan reflejos y naturales que nos sobrepasan.

      Eliminar
  2. Hállome en las mismas. Qué perdida de tiempo convencer, discutir para obtener un reconocimiento de nuestra pequeña verdad. De aquellos pasionales chapuzones dialécticos, ya no queda apenas nada, una exclamación neutra para no desairar o un gesto de "no me digas". Es lo que hoy me pide el cuerpo, lejos de los maremotos ideológicos y hormonales. Quietud, verlas venir y echarse unas risas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será por esa misma razón por la que tengo nulo interés en la campaña electoral de estos días? Como si no esperase nada. Hasta dónde ha llegado mi escepticismo.

      Eliminar
  3. Con qué precisión describes lo que nos pasa mientras la vida nos va dejando parados en nuevos sitios. De todos modos, algún que otro chapuzón suele ser esencial para darle un sentido a esto de respirar... al menos todavía para mí. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parada en diversos ambientes o circunstancias que no nos dicen ya mucho no debe significar desinterés por los descubrimientos, que el mundo es muy grande (profundo, extenso, infinito...incluso dentro de nosotros mismos) Parémonos, pues, en nuevos sitios, como bien dices, que acaso estaban ahí desde siempre pero no habíamos sabido verlos.

      Eliminar