La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 4 de julio de 2015

Abstinencia















Walden, preocupado: He soñado que me privaba de satisfacer mis apetitos. ¿Todos?, le pregunto perplejo, temiendo que se haya tomado el sueño como una premonición. Supongo que no todos, medita en voz alta. En el sueño no aparecía que rechazara leer, por ejemplo, o admirar fugazmente unos ojos expresivos, o contemplar las estrellas de las noches de estío, lo cual no me hace sentir perdido del todo. Con ganas me quedo de interrogarle sobre los demás apetitos, incluso sobre aquellos que más le acuciaron desde su juventud. Pero hay que respetar el silencio de los que van para ancianos. ¿Crees que la abstinencia devenida me hará mejor o perjudicará mi talante?, dice como si me pidiera consejo. Ha sido un sueño, Walden, le digo conciliador. Y cuando deje de serlo el cuerpo hablará desde cualquiera de sus órganos y te indicará a qué debes atenerte. Sí, tienes razón, contesta. Y enigmático: no se puede vivir con el miedo a la muerte simplemente porque se tiene miedo a la vida.



(Fotografía de Karin Szekessy)


14 comentarios:

  1. Qué acertada la última frase: "no se puede vivir con el miedo a la muerte simplemente porque se tiene miedo a la vida". Y no solo en el sentido de disfrutar de esta, sino en hacer lo que uno cree que debería de hacer y no hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí, ahí iba yo, Mikel, lo has captado estupendamente.

      Eliminar
  2. Vida i mort són el mateix, un dels motius bàsics de la poesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...de la poesía, Helena, pero ¿también son lo mismo en el ánimo del vivir?

      Eliminar
    2. Pero el ser humano siempre distingue por instinto entre vida y muerte, ¿no?

      Eliminar
    3. Les coses es poden veure de molts costats.

      Eliminar
    4. En efecto, conviene verlas desde distintas perspectivas. Salut, Helena.

      Eliminar
  3. Vivir hasta las trancas sin causar daños irreparables tanto a la propia naturaleza como a la ajena debería resultar garantía de una muerte biológica "divina". Esto se suele sentir en la madurez.
    Pena que nos hallamos convertido en un género tan enfermo y apenas si tenga valor aquello de morir con el mismo talante con que se vivió siempre y cuando mater fortuna otorgue amplios márgenes temporales....y si incluyera los culturales en el paquete miel sobre hojuelas. Pero somos tan necios y desagradecidos que nos hemos ganado cum laude tanta soberana estupidez, quizás ello sea origen de tanto temor y neurastenia al respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Futuro no es sino Enigma, MJ.

      Hoy no me levanto con ganas de autoflagelarme.

      Eliminar
  4. La vida devela acción y el camino espiritual no es solo contemplación sino también dar y darse hasta que duela, un abrazo feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho mito en el tema de la contemplación espiritual, obviamente.

      Estamos abocados a dar y recibir (si sigo por este camino acabaré hablando de Amar.El diario de Daniel y Dar. El diario de Ana María, glup, dos hitos "formativos" de mi adolescencia)

      Eliminar
  5. Un día aprendí una lección: que la muerte no es lo peor que te puede pasar cuando vives y la amé.

    Nada tiene que ver este hecho con abstinencias y el descuento que supone envejecer...¡O tal vez sí?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La muerte es siempre peor, Pilar, por el mero hecho de que es también una frustración si se produce a edades en que aún se supone que nos queda por ver y hacer. En la ancianidad más avanzada es una necesidad.

      A la pregunta no te sé responder, es muy de cada cual responderse. Un abrazo.

      Eliminar