La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 1 de noviembre de 2015

Somnia (Lencería)















En aquel sueño veo de ventana a ventana a la vecina en ropa interior como la que llevaban las mujeres de antes, que las armaban más pero que probablemente las hicieran más deseables, y de pronto me doy cuenta que lo que miro es un reflejo en el vidrio de los cuarterones de mi casa, que el viento mueve de modo caprichoso, y que aquella figura que parecía estar enfrente en realidad está detrás de mí, pero a la que no hago caso mientras sigo gateando por las habitaciones.



(Fotografía de Saul Leiter)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada