La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 20 de agosto de 2015

Cosmografía personal












De pronto, aquel minúsculo vacío se ocupó. Y lo que era apenas una gota o una mota de polvo o un grano de arena o un leve fulgor sobre la tierra a él le pareció que era la tierra misma toda.



(Fotografía de Frantisek Drtikol)


6 comentarios:

  1. Ah, el instante infinito... La plenitud de lo insignificante. Es ahí donde reside toda gran belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un instante en que aparecemos por el azar y la materia. Después la vanidad, oscureciendo la conciencia. Gracias.

      Eliminar
  2. La subjetividad, el dios creador y principal, por siempre.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un dios diminuto al que conviene defenestrar a tiempo, siquiera para que no se crezca en la vanidad. Saludos, J.

      Eliminar
  3. La desproporción del "horror vacui"
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso concepto estético con el que también se podría designar al hecho del vivir.

      Eliminar